La entrerriana Soledad Jaimes festeja en el estadio del Ferencvaros de Budapest, Hungría.
La entrerriana Soledad Jaimes festeja en el estadio del Ferencvaros de Budapest, Hungría.
PRIMERA JUGADORA ARGENTINA EN CORONARSE EN EL OLYMPIQUE LYON

De caminar descalza a ganar la final de la Champions League de fútbol femenino

La jugadora de Nogoya, Soledad Jaimes, se consagró campeona con el Olympique Lions de Francia, al vencer a Barcelona de España 4 a 1.

Soledad Jaimes es la delantera argentina que tuvo la gran oportunidad de coronarse con Olympique Lyon, Francia, campeón de la Champions League de fútbol femenino, al derrotar al Barcelona de España por 4 a 1.
La entrerriana, de Nogoyá, se convirtió en la primera jugadora argentina en ganar el máximo trofeo a nivel clubes en Europa y tras la obtención del título, Jaimes partió rumbo a Ezeiza, para sumarse a los entrenamientos de la Selección Argentina, de cara al mundial de Francia 2019.
Barcelona tenía todo encaminado para, de la mano de Lionel Messi, lograr nuevamente un triplete en el fútbol europeo: Liga, Copa y Champions. La eliminación a manos del Liverpool le privó de ese festejo. Pero igualmente, una connacional lo logró.
Es que la única argentina que podría alzarse con el triplete era Soledad Jaimes, jugadora del Lyon francés y de la Selección, quien lo consiguió.
La delantera que nació en 1989 en Nogoyá, Entre Ríos, se convirtió en la primera futbolista argentina en alzar el reconocido trofeo. Fue en Budapest, en el cotejo que el Olympique de Lyon (con un gol suyo) le ganó 4 a 1 al Barcelona de España.
Jaimes comenzó a patear la pelota desde chiquita y en varias entrevistas confesó que toda su vida jugó descalza, y que eso la ayudó a “llegar a ser profesional”.
Nacida y criada en el núcleo familiar de una madre sola y siete hermanos, Jaimes recuerda donde nació y reconoce las dificultades que le tocó vivir. “Siempre fui consciente de que mi mamá no me podía dar algo y yo me sentía mal porque sabía que ella quería”, cuenta.
Y a pesar de que el fútbol le cambió la realidad económica, y hoy le permite ayudar a sus sobrinos a estudiar, tuvo que pasar cumpleaños sin torta ni regalos, Jaimes confiesa que “elegiría la misma infancia”.
Un ejemplo de lucha y profesionalismo. La delantera que luego del partido de este sábado se sumará a la lista de convocadas de Carlos Borrello para disputar el Mundial de Francia el próximo 7 de junio, sorteó las dificultades que se le presentaron en el camino y llegó a la elite del fútbol femenino.
Antes de desembarcar en el grande francés, pasó por Boca, River y emigró a Brasil, donde el fútbol femenino está más desarrollado, para jugar en Foz Cataratas, San Pablo y Santos.
Allí fue figura, y en 2017 se convirtió en la primera mujer extranjera en ganar el premio ‘Bola de Prata’, que se entrega desde 1970 a la máxima goleadora. Lo logró con el histórico Santos.
Su última parada fue el Dalian Quanjian chino. Allí cuenta que las diferencias económicas eran notables, no tanto así las deportivas. “Vivía en un barrio privado, un chofer me llevaba y me traía. Ni hablar del sueldo: ni sumando lo que ganaba en todos los clubes juntos conseguía equiparar lo que cobraba ahí. Después, técnicamente no eran tan fuertes”, comenta.
Inolvidable será el recuerdo de su cumpleaños 30, cuando recibió un regalo inesperado. El Lyon, vigente triple campeón europeo, le ofrecía un contrato de seis meses. No lo pensó y armó las valijas.
“Mi sueño siempre fue ir al mejor del mundo y jugar una Champions, así que dije que no al equipo de China y al otro día ya estaba viajando para Francia”, señaló, de acuerdo a lo informado por “elciudadanoweb.com”.

Admira a Juan Román Riquelme
Allí se convirtió en la suplente de la noruega Ada Hegerberg, elegida en diciembre como la primera Balón de Oro. Además, gritó campeón en la Liga (jugó 5 partidos, y convirtió 1 gol) y la Copa francesa (disputó 2 encuentros).
La delantera que conquistó el tercer puesto en la Copa América 2018; la admiradora de Juan Román Riquelme, al punto que celebra los goles echándose las manos a las orejas; la misma que arrancó a patear la pelota descalza y se enfrentó no sólo a las dificultades económicas, sino machistas, cuando le decían “machona” y la mandaban a la casa porque en la canchita molestaba, vivirá una jornada única e inolvidable. Sueño cumplido.

La gran final
El Olympique Lyon defendió con éxito la corona de la Champions League ante Barcelona, en el estadio del Ferencvaros de Budapest, Hungría.
El equipo que conduce Reynald Pedros fue el ganador del título las tres temporadas precedentes, y llegó a la final luego de eliminar al Chelsea.
El conjunto francés de Jaimes ostenta el récord de victorias en la máxima competición europea con cinco títulos (2011, 2012, 2016, 2017 y 2018).
El rival, Barcelona, pasó de bajar de categoría en 2007 a ser el primer equipo español en acceder a la final del certamen, luego de dejar atrás a Bayern Múnich, pero fue claramente superado en el match definitorio.

COMENTARIOS