En el Hospital , donde colabora con la recuperación de pacientes con Covid-19.
En el Hospital , donde colabora con la recuperación de pacientes con Covid-19.
PANDEMIA EN JUNÍN

Futbolista y enfermero: se llama Simón Romero y colabora en la recuperación de pacientes con Covid

El delantero de Mariano Moreno cumple una tarea esencial en la lucha contra el coronavirus. Coordina el área de Cuidados Intermedios del Hospital Interzonal, donde estuvieron internados Facundo Corvalán y Gonzalo Camino. "Atendimos a los dos y por suerte ya fueron dados de alta", contó.

Simón Romero tiene 29 años, es futbolista y enfermero. Juega de delantero en el Club Mariano Moreno y en lo laboral hoy cumple una tarea esencial en la lucha contra el coronavirus.
Es uno de los coordinadores del área de Cuidados Intermedios del Hospital Interzonal General de Agudos de Junín "Dr. Abraham Félix Piñeyro", sector donde estuvieron internados los pacientes con Covid-19 ya recuperados, Facundo Corvalán y Gonzalo Camino.
"Atendimos a los dos y por suerte ya fueron dados de alta", contó Simón en una entrevista exclusiva con Democracia. Además, en la charla, también se refirió a su trayectoria en el fútbol local y regional; habló de su trabajo y se refirió a un presente atravesado por la pandemia.
Desde el plano deportivo, contó: "Arranqué en las divisiones de Moreno, jugué en octava y séptima y a partir de ahí fui subiendo hasta poder jugar en primera. Debuté en el 2009. Después jugué un torneo para Rivadavia de Lincoln, volví a Moreno y ahí fue cuando empecé a estudiar enfermería".


Añadió: "También tuve un paso por las inferiores de Sarmiento de AFA y la realidad es que no me pude adaptar. Así que continué mi carrera en Moreno, después jugué un campeonato para BAP, en 2016 jugué el Nocturno con Ambos Mundos y perdimos la final; y en 2017 jugué en Belgrano de Morse hasta que volví a Moreno".
Además de jugar al fútbol y cumplir con su trabajo, Simón también es padre de una linda familia, compuesta por su mujer Camila y sus hijos Bianca y Tiziano. Sobre estas múltiples responsabilidades, expresó: "La verdad que si uno trabaja, a veces, se complica para entrenar. En mi caso, antes tenía dos trabajos, en el Hospital y en una clínica; trabajaba doce horas por día y encima entrenaba".
"Por suerte en diciembre pude dejar el trabajo en la clínica y hoy solamente estoy en el Hospital. Antes que arranque la pandemia estaba haciendo la pretemporada con Moreno, me estaba poniendo bien, pero bueno, ahora vamos a tener que esperar a que todo esto pase", completó.

La llegada de la pandemia
Tras cien días de cuarentena, el camino recorrido viene dejando muchísimos aprendizajes. En este sentido, reflexionó: "Cuando comenzó todo, en Europa, creo que la mayoría pensábamos que no iba a llegar tan rápido. Pero bueno, pasó, empezaron los contagios y se complicó".
"Al principio era todo muy raro, mis amigos saben que trabajo en el Hospital y me preguntaban si era peligroso, si la gente se moría. Era todo muy confuso. Pero bueno, de a poco nos fuimos preparando, informándonos y por suerte hasta hora viene saliendo todo bastante bien", completó.
Al mismo tiempo, en cuanto a su rol en el Hospital, señaló: "Los dos casos positivos que fueron derivados al Hospital estuvieron en nuestra área. Primero vino Facundo Corvalán y después Gonzalo Camino. Y como ya todos sabemos los dos se recuperaron y ya fueron dados de alta. Atendimos a los dos, los pudimos consolar y por suerte ya fueron dados de alta".
Detalló: "Nosotros tuvimos contacto directo con los dos, entrábamos a la habitación, hacíamos los controles, le acercábamos la merienda o la cena y lógicamente, a veces, charlábamos un poco. Siempre tratábamos de tener el menor contacto posible. Un poco ese era el criterio".
"La verdad que nunca me había tocado estar en esta situación. Uno no sabe lo que mañana puede pasar. Es todo muy nuevo y en nuestro caso estamos aprendiendo todos los días. Hoy nos toca atravesar una pandemia y el día de mañana será otra cosa", completó Simón a este diario.

Los recaudos, la discriminación y el futuro
Los recaudos para no contagiarse, los hechos de discriminación y el futuro tras la pandemia también formaron parte de la charla.
Sobre el tema del cuidado personal, narró: "Mi señora también es enfermera y ella está en Neonatología. Y cuando llegamos a casa tenemos que desinfectar toda la ropa, las mochilas, el calzado. Utilizamos mucho un alcohol en aerosol y la ropa de trabajo la lavamos aparte. Todos los días tenemos que hacerlo, ya es parte de nuestros hábitos".
En cuanto a los episodios de discriminación que sufrieron varios trabajadores de la salud, Simón dijo: "La falta de información muchas veces genera miedo. Nosotros tomamos todas las medidas de prevención y hasta ahora no tuvimos ningún problema".
"En algunos casos he visto que a los trabajadores de los hospitales se los discrimina, pero bueno, a mí no me pasó, al contrario, acá en mi barrio (La Celeste), en algunos casos han venido los vecinos a que les tome la presión o la fiebre. Saben que no tengo problema".
Por último, sobre el regreso a la "normalidad", Simón confesó su deseo de poder estar presente en el Torneo Nocturno 2020/2021 jugando para Mariano Moreno.
Claro que para eso falta pero en el mientras tanto expresó: "Al principio de la cuarentena me entrené en mi casa, en el patio. No es muy grande el espacio que tengo pero me movía igual. Después se me hizo más difícil. Esperemos que todo pase para volver a entrenar. Mi deseo es volver a moverme, entrenar bien para poder jugar el Nocturno".
En definitiva, su trabajo diario se presenta como un gran desafío. Pero está claro que con sacrificio, responsabilidad y muchísimo compromiso, Simón viene cumpliendo con su tarea de ayudar en la recuperación de pacientes infectados. Viene siendo un jugador clave en un partido que nos involucra a todos.

COMENTARIOS