Mauricio Pochettino (centro) y algunos jugadores del Tottenham Hotspur festejan la clasificación a la gran final de la Champions.
Mauricio Pochettino (centro) y algunos jugadores del Tottenham Hotspur festejan la clasificación a la gran final de la Champions.
LIGA DE CAMPEONES DE EUROPA

Tottenham Hotspur, dirigido por Mauricio Pochettino, dio el “batacazo” en Holanda y accedió a la gran final

Hottenham Hotspur de Inglaterra, dirigido por Mauricio Pochettino y con el ingreso de Erik Lamela, logró otro “batacazo” en la Liga de Campeones de Europa, con la victoria por 3 a 2 sobre el final del partido ante Ajax de Holanda, en Ámsterdam, que le valió el pase a la final, beneficiado por los tantos como visitante tras la derrota 1 a 0 en la ida disputada en Londres.
El defensor Matthijs de Ligt y el volante marroquí Hakim Ziyech marcaron para Ajax en el primer tiempo, mientras que el brasileño Lucas Moura, con un "hat-trick" clave en el complemento, marcó para Tottenham, que enfrentará a Liverpool en la final del 1° de junio en el estadio Wanda Metropolitano de Madrid, España.
Ajax, ganador del torneo en cuatro ocasiones (1971, 1972, 1973 y 1995), impuso condiciones bien temprano, con el gol de cabeza del juvenil De Ligt.
El equipo de Pochettino intentó una reacción, con los ataques comandados por el coreano Son y el inglés Dele Ali, pero le faltó profundidad en ataque.
Un remate cruzado y fabuloso de Ziyech estiró la ventaja en la primera parte y el aroma a serie liquidada sobrevoló el estadio Johan Cruyff.
Sin embargo, ya en el segundo tiempo, Tottenham resurgió con los tantos del brasileño Lucas. Primero con una contra que inició Dele Ali y se concretó con su intervención de cara al arquero camerunés Onana.


Lucas apareció en el área poco después, con el rebote generado entre Onana y Schone, y marcó el empate parcial, que silenció a los holandeses.
Ajax, que tampoco ganó como local en octavos y cuartos aunque eliminó a Real Madrid y Juventus, sintió el golpe y por varios minutos sufrió la tenencia de la pelota de un Tottenham en alza, que no le permitió salir del área con mayor participación de Sissoko.
Los minutos finales fueron intensos e inciertos. Pochettino hizo cambios ofensivos, interpretó bien el bajo rendimiento de Ajax con los ingresos de Lamela y Ben Davies y fue a todo o nada con un mediocampo holandés partido.
A falta de cuatro minutos, Tottenham estuvo muy cerca del gol en dos oportunidades con el cabezazo de Vertonghen que tapó Onana y no supo capitalizar en el rebote.
La gesta de Liverpool ante Barcelona un día antes se recordó en Ámsterdam y se cristalizó con el tercer tanto de Lucas, similar a su primera definición, en el quinto y último minuto adicionado. Significó el segundo "milagro" de Tottenham luego de aquella definición en cuartos ante Manchester City.
El último antecedente entre dos equipos ingleses para una final de Liga de Campeones se produjo en la temporada 2007/2008 cuando Manchester United, con Carlos Tevez, batió por penales a Chelsea.
Tottenham va por su primer final, mientras que Liverpool jugará la novena y tiene cinco títulos (en 1977, 1978, 1981, 1984 y 2005) y tres subcampeonatos (1985, 2007 y 2018).

COMENTARIOS