TORNEO REDUCIDO DE LA B NACIONAL

Sarmiento perdió en los penales ante Central Córdoba y se quedó sin ascenso

El equipo de Iván Delfino hizo un buen partido, pero desperdició varias ocasiones. Desde los doce pasos la suerte fue para los santiagueños. César Taborda le tapó el disparo a Franco Leys y esa atajada fue clave. Los hinchas del Verde colmaron el "Eva Perón".

Sarmiento no pudo. La ilusión terminó. En el Estadio "Eva Perón" el equipo de Iván Delfino empató sin goles en los noventa minutos ante Central Córdoba de Santiago del Estero y en los penales, el conjunto visitante se quedó con el triunfo y el ascenso.
Central Córdoba ya jugó en Primera División, en los torneos Nacionales de 1967 y 1971 y en el Promocional de 1968, pero con este formato desde la creación de la B Nacional se convirtió en el primer equipo santiagueño que ascendió a la máxima categoría. Además coronó dos ascensos consecutivos, tras subir la temporada pasada desde el Federal A.
En el trámite de las acciones, comenzó mucho mejor Sarmiento. El conjunto de Delfino manejó bien el balón e intentó atacar por las bandas. En esa idea fue clave el buen trabajo de Matías Garrido. El volante del Verde que viste la "10" tiró varios centros peligrosos y también inquietó con un disparo de media distancia el arco defendido por Taborda.
Sarmiento mostró orden, entrega y ganas de ponerse en ventaja. Con ese empuje, quizás la más clara de ese primer tiempo la tuvo Nicolás Orsini, quien luego de construir una linda pared con Miracco quedó mano a mano con el "1" pero el remate pegó en el travesaño.
De esa manera, Sarmiento tuvo la pelota principalmente en los primeros 30 minutos pero sin generar demasiada profundidad. Ante la supremacía del Verde, Central Córdoba ajustó sus líneas y de a poco fue cerrando espacios. Así fue como niveló el partido y así fue como el primer tiempo se iría sin goles.

En el segundo tiempo, Sarmiento aumentó la supremacía
En el segundo tiempo volvió a salir mejor Sarmiento y otra vez lo tuvo Orsini, pero Taborda le sacó un remate que tenía destino de gol. Increíble pero real. Después de esa jugada, cuando ni siquiera se habían cumplido los 15 minutos de juego, el "9" del Verde lo tuvo de nuevo, quedó mano a mano con el "1" de los santiagueños y otra vez falló. El disparo rasante se fue por un costado.
Y después lo tuvo Guillermo Farré con un remate bajo desde la puerta del área que se fue junto al palo derecho del arquero, y después Wilfredo Olivera cabeceó apenas afuera. A esta altura parecía imposible. La pelota no quería entrar. El equipo de Delfino era mucho más que su rival.
En los últimos 20 minutos se adelantó algo Central Córdoba, que tuvo su chance con un buen remate de media distancia del ingresado Facundo Melivillo que exigió a Vicentini en su palo derecho. Y en la respuesta, en una contra rápida, Orsini aplastó a los defensores y desde buena posición remató fuerte pero muy alto.
En los últimos minutos el cansancio se hizo sentir. Por eso Delfino oxigenó el medio campo con dos cambios, primero ingresó Villalba por Garrido y después Quiroga por Farré. Las variantes cayeron bien pero los minutos pasaron y el Verde no pudo convertir ese gol que tanto mereció.
Finalmente, Fernando Espinoza marcó el final del encuentro dando paso a la definición por penales.
En la tanda, desde los doce pasos festejó Central Córdoba, tras las conversiones de Diego Jara, Javier Rossi, Melivillo, Hugo Vera Oviedo y Alfredo Ramírez. Para Sarmiento habían marcado Ariel Kippes, Nicolás Castro y Leonardo Villalba, en tanto que Taborda le atajó el penal a Franco Leys.
Así terminó la historia. En las tribunas, las almas vestidas de verde se tomaron la cabeza. También hubo lágrimas. Y no es para menos, porque la ilusión era enorme. Pero no se dio.
El sueño del ascenso terminó. Ahora habrá que esperar una temporada más para volver a intentarlo. El equipo de Delfino dejó todo pero no se pudo. No hay reproches para nadie. Es el final de un torneo donde Sarmiento fue uno de los principales protagonistas. Y ese es un mérito enorme que siempre se valora.

COMENTARIOS