Equipo titular que presentó el domingo Deportivo Pinto (fotos, gentileza Paula Barrera).
Equipo titular que presentó el domingo Deportivo Pinto (fotos, gentileza Paula Barrera).
GENERAL PINTO

Un partido cambiante y con emociones dejó el empate entre Atlético Bayauca y Deportivo Pinto

Muchas emociones deparó el empate en dos tantos por bando que protagonizaron el local, Atlético Bayauca, y Social y Deportivo General Pinto, igualadad que dejó a los dos equipos con algo de desazón, ya que dejaron en el camino puntos vitales en la lucha por los primeros puestos.
Luego del 2 a 2, los dos conjuntos quedaron un poco más lejos de la cima, cuando solo quedan tres fechas por jugarse del certamen de fútbol “90° aniversario del Club Juventud Unida de Lincoln” 2019, que organiza la Liga Amateur de Deportes.
Fue un cotejo de alternativas cambiantes, que bien pudo ganar cualquiera de los dos elencos, pero finalmente los “vaqueros” y el “Depor” dividieron honores.
Arrancó mejor la formación dueña de casa dirigida por Fabián Susi y no extrañó que a los 11 minutos llegara la apertura del marcador para los bayauquenses.
Nahuel Ledestre recibió un pase que llegó desde la izquierda, se acomodó y enganchó hacia adentro, definiendo con remate no muy fuerte pero bien esquinado y bajo, haciendo estéril el esfuerzo del arquero Tobías Ochoa por evitar la apertura del score.
Le costó algunos minutos recuperarse a los orientados por Maximiliano Leonardi, pero de a poco mejoraron con buen trato del balón pese al regular estado del terreno de juego y a lo reducido de las dimensiones de la cancha.
La insistencia del C.S.D.G.P. le iba a rendir frutos a los 39 minutos, cuando tras pelear el balón por derecha, el jugador de los azules levantó centro al corazón del área y allí estaba Andrés “Pilín” Mc Cormick para definir de cabeza, de pique al piso, para vencer por primera vez al portero anfitrión, Carlos Palma Sánchez.
A empezar de nuevo con el 1 a 1 parcial, tras el descanso de 15 minutos del entretiempo.
Los dos protagonistas salieron a buscar el triunfo en el complemento y crearon situaciones frente a la valla rival, aunque no las pudieron concretar hasta los minutos finales.
El equipo de la banda roja local pasó a ganarlo a los 28 minutos del segundo parcial, con un disparo desde el punto del penal que Francis Zaldúa cambió por gol, luego de una falta dentro de las 18 yardas que sancionó el árbitro Carlos Agustín Riglos.
Parecía que todo el esfuerzo de Deportivo iba a ser inútil, pero luego de una jugada confusa en la que los azules pidieron la pena máxima, pero el soplapitos dejó seguir, el 2 a 2 definitivo iba a llegar en la última jugada del tiempo regular.
Esta vez sí Riglos sancionó la pena máxima por mano de Enzo Brou dentro del área, ya que el volante central quiso parar el balón antes de rechazarlo, le picó mal y le dio claramente en un brazo, para que no queden dudas.
De la pena máxima se encargó el “Pilín” Andrés Mc Cormick, ganándole por segunda vez el duelo al portero Carlos Palma Sánchez, quien nada pudo hacer.
Así quedó sentenciado el empate en dos tantos por bando, que obliga a ambos equipos a tratar de ganar todos los puntos que restan, que son nueve.
En Deportivo, regresará para jugar la parte final del torneo el volante Eric Véliz.

LA SÍNTESIS
Arbitró Carlos Agustín Riglos (fueron sus asistentes Ramiro Cabrera y Ramiro Pereyra) y así formaron:

ATLÉTICO BAYAUCA:
Carlos Palma Sánchez; Francis Zaldúa; Maximiliano Bártoli, Yonathan Ledestre y Alexis García Torrilla; Nahuel Ledestre, Enzo Brou y Matías Haedo (Joaquín Susi); Federico López (Manuel Gómez) Jorge Fernández y Jonathan Moyano (Fernando Almirón). D.T.: Fabián Susi. Sup.: Juan Martín Rodríguez, Ángel Torrilla, Leonel Ledestre y Facundo Barbuto.
DEPORTIVO PINTO:
Tobías Ochoa; Kevin Sosa (Federico Ismael), Valentín Rodríguez, Facundo Martín Camarero y Franco Barnetche; Carlos Ciucci, Gerónimo Sierra (Juan Boris Silva), Andrés Mc Cormick y Sebastián Pajón; Tobías Carrizo (Benjamín Leonardi) y Juan Manuel Malvassora. D.T.: Maximiliano Leonardi. Sup.: Gastón Ríos, Nicolás Tucci, Agustín Puerari y Sebastián Querejeta.

COMENTARIOS