B NACIONAL

Sarmiento goleó a Brown (A), recuperó el liderazgo y el sueño del ascenso está intacto

El Verde festejó su 108° aniversario con un triunfo categórico. Superó de visitante al "Tricolor" de Pablo Vico por 3 a 0, con goles de Nicolás Orsini, Nicolás Miracco y Leandro Villalba. Con este triunfo, el equipo de Iván Delfino cortó una racha de cinco partido sin ganar y volvió a la cima

Sarmiento le ganó ayer a Brown de Adrogué por 3 a 0 como visitante, recuperó el liderazgo del torneo del Campeonato de la B Nacional y dejó asentado que el sueño del ascenso está intacto.
La victoria frente al "Tricolor" se enmarcó en el encuentro correspondiente a la fecha 22. El choque se jugó en el Estadio "Lorenzo Arandilla" y fue arbitrado por Mario Emanuel Ejarque. Los goles del triunfo fueron convertido por los delanteros Nicolás Orsini, a los 8 minutos de la etapa inicial; Nicolás Miracco, a los 30; y Leonardo Villalba, a los 30 de la parte final.
El triunfo también llevó al Verde a sumar 42 unidades, lo que le permitió encabezar nuevamente el principal certamen del fútbol de ascenso en soledad, seguido por Arsenal de Sarandí, que tiene 40 puntos.
En el trámite de las acciones, el partido arrancó mejor para Sarmiento. En una cancha complicada, el equipo de Iván Delfino se mostró firme, convencido y desde el primer minuto buscó el arco rival con muchísima actitud.


El orden y la practicidad fueron determinantes. Los defensores del Verde buscaron el pase largo para Miracco y Orsini. Los volantes centrales achicaron bien y ganaron casi todos los rebotes. Villalba y Castro estuvieron dinámicos y así el Verde no le dio respiro a su rival.
El ímpetu, la voluntad y el carácter tuvo su premio. Cuando iban ocho minutos de la primera parte, Castro se hizo cargo de un córner, lo ejecutó pasado y con rosca hacia afuera. El centro pasó a casi todos. Pero en el fondo apareció Miracco, el "7" volió a meter la pelota en el área con su cabeza, para que Orsini recepcione y la mande a guardar. Dos cabezazos en el área es gol dice el viejo refrán futbolero. Y así fue como el conjunto de nuestra ciudad festejó el primero.
Con la ventaja, Sarmiento mantuvo la intensidad, el orden y la entrega. Jugó cuando el rival dejó espacios, presionó cuando perdió el balón y ganó en el mano a mano. Así, el Verde seguía siendo mucho más que el rival.
Brown de Adrogué no encontró espacios. Juan Manuel Olivares y Alberto Stegman, los creadores de juego, estuvieron bien marcados y ante la falta de opciones los centrales del "Tricolor" la revolearon de lo lindo.
La etapa inicial iba a terminar con otra alegría. Fue a los 30. Ariel Kippes sacó largo. La pelota cruzó toda la cancha por el aire, el defensor Emir Faccioli se durmió, la dejó picar, Miracco lo "cuerpeó" bien, ganó la posición, quedó mano a mano con el "1" y con mucha categoría puso el 2 a 0.
El resultado era más que justo. El equipo de Delfino dio en esos 45 minutos una gran muestra de carácter y eficacia. Así se fueron al descanso.

Levantó Brown (A) pero el Verde lo terminó liquidando
Para jugar el complemento, el equipo de Pablo Vico salió con otra actitud. La charla del DT dio resultado y con más empuje que ideas el local mostró sus intenciones de achicar la diferencia.
Siempre con Olivares y Stegman como abanderados de la creación, Brown arrinconó al Verde. Si bien el "Tricolor" tuvo algunas jugadas que podría haber descontado, Sarmiento nunca perdió el orden defensivo.
Con el correr de los minutos, el local hizo el mayor desgaste. En el partido de los técnicos, Vico movió el banco y jugó con cuatro delanteros. Por eso Delfino sacó a Miracco y puso a Juan Antonini para terminar defendiendo con línea de cinco.
La muralla del Verde funcionó, el peligro mermó. En ese marco, Delfino volvió a mover las piezas, sacó a Castro y metió Quiroga. Y ese cambio sería clave porque en la primera que tuvo el "Checho" marcó la diferencia.
Fue a los 30, cuando Quiroga rompió el fuera de juego con un gran autopase. El pibe desbordó bien y se la puso en la cabeza a Villalba para que marque el 3 a 0 que sería letal.
Así, el conjunto de nuestra ciudad cerró un partido perfecto. Tuvo el mejor cumpleaños. Ganó, goleó, dejó una buena imagen y volvió a lo más alto de las posiciones, para seguir soñando con el ascenso a la Superliga.
En el futuro inmediato quedan tres partidos, tres finales para escribir una nueva historia. Mientras tanto, el Verde festeja.

COMENTARIOS