Pablo Aguilar, el defensor fue clave en el ascenso de Sarmiento.
Pablo Aguilar, el defensor fue clave en el ascenso de Sarmiento.
FÚTBOL

"Viví cosas muy lindas en Junín y quizás por eso siempre tuve la idea de volver"

Así lo expresó Pablo Aguilar, el buen defensor que logró el ascenso con Sarmiento en 2012. Radicado en la provincia de San Juan, en diálogo con Democracia, recordó su paso por el Verde, habló de su presente en Desamparados y opinó sobre el regreso de la actividad.

Pablo Aguilar quedó en la historia grande del Club Sarmiento tras haber formado parte del plantel que logró el ascenso en 2012. Buen defensor, con proyección y mucho despliegue. Seguro, rápido y preciso. Así lo recuerda el hincha del Verde que lo vio jugar.
Hoy, radicado en la provincia de San Juan, Aguilar dialogó con Democracia y confesó que siempre soñó con el regreso. Además de recordar su paso por Junín, también agradeció el cariño de los hinchas que lo eligieron como el mejor "4" de la década. En la charla también hubo tiempo para hablar sobre su vida, sobre el presente y sobre las ganas de volver a patear una pelota.

- Estás en El Equipo de la Década.
- Sí, tengo muchos amigos en Junín que me comentaron y a partir de ahí lo empecé a seguir por internet. Siento que es un lindo reconocimiento y les agradezco mucho por eso. Soy de seguir un poco las noticias de Junín, porque cuando estuvimos allí nos trataron muy bien. Además, los amigos nos mandaban fotitos con las distintas formaciones que iban surgiendo y en muchas estaba mi nombre. Sentí un orgullo enorme porque en diez años han sido muchos los futbolistas que han pasado por el club.

- Por momentos peleaste el puesto con Yamil Garnier.
- Sí, pero cuando a él lo ponían de cuatro a mí me sacaban del equipo (risas). En cambio, en algunas formaciones vi que me ponen de cuatro a mí y a Yamil de ocho. Es que Yamil es un jugador polifuncional que incluso hasta puede jugar de cinco. Tuve la posibilidad de jugar con él y la verdad que es un gran compañero. Tenemos una linda relación.

- ¿Qué fue de tu vida tras alejarte de Sarmiento?
- Me vine para San Juan, estuve tres años y medio jugando en San Martín, en primera división. Los primeros dos años fueron muy buenos y en el último año quedé relegado por decisiones futbolísticas. Básicamente me dijeron que no me iban a tener en cuenta y me tuve que ir a entrenar con la reserva. Llegó Rubén Forestello y me volvió a convocar para entrenar junto a la primera, pero no tuve la posibilidad de jugar, así que me terminé yendo a Sportivo Desamparados para jugar el Federal A.

- ¿Cómo te tratan en San Juan?
- Estamos muy bien acá, nos enamoramos de la ciudad, es un lugar muy lindo. Después de varios años hemos hecho muchos amigos y quizás por eso también decidimos quedarnos. Cuando me fui de San Martín, tuve algún ofrecimiento de equipos de Buenos Aires, pero acá estamos muy cómodos.

- ¿Nunca tuviste la posibilidad de regresar a Sarmiento?
- Tuve el deseo pero no la posibilidad. Viví muchas cosas lindas en Junín y quizás por eso siempre tuve la idea de volver. Por ahora no se dio. Me fui bien con todos y eso también me generó siempre ganas de volver. Tengo un cariño muy especial por Sarmiento y por la ciudad de Junín.

- ¿Te gustaría volver como jugador o entrenador?
- Hoy tengo 35 años y me siento muy bien. A veces pienso en el retiro, jugando en Sarmiento, pero no sé. Lo veo complicado. Como entrenador tengo el curso hecho y también puede ser. Pero por ahora me siento jugador.

- ¿Cómo golpeó la pandemia al club Desamparados?
- Como en todos lados, difícil. Ayudaba mucho la gente que venía a los partidos, Desamparados tiene una gran hinchada. Pero la situación se complicó con el tema de la pandemia y hoy la realidad es que nos pagaron febrero y ya estamos entrando a junio. Así que ante estos problemas me decidí a trabajar en el rubro inmobiliario, con un amigo que hace desarrollos propios. Estoy aprendiendo y la verdad que me interesa mucho. Hago eso y también me sigo entrenando, preparándome para la vuelta.

- ¿Ves lejano el regreso del fútbol?
- Es difícil. Cuando arrancamos con la cuarentena creo que hicimos todo bien, pero ahora la situación se está complicando. Quizás al principio tuvimos mucho miedo y ahora lo estamos perdiendo. Pero bueno, yo creo que es cuestión de esperar. No hay novedades de nada. En lo que respecta al Federal A, el torneo supuestamente quedó terminado y solo jugarían los equipos que quedaron clasificados para el reducido. Y como nosotros no clasificamos, quizás estemos sin jugar hasta el año que viene. Así que estamos complicados. Encima se vencen los contratos.

- Lo último, ¿cuáles han sido los tres mejores momentos de tu carrera?
- Mi debut en Chacarita, en 2003, contra Racing, yo tenía 18 años y empatamos 2 a 2. Fue un momento inolvidable. El segundo momento fue cuando llegué a Newell's, un club grande, con muchísima gente y en una ciudad muy futbolera. Y el tercer momento sin dudas fue el ascenso con Sarmiento. Logramos llegar a la primera división, el grupo se lo merecía y el club también, hicimos historia y eso es imborrable.

COMENTARIOS