Enzo Pérez.
Enzo Pérez.
RIVER PLATE

El volante Enzo Pérez empezó con la rutina de recuperación y estará presente en la gran final

El volante de River Plate Enzo Pérez, que sufrió un traumatismo y un esguince acromioclavicular en el hombro izquierdo, inició una rutina de kinesiología y tareas diferenciadas para poder llegar sin problemas a la final de la Copa Libertadores del 23 de noviembre.
Pérez, uno de los jugadores más importantes en el esquema de Marcelo Gallardo, sufrió un golpe en el hombro al caer tras una falta en los minutos finales del partido que River le ganó 2-0 a Estudiantes de Caseros por la semifinal de la Copa Argentina.
El volante millonario terminó el partido con mucho dolor en la zona y casi sin poder mover el brazo izquierdo, pero rápidamente se comunicó que la lesión no era grave y que no tendría inconvenientes en jugar la final ante Flamengo.
Si bien ayer a la mañana Pérez continuaba con dolor en la zona, no tenían previsto desde el cuerpo médico realizarle estudios médicos, ya que este tipo de lesiones sólo necesitan de algunos días para que se desinflame la zona y bajen las molestias.
Fuentes médicas le aseguraron que la única complicación que genera este tipo de esguince es que al ser “una articulación muy dura” provoca un dolor muy fuerte que puede ser bloqueado con alguna infiltración si es necesario.
El plan de Gallardo es entrenar hoy y luego darles descanso a los jugadores el domingo para iniciar el lunes los entrenamientos de cara a la final de la Copa Libertadores, a jugarse el sábado 23 de noviembre en Lima frente al equipo brasileño de Flamengo.

COMENTARIOS