TORNEO NOCTURNO DE FÚTBOL "OSCAR SARDI"

Rivadavia de Junín y River Plate igualaron y aún no hay campeón

Terminaron 0-0 en cancha de Moreno. La gran chance la tuvo "La Loba", pero el arquero Mauro Bianco le atajó un penal a Johny Aquino.

Ante un excelente marco de público se enfrentaron los dos finalistas del campeonato nocturno de fútbol edición 2018/2019 denominado "Oscar Sardi" que organiza la Liga Deportiva del Oeste y en el que está en juego la copa "FM Level 10".
En el estadio "Raúl ´Vasco´ Barcelona del Club Atlético Mariano Moreno se enfrentaron River Plate y Rivadavia de Junín, bajo correcto arbitraje de Jorge Barragán, quien tuvo a Juan Paniagua y Matías Bogado como asistentes.


Luego que los de "La Loba", provenientes de la ronda de perdedores, le ganaran el viernes pasado por penales 4 a 2 a los albicelestes (tras empatar 1 a 1 en los 90 minutos), quienes llegaron a ese cotejo invictos y como vencedores de la fase de ganadores, se hizo necesario un nuevo cotejo, que los enfrentó anoche en el estadio del CAMM.
Como igualaron 0a 0 y ambos llegaban el total paridad, habrán de jugar un nuevo y definitivo cotejo, que sería el martes a las 21.30 y allí sí habrá un campeón, porque si vuelven a empatar, habrán de definir por penales.
En el primer período, que fue más de estudio que de ataques francos, las dos mejores chances la tuvo Rivadavia. A los 7 minutos con un remate de su capitán, Ezequiel 'Peky' Álvarez que exigió al arquero Hugo Toloa, y en la última acción de la etapa de ida, cuando José Galeano tocó el balón hacia atrás para su arquero Tolosa, y este lo tomó con las manos, cobrando el juez el tiro libre que marca el reglamento.
Pero el disparo de Emanuel Martínez desde dentro del área terminó pegando en un jugador de la numerosa barrera riverplatense y así se salvó el aurinegro.
Ya en el complemento, a los 8 minutos, River Plate desperdició una gran chance para pasar a ganar, cuando el uruguayo Jonhy Aquino remató un tiro penal a la derecha del arquero rivadaviense Mauro Bianco, quien en gran acción salvó a su valla y dejó las cosas como al principio, 0 a 0.
De allí en más, los dos parecieron conformarse con el empate, ninguno quiso arriesgar de más y el pitazo final los halló igualados sin tantos, pese a que crearon un par de chances cada uno, como para gritar campeón.

COMENTARIOS