Alan Franco.
Alan Franco.
ACCIDENTE AUTOMOVILÍSTICO

Independiente espera los estudios de alcoholemia de Alan Franco tras su tremendo choque en Avellaneda

En el siniestro vial quedó herida una mujer embarazada.

Independiente espera "las pericias accidentológicas y de alcoholemia correspondientes" luego del choque que protagonizó el zaguero Alan Franco en la madrugada del domingo en el municipio bonaerense de Avellaneda, que hirió a una mujer embarazada.
Mediante un comunicado, el club tomó nota de que se "constató efectivamente" que hubo un "accidente automovilístico" al chocar la camioneta que conducía Franco con un automóvil conducido por Iván Luna y por el que fue hospitalizada Camila Tatiana Carrera "embarazada de siete meses" y que "tanto ella como el bebé se encuentran fuera de peligro".
Los otros ocupantes de los vehículos siniestrados sufrieron "lesiones leves" y la Fiscalía inició una causa por "lesiones culposas" y dispuso pericias, entre ellas análisis de alcoholemia, "lo que permitirá determinar la mecánica y causales del hecho", puntualiza.
"Una vez obtenidos los resultados de las mismas se les informará en forma inmediata", indica el comunicado de Independiente.
Franco, de 22 años, chocó con su camioneta en la localidad bonaerense de Sarandí, cuando la mujer embarazada se dirigía en automóvil junto a su pareja rumbo a una guardia médica.
El siniestro ocurrió a las 2.42 del domingo en la intersección de las calles Ayolas y Hernán Cortés y quedó registrado por una cámara de seguridad que comprueba que el vehículo del futbolista ingresó al cruce a una elevada velocidad.
Franco es uno de los jugadores de mayor proyección y fue titular -desde su debut en primera división en 2017- en el equipo que dirige Ariel Holan, hasta que se fracturó el segundo metatarsiano del pie derecho en un partido contra Patronato de Paraná, en octubre pasado.
El joven futbolista habló por primera vez desde que ocurrió el accidente esta noche, donde confesó que siente "ganas de llorar”, al tiempo que aclaró que nunca se le "ocurrió coimear a la policía”, y admitió que el choque fue "el momento más feo" que vivió en su vida.
"Tengo ganas de llorar porque también soy papá. Por eso sostengo que no es cierto que quise hablar con la policía, sino que uno de ellos me dijo que me tenían que sacar de ese lugar porque la gente me podía hacer algo", argumentó el defensor "rojo" que está en la mira de un club del fútbol mexicano. "Y tampoco había tomado nada. Las latas de cerveza que me encontraron en el baúl estaban cerradas y me olvidé de bajarlas", dijo.

COMENTARIOS