Ramón Ábila festeja uno de sus tantos.
Ramón Ábila festeja uno de sus tantos.
FÚTBOL

Boca ganó y está en cuartos de final de la Copa de la Superliga

El equipo de Alfaro superó a Godoy Cruz por 3 a 1.

Boca Juniors se clasificó anoche para los cuartos de final de la Copa de la Superliga al vencer como local a Godoy Cruz, por 3 a 1, en la Bombonera, y deberá esperar por el desenlace de la serie entre Lanús y Vélez Sarsfield, que se resolverá mañana en Liniers, para conocer a su adversario en la próxima instancia del certamen.
Los dos primeros tantos "xeneizes" fueron obra de Ramón Ábila antes de los 10 minutos de cada tiempo, en ambos casos tras desbordes de Cristian Pavón, una de las figuras en la lluviosa noche de la Bombonera, razón por la cual el juego estuvo interrumpido 35 minutos desde la media hora del período inicial.
Pero en el cuarto de hora final Godoy Cruz logró emparejar el juego y descontar a través del paraguayo Richard Prieto, hasta que, a cinco minutos del final, una barrera mal armada y una picardía del ingresado y ovacionado Mauro Zárate en un tiro libre desde el costado derecho le dio la tranquilidad definitiva al conjunto auriazul, cuando el arquero Esteban Andrada estaba trabajando más de lo deseado.
Pero más allá de estos detalles, la jornada fue festiva para los hinchas "xeneizes" de punta a punta, ya que un puñado de minutos antes de ponerse en marcha el cotejo hubo una vuelta olímpica con la Supercopa Argentina obtenida el jueves pasado ante Rosario Central, en Mendoza, por tiros penales.
Y como corolario de esa celebración el ex futbolista boquense Enrique Hrabina le entregó una estrella gigante azul y oro con el número 68 (los jugadores lo lucían también en sus remeras), por los títulos obtenidos en toda la historia del club, que el capitán Carlos Tevez elevó para que todo el público los ovacionara.
Hasta la mencionada interrupción todo fue del local, que entre dos formaciones alternativas, ya que los mendocinos también se reservaron, como Boca, para jugar a mediados de semana por Copa Libertadores, sacaron ventaja por la mayor jerarquía de sus individualidades.

El segundo tiempo arrancó con otro grito
El arranque del segundo período y el casi inmediato gol de "Wanchope" dejó el partido en "stand by", porque quedaba mucho por delante y todo parecía resuelto, hasta que empezó a entrar en acción el interesante delantero uruguayo de Godoy Cruz Miguel Ángel Merentiel, que con su habilidad sobre terreno mojado comenzó a desequilibrar a la muy lenta zaga central "xeneize", conformada ayer por Carlos Izquierdoz con Junior Alonso.
Así llegó el mencionado descuento de Prieto y la insistencia de la visita por alcanzar una paridad que lo pusiera a tiro de clasificación con un tercer tanto, pero las apariciones de Andrada y la voracidad goleadora de Zárate terminaron haciendo estéril ese esfuerzo de los chicos del "Tomba".
Una escaramuza en la mitad de la cancha entre la mayoría de los futbolistas de ambos equipos cuando arreciaba la lluvia en el primer tiempo, quedó como recordatorio de una característica que tienen estos cruces mano a mano de la Copa de la Superliga, y es la manera en que se terminan "picando" los enfrentamientos ante las inminencias de las eliminaciones de uno u otro.
De hecho, eso sucedió con el primer cruce entre Lanús y Vélez que ganó el equipo de Gabriel Heinze sobre el de Luis Zubeldía en el sur, con expulsión de ambos por discutir vehementemente por una falta sobre el delantero de los de Liniers, Nicolás Fernández.
Por eso, si el que pasa es Vélez, seguramente otra vez se desatará el morbo por la polémica salida de Mauro Zárate del club de Liniers, algo que ayer ya se palpitaba en los pasillos de la Bombonera. Pero eso se resolverá hoy. Ayer, para Boca fue tiempo de celebrar.

COMENTARIOS