Carlos Bilardo junto a Diego Maradona.
Carlos Bilardo junto a Diego Maradona.
FÚTBOL

Se cumplen 48 años del debut de Carlos Bilardo como entrenador

El reconocido director técnico, campeón mundial, debutó en Estudiantes de La Plata en 1971.

Se cumplieron ayer 48 años del debut de Carlos Salvador Bilardo como entrenador, cuando a casi un año de haberse retirado como futbolista sus viejos compañeros de Estudiantes le pidieron que se haga cargo del equipo tras la renuncia de Miguel Ubaldo Ignomiriello, ya que corría riesgo de descender.
El "Narigón" aceptó el desafío. No tenía el título habilitante pero afrontó el compromiso. El 22 de agosto de 1971 el fixture del Torneo Metropolitano marcó que Estudiantes era visitante de Independiente. El resultado fue 0 a 0 y el primer equipo de Bilardo formó con Oscar Pezzano; Oscar Malbernat, Alberto Aguirre Suárez, Hugo Spadaro y José Medina; Néstor Togneri, Carlos Pachamé y Juan Echecopar; Camilo Aguilar, Rubén Bedogni y Eduardo Flores.
Sacó 19 puntos de los 24 que quedaban en juego. Le ganó a Ríver, el clásico a Gimnasia, goleó a Racing en la última fecha y sólo perdió con Boca. Cumplió el objetivo de mantener el equipo en primera división y decidió irse, para regresar en 1973.
Bilardo en su momento contó que cuando decidió "largar el fútbol, en 1970", pasó "por la etapa más difícil" de su vida. "De repente te abandona la popularidad y de figura pasás al olvido total. Pero tuve suerte porque casi un año después me llamaron de Estudiantes para dirigir. Nunca lo había hecho, pese a que me gustaba mucho y siempre traté de pregonar lo que enseñaba Osvaldo Zubeldía".
"Mi primer trabajo me salió más que bien y la tarea me encantó. Busqué perfeccionarme, meterme más en el tema para aprovechar al máximo los conocimientos que adquirí como jugador. Yo quería dejar pasar un tiempo, y por eso primero no quería, pero vinieron a buscarme mis compañeros y no pude decirles que no. Estudiantes estaba a punto de perder la categoría y no me pude negar. Hicimos una buena campaña y renuncié", confesó en varias oportunidades.
De aquella vivencia también supo recordar que "esos tres meses" los pasó "peor que en una cárcel. Tenía que dirigir a todos mis compañeros, con los que había compartido muchas cosas, y por eso cuando terminó el campeonato y cumplimos el objetivo, me fui".
Ese primer trabajo de Bilardo como entrenador fue ad honorem. Hoy el ex técnico de la selección argentina pelea contra una dura enfermedad y está en plena etapa de recuperación.

COMENTARIOS