Ramiro Magallán.
Ramiro Magallán.
CORONAVIRUS

Ramiro Magallán, árbitro y médico, pidió que la pandemia "enseñe a poner el foco en los valores"

El árbitro Ramiro Magallán, hermano de los futbolistas Lisandro y Santiago, y médico clínico en los hospitales Rossi y Español, pidió que la pandemia de coronavirus "enseñe a poner el foco en los valores" y comprender "cuáles son las prioridades en la vida".
Magallán, actualmente árbitro de la Primera C, dijo también que "fue un acierto el inicio temprano de la cuarentena" y contó que se comunica por videollamada con sus dos hermanos, Lisandro (en Alavés) y Santiago (Llagostera, de la Segunda B de España): "Por suerte pudieron irse a vivir juntos antes del inicio del aislamiento y los dos están bien de salud", manifestó.
"Fue un acierto el inicio temprano de la cuarentena, pero al mismo tiempo sé que fue una decisión complicada por el tema socioeconómico. Hoy en día el aislamiento es lo único que tenemos para prevenirnos", dijo Ramiro.


"Esta pandemia nos tiene que enseñar a valorar o, en su defecto, cambiar el foco de nuestros valores. Cómo una cuestión minúscula, un virus, algo que no se ve, puso en jaque a todo el mundo, hasta las grandes potencias mundiales y eso te hace pensar y valorar cuáles son las prioridades en la vida", agregó.
Respecto de sus hermanos, el árbitro contó: "Por suerte están bien de salud. Antes de que se decretara la cuarentena pudieron juntarse en la casa de Lisandro para no pasarla solos. La preocupación se da en ambas partes: en mi caso porque allá en España está todo más complicado; y ellos porque saben que yo estoy en contacto continuo con gente enferma".
“Veo lo que pasa en España, Italia y Estados Unidos y tengo temor de que nos pueda pasar, no sé si lo mismo, pero algo parecido acá en Argentina”, añadió.
Magallán dijo además que vive la cuarentena "con preocupación" y que "en el ambiente sanitario" sabe los peligros que existen con los médicos, enfermeros y personal que trabaja en el hospital.
"Las tasas de contagios o incluso de muertes, si bien no son extremadamente altas, existen y se dan a menudo. Uno está continuamente en contacto con diversos pacientes y el grado de contagio que tenemos es alto", concluyó.

COMENTARIOS