B NACIONAL

Sarmiento le ganó a Independiente (Mza) y se metió en la final del Torneo Reducido

El equipo de Iván Delfino tuvo un partido correcto y con goles de Yamil Garnier y Nicolás Castro superó a la “Lepra” mendocina por 2 a 0 para transformarse en el primer finalista del octogonal. El “Eva Perón” fue una fiesta. El Verde, otra vez se ilusiona con lograr el ascenso.

B Nacional
2
SARMIENTO
0
INDEPENDIENTE RIVADAVIA

Entrega, actitud, solidaridad, compromiso y muchísima concentración. Así jugó el partido Sarmiento, como una verdadera final. Por eso se mereció el triunfo que logró ayer ante Independiente Rivadavia de Mendoza, por 2 a 0, en el Estadio “Eva Perón”, en el partido de vuelta de las semifinales del Torneo Reducido de la B Nacional.
Como en la ida el Verde había ganado 1 a 0, el global terminó 3 a 0 y así el conjunto de nuestra ciudad es otra vez finalista y una vez más tendrá la chance de pelear por el ascenso a la Superliga.
Yamil Garnier, a los 27 minutos del segundo tiempo; y Nicolás Castro, a las 45, también del complemento, marcaron los goles del partido jugado en un “Eva Perón” repleto y arbitrado por Fernando Echenique.
En el trámite de las acciones, Sarmiento jugó con la tranquilidad del triunfo en Mendoza 1 a 0 de la semana pasada y no pasó sobresaltos en el primer tiempo. En los primeros minutos de juego, el equipo de Delfino dio señales de muchísima concentración.

Ante cada pelota dividida, el Verde no perdió. Y al momento de jugar, los volantes estuvieron finos y eso hizo que el equipo tenga más asociaciones que en otras presentaciones. Quizás la clave del partido estuvo ahí, en la zona media, donde Sarmiento se hizo fuerte, recuperó rápido y distribuyó con gran criterio el balón.
También es cierto que el conjunto mendocino se presentó en el “Eva Perón” con la necesidad de un triunfo.
Por eso es que el DT Gabriel Gómez decidió para este choque plantear un esquema más ofensivo y del clásico 4-4-2 paso a un 4-3-3. Ese volante que faltó en la zona media también influyó en la superioridad que fue logrando el equipo de Delfino.
En definitiva, Sarmiento fue más que su rival pero no pudo generar demasiado peligro. Controló el juego desde la dinámica, el orden, la presión y la tenencia pero no pudo inquietar con seriedad al arco defendido por Cristian Aracena.
Por eso los 45 iniciales terminaron sin goles.

La “Lepra” lo fue a buscar y el Verde lo terminó liquidando
En las primeras acciones del segundo tiempo la historia fue parecida.
El conjunto local siguió contralando el juego y tuvo en Matías Garrido a un jugador clave para hacer la pausa necesaria.
Farré y Leys se acoplaron casi a la perfección; mientras que Castro, por la banda izquierda, también tuvo momentos de mucha precisión en los pases.
Así el Verde seguía sólido. Pero a de poco, a Independiente Rivadavia no le quedó otra que ir a buscar el resultado. Estaba obligado a ganar y por eso el DT Gómez, antes de los 15, cuando veía que toda seguía igual, metió a Nicolás Quiroga por Marín y a Ignacio Irañeta por Tissera. De esa forma renovó el mediocampo y la zona de ataque.
Las variantes movieron el tablero pero no complicaron mucho. Es que la “Lepra” mendocina lo intentó pero con más entusiasmo que ideas.
Con el partido controlado y con varios espacios para jugar, Sarmiento tuvo el premio al esfuerzo.
Fue a los 27, cuando tras un córner pasado, ejecutado por Garrido, Garnier apareció por el fondo, le ganó en lo alto a los defensores y con un cabezazo perfecto marcó el primer tanto del partido. Golazo del gran capitán para aportar tranquilidad y generar el delirio en todo el “Eva Perón”.
El resto del complemento siguió en la misma lógica. La visita siempre tuvo la necesidad de descontar y el Verde aprovechó bien los espacios que le dio su rival.
De hecho, ya cuando el partido moría, a los 45, Leo Villalba, que había ingresado por Garrido, metió una gran corrida por la banda derecha, llegó hasta el fondo y tiró un centro pasado que terminó en los pies de Castro.
El volante zurdo dominó, apuntó y sacó un lindo remate que terminó inflando la red para coronar así el 2 a 0.
Ganó Sarmiento y el sueño del ascenso revivió una vez más. El rival se conocerá hoy y saldrá del choque que jueguen desde las 15.10 Central Córdoba de Santiago del Estero y Almagro. Ante uno de los dos, el Verde jugará una final tremenda, de 180 minutos que otra vez será a todo o nada.

COMENTARIOS