None
Iván Delfino, entrenador de Sarmiento.
FÚTBOL

Panorama incierto

La pandemia de coronavirus profundizó la crisis financiera en la mayoría de los clubes argentinos y Sarmiento no es la excepción. Reducción de ingresos, deudas y vencimiento de contratos, los principales problemas.

La pandemia de coronavirus generó desde el 20 de marzo el freno de todas las actividades deportivas. En el caso del fútbol profesional, los torneos fueron suspendidos, los clubes debieron cerrar sus puertas y a partir de allí comenzaron las complicaciones.
En el caso de Sarmiento, los problemas financieros claramente se agravaron. A la reducción de ingresos y a la deuda con el plantel ahora se le suma la finalización en los contratos de trece futbolistas. Y para colmo de males, desde la AFA no hay indicios certeros sobre una fecha para el posible reinicio de los torneos. 
Pese al panorama incierto, la comisión directiva de Sarmiento se mantiene concentrada en cumplir, inicialmente, con dos objetivos centrales: saldar la deuda que mantiene con el plantel profesional y buscar la renovación de trece futbolistas cuyos contratos vencen el 30 de junio. 
Es por eso que lo que resta de junio será clave para la resolución de cuestiones que se relacionan directamente con lo económico. En este sentido, se sabe que la situación financiera del fútbol argentino es difícil, los clubes están más que complicados y ante este panorama Sarmiento no es la excepción. 
Previo a la pandemia del coronavirus, la dirigencia del Verde mantenía una deuda con el plantel que aún persiste, pero el compromiso de la dirigencia es saldar "lo que más se pueda" para así llegar a la etapa de renegociaciones con un mejor clima. 
En este sentido, según pudo averiguar Democracia, el club le adeudaría a los jugadores los salarios correspondientes a una parte de marzo, abril y mayo.
Al mismo tiempo, la dirigencia del Verde tendrá una doble tarea ya que deberá renegociar con aquellos futbolistas cuyo contratos vencen el 30 de junio. 
Si bien la idea es extender los vínculos hasta el 31 de diciembre, las prioridades estarían depositadas en aquellos jugadores titulares, como los casos de los defensores Yamil Garnier, Wilfredo Olivera y Lucas Landa; los volantes Federico Vismara y Claudio Pombo; y el delantero Pablo Magnín. 
Además, también culminan los contratos de Lautaro Geminiani, Franco Leys, Fabio Vázquez, Francisco Molina, Ariel Cólzera, Fernando Núñez y Diego Chaves.
En definitiva, si bien el fútbol argentino no tiene fecha para su vuelta, algunas versiones hablan de que la AFA analiza por estas horas la posibilidad de autorizar los entrenamientos y un regreso de la actividad para el segundo semestre. 
Si esa versión se confirma, Sarmiento debería jugar el torneo octogonal del campeonato de la Primera Nacional y la chance de lograr el ascenso volvería a transformarse en una realidad. 
No obstante, todo lo que pueda ocurrir pareciera ser lejano. Es que el presente de Sarmiento está rodeado de incertidumbre. Los sponsor no tienen la misma capacidad económica para seguir auspiciando y los ingresos por cuota societaria se derrumbaron.
Ante una realidad complicada, la dirigencia del Verde analiza recortes, formas de pago y propuestas. Y de ahora en más, el esfuerzo para salir adelante dependerá del esfuerzo de todos.

¿Se va Cólzera?
El futbolista Ariel Cólzera puso en duda su continuidad en Sarmiento. El experimentado atacante realizó declaraciones al medio Solo Ascenso y allí se refirió a la situación actual en el conjunto de nuestra ciudad y también habló de su futuro.
"Hice la cuarentena en Junín y después tomé la decisión, para evitar gastos del departamento, de venirme a Rafaela cuando saqué el permiso. En Sarmiento estamos esperando que la dirigencia tome la decisión si quieren que continúe o si el 30 de junio, cuando se me venza el contrato, soy jugador libre", explicó.
Y agregó que "el trato con los dirigentes es como todos: cuando las cosas van bien están siempre presentes y cuando están mal aparecen los que realmente quieren al club".
A la hora de hacer un balance de su tiempo en la institución juninense, Cólzera manifestó: "Tuve la desgracia de firmar y a los cuatro meses romperme los ligamentos cruzados, así que tuve un año de recuperación. Cuando volví me tocó jugar algunos partidos y después ya no mucho". 
"El balance que hago no es muy bueno. El futuro será seguir esperando y cuando se pueda volver a jugar al fútbol ver a qué club voy y tratar de hacer lo mejor posible como siempre".

COMENTARIOS