El festejo de los jugadores de la
El festejo de los jugadores de la "T" y el mensaje dejado en el vestuario del Morumbí.
ELIMINÓ AL SAN PABLO DE BRASIL DE LA COPA LIBERTADORES

Lo realizado por Talleres de Córdoba es claro ejemplo de proeza y deportividad

El equipo, en el que brilló el jugador de Las Toscas (Lincoln), Enzo Díaz, dejó impecable el vestuario, como hizo Japón en el Mundial 2018.

Talleres de Córdoba no se detiene. El popular equipo de la Provincia mediterránea ha sabido superar duros escollos en el pasado cercano. Hoy, producto de una administración coherente y sabia, ha vuelto a ocupar el lugar que supo tener allá por la década del setenta.
De la mano de su actual técnico, Juan Pablo Vojvoda, dejó en el camino de la Copa Libertadores 2019 al histórico San Pablo de Brasil, clasificando a la tercera y última fase previa a la de grupos, donde deberá enfrentar al Palestino de Chile, equipo en el que juega el ex delantero de Sarmiento de Junín, Lucas Passerini.
“La T” vive un presente satisfactorio en todos los órdenes. Buena dirigencia y buen equipo, producto de una línea de conducta que se ve traducida en resultados positivos en todos los aspectos, porque no sólo con triunfos en el campo de juego se disfrutan las buenas acciones sino también en el comportamiento colectivo, en las obras de bien.
Anteanoche, como informó "Democracia", Talleres volvió a dar una muestra de eso. Una vez finalizado el partido en el estadio Morumbí, el plantel albiazul se retiró dejando los vestuarios impecables y con una nota de agradecimiento a la dirigencia del club local.
Tal fue la repercusión, que la compararon con la misma situación protagonizada por la selección japonesa durante el pasado Mundial 2018.
Inmediatamente, vía redes sociales, los hinchas de Talleres (C) comentaron que “No es la primera vez que eso sucede, lo hacen siempre desde que la actual dirigencia, presidida por Andrés Fassi, se hizo cargo de la institución”. Es para aplaudir y para que se difunda.

Ya aman los hinchas de la "T" a Enzo Díaz, el pibe de Las Toscas
Enzo Díaz, el lateral izquierdo que la mayoría de la gente pueda conocer por jugar en Argentino Agropecuario de Carlos Casares (Primera "B" Nacional), nació en la localidad de Las Toscas (partido de Lincoln), se fue a vivir a Smith, donde se desempeño como trabajador rural.
Allí se desempeñó en las inferiores (séptima, sexta y quinta, y también en Reserva) y jugó en la primera división local del Club Atlético Smith, para luego sí ya con unos años en esa categoría pasar al equipo "sojero" casarense que comanda Bernardo Grobocopatel y ser una de las piezas importantes en el ascenso del torneo Federal "A" a la Primera PRIMERA"B" Nacional, donde milita actualmente Agropecuario.
Díaz Estuvo en el radar de clubes de primer nivel, aunque el pibe de Las Toscas -con una muy marcada humildad- mantuvo siempre un perfil muy bajo.
En este último mercado de pases, casi sin que muchos se dieran cuenta, se fue a jugar a Talleres de Córdoba y estuvo un par de partidos en el banco de suplentes, por la Superliga Argentina.
El buen presente de Enzo viene por todo lo sucedido con su nuevo equipo en la Copa Libertadores 2019, ya que Talleres está buscando acceder a la fase de grupos.
El primer escollo era el histórico pero de muy flojo presente San Pablo de Brasil, y el tosquense, de ser suplente en la Súperliga a titular en Libertadores, en el partido de ida, jugado la semana pasada, Talleres ganó por 2 a 0 y en la noche del miércoles 13 de febrero, en el mítico Morumbí, empató 0 a 0.
De esta manera, los de la Docta accedieron a jugar la siguiente instancia frente al Palestino de Chile y si lograse superar a este equipo trasandino, entraría ya sí a la fase de grupo y tendría como a uno de los rivales al campeón de la Copa Libertadores de América, River Plate.
Díaz, con tan solo dos partidos, demostró estar a la altura de las circunstancias, ya que anteanoche recibió un patadón de Everton en pleno rostro, lo que le produjo un profundo corte a la altura de la frente.
Pero el humilde defensor nativo del vecino Distrito linqueño fue atendido, se le puso un vendaje que casi no lo dejaba ver, y otra vez a la cancha, a luchar como un guerrero, hasta el final del encuentro.
Esto, más sus buenas actuaciones en los dos partidos ante el mítico San Pablo, recibieron el reconocimiento del club, del periodismo y principalmente de los hinchas, que ya lo aman.

Le aplicaron en la frente veinte puntos de sutura
“Quiero destacar con mayúsculas a Juan Pablo Vojvoda. Poner un chico como Enzo Díaz, quien no tenía un partido en primera división y contra San Pablo y en el Morumbí, que rinda como rindió. Habla muy bien del entrenador”.
La palabra de Andrés Fassi, actual presidente de Talleres, buscaban elogiar al director técnico del conjunto de la capital cordobesa.
Pero también el titular de la directiva de la "T" dejó en claro que el lateral izquierdo Enzo Díaz había sorprendido a todos con su tarea.
Es que el defensor, de 23 años, dio un salto tremendo en su carrera. Y no le pesó ponerse la camiseta de Talleres para jugar por Copa Libertadores sin previo paso por la Superliga.
Por la patada descomunal que le aplicó Everton, recibió un corte su cara a los 30 minutos del segundo tiempo. Luego, siguió jugando y dejando todo.
Ayer, desde la dirigencia de Talleres informaron que Enzo recibió 20 puntos de sutura en su rostro por esa patada. Los mismos fueron “estéticos”, para intentar que no queden marcas en su rostro y lo importante es que el nativo de Las Toscas no sufrió ningún tipo de fractura.
Seguramente, Díaz será “cuidado” para este domingo ante Huracán por la Superliga, pero podrá ser tenido en cuenta para la serie ante Palestino, por la tercera fase de la Copa Libertadores, previa al acceso definitivo a la fase de grupo del máximo torneo continental.

COMENTARIOS