FÚTBOL

Claudio “El Cabezón” Manzo

Campeón con Rivadavia de Junín y Jorge Newbery de Rojas. Pasó por distintos clubes.

Nací en Junín, en el barrio Belgrano. Me crié a una cuadra y media de la cancha de Rivadavia.

Y cuando trasladaron la cancha, coincidió que nos mudamos con la familia a dos cuadras de donde está actualmente.

Convivía con todos los que pasaban por el Club Rivadavia, porque prácticamente vivía adentro. Salía de la escuela y me metía en el club.

Estaban de caseros Veloso y su mujer, Dora. Me acuerdo de Cachi Gabrielli, Juan Racco, José Carnigno, el Lagarto Walton, Omar Silva que venía de Baigorrita a entrenar todos los días, Pirilo Muñoz.

Fui a la Escuela 40, con varios de los chicos que después jugábamos al fútbol. No hice la secundaria porque me dediqué al fútbol.

Desde los 8 años ya jugaba en la escuelita con Pepe Rusiñol. Después vinieron Nelson Ciampagna, Felipe Randazzo y Orlando Leguizamón.

Fiché en Rivadavia y salí campeón en varias divisiones formativas. Dos años seguidos en séptima, en sexta fuimos campeones invictos en el ´84. Estaban Pablo Ventura, Marcelo Marisi, el "Loco" Suárez, Carlos Monserrat, Marcelo Durando que está en Italia y Julio Tejedor.

Llegué a primera, estuve en el banco en la 87-88 y jugué algún partido con el famoso equipo campeón. Jugaban el "Loco" Girard, Tobalina, Alejandro Kening, Galante, Lagomarsino y Adrián Romero que vino de Buenos Aires.

Luego me llamó Fermín Bochini, hermano del Bocha, para hacer una prueba en Independiente. Fui al predio de Villa Domínico y quedé. Tenía que volver en el mes de octubre y no volví más. Tenía 19 años y no me hallaba en Buenos Aires. Ya era complicada la Capital Federal para vivir, había que trasladarse con combinaciones de transportes. Era un bodrio. No me gustó.
Estuve jugando afuera. Fui campeón en Jorge Newbery de Rojas, con Benítez de técnico que había venido de Ramallo. Estaba Sandro Manino, que era de Lincoln y trajeron como cinco jugadores de Rosario para reforzar el plantel.

A la temporada siguiente fuimos subcampeones.

En el año 1992 me fui a Defensores de Ramallo. Pasé por Matienzo e Irigoyen de Alberdi.

Posteriormente me fui seis meses a Sarmiento de Vedia, con Miniscarco que había estado jugando en Sarmiento de Junín.

Estuve en San Rafael, Mendoza. Me llevó Rafael Santos. Estaba don Miguel Ignomiriello de técnico y el Loro Allende que era de Junín.

A los 32 años dejé de jugar. Estuve en el Singlar de Ascensión, la última temporada y me retiré.

Hice muchas amistades con el fútbol, que me duran hasta el día de hoy. Los Tobalina, Lamónica, el "Dogo" Galeano, Walter Pereyra, Juan Cillo, José Luis Salvattore, Alejandro Bonetti, Claudio Cernadas, el "Tara" Galeano.

A Fernando Coyunchoglu –que jugaba en River- lo conocí en Pergamino, al igual que Nelson Vivas.

Ha cambiado mucho el fútbol hoy en día. La juventud está en otra cosa. Tienen muchos problemas.

El avance de la tecnología fue destruyendo la creación de talentos. Antes en el campito se formaban talentosos jugadores que hacían maravillas con la pelota. Hoy, no quedaron ni campitos para jugar.
Además me parece que no hay entrenadores como los de antes. Lo tuve a Edgard Aramburu, un señor con mayúsculas. También aprendí mucho del "Gordo" Lucio Omar Moyano.

Veo que hoy no hay tanta dedicación personal para con los chicos. Antes se quedaban después de hora si era necesario para que el que tenía condiciones se sintiera cuidado, protegido e incentivado si se quiere para poder seguir jugando y creer en sí mismo que podía llegar a jugar o vivir de este deporte.

¿Maradona o Messi? Maradona. Un fenómeno.

COMENTARIOS