B NACIONAL

Sarmiento empató en Mendoza y sigue líder

El equipo de Iván Delfino igualó sin goles en su visita a Independiente Rivadavia. En un partido parejo, el Verde tuvo la más clara en un penal que Nicolás Miracco volvió a fallar. Con el punto, el conjunto de nuestra ciudad se mantiene en lo más alto de las posiciones.

El líder, Sarmiento, consiguió anoche en Mendoza, ante Independiente Rivadavia, un empate sin goles que por lo encumbrado de su rival, séptimo en las posiciones, y la condición de visitante, terminó resultando valioso porque el conjunto de nuestra ciudad continúa encabezando las posiciones en soledad al término de la 19na. fecha de la B Nacional.
Ahora el Verde suma 38 unidades en el campeonato y supera solamente por dos a su escolta, Nueva Chicago, que acumula 36, pero con la desventaja que todavía no quedó, libre y los de Mataderos si lo hicieron.
En el trámite de las acciones, comenzó mucho mejor el encuentro el local, quien cuando apenas transcurrían los primeros minutos de juego tuvo la más clara en los pies de Mauricio Asenjo. Increíblemente el "9" quedó mano a mano con Vicentini pero el atacante definió mal y la pelota se fue a un costado del arco.
Tras el susto inicial, Sarmiento no mejoró y el rival lo siguió arrinconando. El equipo de Iván Delfino no pudo hacer pie en eso primeros minutos y por eso sufrió en varios ataques. Kippes y Landa no se acoplaron bien; y para colmo de males Castet y Garnier fueron amonestados.
Pero a pesar de un panorama que se mostraba adverso, de a poco el Verde comenzó a crecer. Con un remate de Miracco que pasó cerca y con un tiro libre de Castro que también tuvo peligro, el conjunto de Delfino reaccionó y mostró que estaba vivo.
La mejoría del Verde se terminó de confirmar con buenas triangulaciones. Leys puso el equilibrio, Farré se juntó bien con Orsini y Castro mostró su química con Castet. Así Sarmiento creció y hasta mereció terminar el primer tiempo con alguna ventaja.


En el complemento, las principales emociones
Para jugar el complemento ninguno de los dos entrenadores cambió el esquema ni las intenciones. El partido siempre fue parejo. Duro, de mucha dinámica. Apretado. En la visita la fórmula para lastimar pareció un tanto anunciada, con Penco y Miracco esperando allá arriba, solitarios, muy alejados.
Pero en los partidos duros Sarmiento siempre saca ventaja. Es que el equipo de Delfino tiene oficio y anoche lo volvió a demostrar. Fue llegando a los veinte minutos cuando Miracco se metió en el área para ir a buscar un pase que le quedó largo. El arquero Aracena salió rápido a cortar y en la jugada Miracco se tira, cae desplomado para que el árbitro compre y cobre penal.
En el Verde prepararon las gargantas. El propio Miracco se hizo cargo de la ejecución. Tomó una buena carrera y disparó al palo derecho del "1", ahí abajo, donde generalmente a los arqueros les cuesta. Pero en este caso la reacción de Aracena fue brillante. El portero se quedó con el remate y el partido siguió igualado.
Con la gran atacada del "1", Independiente Rivadavia se animó un poco más. El entrenador Gómez metió al pibe Di Santo para generar más juego y eso funcionó. Así el partido se emparejó, se volvió a abrir para los dos.
En los minutos finales Sarmiento encontró más equilibro y más orden. No tuvo chances claras para convertir pero tampoco se las generaron. Por eso el cero a cero final terminó siendo justo.
Está claro que el empate es importante para el Verde porque suma. Y será mucho más valioso aún si el equipo de Delfino le ganara a Quilmes en el choque que viene. Pero para eso falta, mientras tanto se puede festejar que Sarmiento sigue en lo más alto, que tiene dos puntos más que su escolta y que la ilusión del ascenso está más viva que nunca.

COMENTARIOS