El Vasco Martingorena dialogó con Democracia.
El Vasco Martingorena dialogó con Democracia.
FUE UNO DE LOS ENCARGADOS DE ARMAR EL PLANTEL CAMPEÓN

Juan José Martingorena: “Sarmiento es mucho más equipo que Arsenal”

El Vasco fue integrante de la Comisión de Fútbol del Verde que se coronó y ascendió a Primera en 1980. Dialogó con Democracia sobre el histórico equipo y la próxima final en Banfield. “Garnier contagia lo que se necesita para jugar estas finales”, afirmó.

“No quiero sufrir más y antes de morirme, quiero ser campeón”, le había pedido el presidente de Sarmiento a Juan José Martingorena, quien integraba la Comisión de Fútbol, luego que el equipo se salvara del descenso frente a Estudiantes de Buenos Aires, en 1979.
De esta manera, comenzó a gestar un flamante grupo humano que en 1980 logró quedarse con el campeonato de la Primera “B” y el ascenso a la Primera División del fútbol argentino, luego de ganar un partido clave ante Banfield, en el estadio “Florencio Sola”, donde este domingo el “Verde de Junín” tendrá la posibilidad de coronarse ante Arsenal.
“Tras un viaje a Japón, Ernesto ‘Pocho’ Sabella nos llamó a mí, Ricardo Tamburini y Franco Benito para conformar el plantel. Con ‘Tambu’ fuimos a Buenos Aires y nos juntamos con mi amigo Ernesto Duchini, que era técnico de la Selección juvenil del 79”, dijo el Vasco, que recibió a Democracia en el living de su vivienda.
Y agregó:“Me dijo que hable con Victorio Cocco, con quien compartí siete años en San Lorenzo y en ese momento estaba con los jugadores, que habían quedado libres, compitiendo en el interior en busca de un equipo al que querían ir todos juntos”.
En aquellos comienzos de la década de 1980 arribaron a Junín refuerzos de trayectoria y experiencia para afrontar un duro certamen que se extendía por 38 fechas, con partidos de ida y vuelta.

Con todos estos jugadores que me mostrás, no va haber un partido como la gente, pero tampoco los vas a ver perder ni de local ni de visitante. Jugar lindo, olvídate. Fueron tus compañeros, vos lo sabés bien. Cesar Luis Menotti a Martingorena.

La entidad verde confió en las siguientes incorporaciones: Marcelino Britapaja, Daniel Conti, Roberto Salomone, José Raúl Iglesias, Rubén Glaría, Rubén Peracca, José Romero, Luciano Peremateu, Roberto Espósito, Carlos López, Néstor Hernandorena, Héctor Ortega, Hilario Bravi, Rodolfo Fischer, José Monserrat y Aldo González. La dirección técnica quedó en manos de Oscar Cadars, quien desde la 13ª fecha dejó su puesto al rosarino Juan Carlos Montes.
“Duchini me llevó a hablar con el Flaco Menotti que me dijo: ‘con todos estos jugadores que me mostrás, no va haber un partido como la gente, pero tampoco los vas a ver perder ni de local ni de visitante. Jugar lindo, olvdate. Fueron tus compañeros, vos lo sabés bien’”, recordó el Vasco, sentado en su sillón, mientras enseñaba fotos de aquellos tiempos.
Paradójicamente, el camino no arrancó nada bien para el “Verde” de Junín, ya que empezó el torneo cayendo ante Argentino de Quilmes 3 a 1 y en la segunda fecha perdió con el ascendido Deportivo Español 5 a 1. Es decir ocho goles en contra y 0 puntos en dos partidos, ambos como visitante.
El equipo se fue ensamblando y comenzó a enderezar el rumbo. Le costó alcanzar la punta, recién la consiguió en la vigesimosegunda fecha tras superar a Almirante Brown en Isidro Casanova, aunque se afianzó enseguida.


La gran alegría se produjo en la anteúltima fecha, cuando Sarmiento recibió a Chacarita Juniors y lo venció 2 a 1, para sacar una ventaja inalcanzable para su escolta Atlanta. Héctor Ortega, en el primer tiempo, a los 32 minutos, y José Iglesias, a los 41 minutos del segundo tiempo hicieron los goles que valieron el primer puesto y el ascenso directo.
A 39 años de aquella hazaña, ahora el conjunto dirigido por Iván Delfino va por la victoria en la zona sur del conurbano bonaerense, en una final contra los de Sarandí.
“Yo les diría que jueguen tranquilos, y Sarmiento es mucho más equipo que Arsenal. Vicentini es uno de los mejores arqueros de la división; los marcadores centrales, Olivera - Landa, me recuerdan a Peremateu y Romero; y cuando lo veo a Farré se me viene el León Espósito”, expresó Martingorena.
“Hoy el equipo tiene dos delanteros de altísimo nivel; la base de los cinco, que es la columna vertebral, está bien consolidada. El número cuatro, Martín García, que jugó por Garnier el otro día, tiene un futuro infernal. Y Garnier contagia lo que se necesita para jugar estas finales”, remarcó.
“El título de 1980 y ascenso fue una gran alegría y sorpresa. En las últimas seis fechas, desde La Agraria a Junín tardábamos dos horas y media, de los hinchas que venían y estaban en la Ruta 7 esperándonos”, recordó.
Con emoción, mientras espera que sean las 15.10 del domingo, desde su sillón, Martingorena cerró la nota diciendo que le tiene mucha fe al equipo que va en busca de volver a la máxima categoría del fútbol argentino.

COMENTARIOS