PRIMERA NACIONAL

Sarmiento ganó con lo justo ante Dálmine y es puntero

Con un tanto del delantero Pablo Magnín, Sarmiento superó a Villa Dálmine y es líder de la Zona B.

Sarmiento derrotó ayer por la tarde a Villa Dálmine por 1 a 0, en el partido de la quinta fecha de la Primera Nacional, y con el triunfo el equipo de nuestra ciudad se afianza en el liderazgo de la Zona 2.
El delantero del Verde, Pablo Magnín, a los 43 minutos del segundo tiempo, marcó el único gol del encuentro jugado en el Estadio "Eva Perón" y arbitrado por Fabricio Llobet. Con este triunfo, Sarmiento tiene once puntos y sigue firme en lo más alto de las posiciones de su grupo.
En el trámite de las acciones, el conjunto de nuestra ciudad no tuvo un buen partido pero fue práctico en la jugada más clara que generó, convirtió y se quedó con los tres puntos.
En la primera parte, el equipo de Delfino arrancó impreciso. El Verde no pudo adueñarse del balón y eso impidió la generación de un juego colectivo.
En cambio, Dálmine mostró un poco más de criterio pero tampoco tuvo tanta profundidad. En el doble cinco del conjunto rival, Del Priore y Affranchino mostraron buena química, dinamismo y fueron claves en el mediocampo.
No obstante, la zona de riesgo para Sarmiento estuvo por el lado derecho de la defensa, donde a Yamil Garnier le costó un poco evitar los desbordes de David Gallardo. Pero más allá de la leve supremacía del "Viole", el primer tiempo terminaría sin goles.

Apareció Magnín
Para jugar el complemento, Delfino metió a Fernando Núñez y sacó a Claudio Pombo. Así, el equipo quedó con dos puntas bien definidos, Magnín y Núñez; y con Maximiliano Fornari arrancando en los ataques desde el lateral izquierdo de la zona de volantes.
La leve mejoría de Sarmiento se siguió confirmando con el ingreso de Fabio Vázquez por Quiroga; y mucho más cuando Cólzera reemplazó a Vismara.
Para jugar los últimos minutos del partido, Delfino apostó a las asociaciones y no a los pelotazos frontales; y la propuesta tuvo su gran premio en el minuto 43.
Cuando el cero a cero parecía ser el resultado final, Cólzera y Fornari iniciaron una linda jugada por la zona izquierda; Castet se proyectó bien, el "3" desbordó, tiró el centro rasante hacia atrás y Fornari abrió las piernas para que Magnín, de zurda, le pegué fuerte y abajo. La pelota infló la red de Ojeda y el Verde festejó un verdadero golazo.
Lo que quedó del partido fue más de lo mismo. Mucha intensidad y poco juego. En realidad, muy poco juego. Pero nada importó cuando el árbitro Fabricio Llobet marcó el final del partido.
Sarmiento no jugó bien pero ganó. Y lo festejo con su gente porque el partido fue durísimo. Con el triunfo, el Verde sigue mirando a todos desde arriba, extendió su invicto a cinco partidos y sorteó un nuevo obstáculo en el camino al ascenso.

COMENTARIOS