Héctor Antonio “Cacho” Reyes
FÚTBOL

Héctor Antonio “Cacho” Reyes

Múltiple campeón con Jorge Newbery y Villa Belgrano. Pasó por varios clubes de la zona.

Nací en Vedia. Vivíamos en el campo y todos fuimos a una escuela rural. A los diez años mi familia se mudó a Junín y nos radicamos en Chile y San Lorenzo. Luego nos trasladamos al barrio Almirante Brown.

Un barrio tranquilo, jugábamos en la calle con los pibes hasta altas horas de la noche. Había muchos campitos en ese tiempo y todos estaban ocupados, siempre.

Fui a la escuela 16 por cercanía de mi casa. Iba con Diego Coluccio, Mauro y Pablo Martínez. De primario salté al laburo, sin escalas.

Ya a los ocho años jugaba en Atlanta de Vedia. Se hacían los reducidos, también conocidos como Papi Fútbol, que eran muy famosos allá.

Acá me vio jugar en el campito un hombre de apellido Meres que enseguida se puso en contacto con Marengo y Moyano. Me vinieron a buscar enseguida.

Ellos estaban en Jorge Newbery, pero la cancha todavía no estaba terminada. Entonces íbamos entrenando por todos lados. Ellos fueron a hablar con mis viejos y a los doce años me ficharon.

Arranqué en la octava de Jorge Newbery con Lucio Omar Moyano y luego pasaron un montón de técnicos. Fui campeón en varias categorías, se trabajaba muy bien.

A los 16 años llegué a la primera. Fue una alegría enorme cuando me dijeron que iba a estar en el banco de la primera. Estaba Aldo Ramón González como técnico, de ayudante el Turco Jorge y el profe Alcolea en la preparación física. Jugaban Cucho López, Banegas, Cernadas, Bustamante, Caicedo.

Hicimos una buena campaña ese año. Recuerdo que nos llevaban a concentrar a los cuarteles. Los sábados a la noche ya estábamos “guardados” para que nadie saliera o hiciera disparates antes de jugar el domingo.

Salí campeón con el equipo del Chaco Villafañe. Estaban Oscar Di Giulio, Franco, Giúdiche, Comisso, Mattiazzi, Vilchez, Barragán, Mauro Martínez.
Después ganamos otro título con el Hueso Còppola. Estaban Bruno, Kenan, Labatti, el Bocha Manuale.

Ganamos un nocturno con Fabio Nigro. Había vuelto el Pilo Núñer, Kenan, Juan Francisco Vilchez, los hermanos Amado, Comisso, Elisei.

Cuando se me complicó con el trabajo que no podía entrenar al mediodía, dejé Jorge Newbery. Los hermanos Calderón nos llevaron a Zavalía, que era la Liga de Viamonte.

Me fue a buscar Horacio Fernández con Queso Ponce, un cinco que era de Junín y me conocía. Estuve 3 años en Belgrano de Morse. Estaba el Chueco Catamarca, el Loco Suárez, el Loby Astrada, el Pilo Núñer.

Me llamaron de Matienzo de Alberdi. Estaba Silvio Fernández. Estuve un año. Llegamos a semifinales.

Pasé a Colonial de Ferré, con el Cuca Sánchez, el Flaco Vigorelli y otros pibes de acá.

Luego Manuale me llevó a Newbery de Rojas, que fui con Cristian Fernández.

De ahí Pilo Núñer me convocó a Independiente de Mones Cazón –Pehuajó- con el Negro Pereyra y Mauricio Amado. Fuimos campeones. Me volví a Juventud de Rojas, un año y me lesioné.

Estuve de ayudante de campo del Pilo Núñer en Jorge Newbery, el año que perdimos la final con Origone en Agustín Roca. Pero ganamos el nocturno.

También fuimos campeones del nocturno y el oficial con Villa Belgrano. Estaban Esper, Rocha, Fernández, Oteiza.

Volví un año más a Newbery de Rojas, tenía 39 años. Me invitaron después a jugar con El Triunfo –David Forconi- con Amado e Iliescas. Y ya me retiré.
Hoy no salen tantos jugadores porque cambiaron los tiempos. Internet, celulares, tablets, los chicos están en otra. Amén que no hay campitos. Tampoco podés jugar en la vereda, en la calle como era antes. La inseguridad es otro flagelo. Nosotros estábamos todo el día con la pelota.

El fútbol cambió de una época a otra. Hoy se corre mucho, no se piensa, no hay gambetas. Todo es correr, presionar, jugar a un toque. No hay quien pare la pelota y piense.

¿Maradona o Messi? Maradona.

COMENTARIOS