"No hay argumentos para  que nos saquen de la final"
LIBERTADORES

"No hay argumentos para que nos saquen de la final"

Así lo entiende el director técnico de River, Marcelo Gallardo.

Marcelo Gallardo, técnico de River Plate, aseguró ayer en conferencia de prensa que "no hay argumentos" para que a su equipo lo "saquen" de la histórica final de la Copa Libertadores de América 2018 contra Boca, situación sobre la que se expedirá la Conmebol esta noche.
Gremio de Brasil, eliminado por River en la semifinal que concluyó el martes, pidió a la Conmebol la exclusión del conjunto "Millonario" porque Gallardo fue al vestuario a hablar con los jugadores en el entretiempo del encuentro en Porto Alegre, sin poder hacerlo por estar sancionado.

Cuando actuás con el corazón, a veces perdés la razón. Y por eso pedí disculpas. Marcelo Gallardo. DT de River.

"Actué impulsivamente y perdí la razón. Pero tengo tranquilidad y me parece que no hay argumentos para invalidar la situación que claramente hemos logrado en la cancha, que nos saquen de la final. No hay argumentos para que nos saquen de la final", dijo Gallardo.
"Quiero aclarar que lo que dije el martes después del partido, lo de haber ingresado al vestuario y transgredir esa norma, tuvo que ver más con lo emocional que con una postura desafiante con la Conmebol", manifestó el entrenador, quien ayer hizo su descargo en forma escrita frente al organismo del fútbol sudamericano.
"Me parecía que era injusta la sanción y las emociones también juegan. Me jugó en contra actuar impulsivamente. Fue lo que sentí y reflexioné en estos días. Cuando actuás con el corazón a veces perdés la razón. Y por eso pedí disculpas", añadió el "Muñeco" Gallardo.
La decisión de que hablara Gallardo y pidiera disculpas públicas -ante la posibilidad de una dura sanción- la tomaron en conjunto el DT, su representante, uno de los abogados del club, Gonzalo Mayo (del departamento de legales), y el presidente de River, Rodolfo D'Onofrio.
"No me puedo arrepentir de algo emocional. No tenía pensado bajar. Fue algo impulsivo, sanguíneo. Hay que estar en el momento para saber lo que se siente. Asumo mi responsabilidad, transgredí una norma, pero no fue desafiante", sostuvo Gallardo.
"Esperaré la sanción a través del descargo que hicimos. Después de eso, empezaremos a enfocar el partido de la semana que viene con muchísimo entusiasmo, ganas, decisión," explicó el DT.
"Más allá de lo injusto que fue la sanción, porque no insulté al árbitro, a lo largo de la competición no tuve entredicho con ninguna de las autoridades. No poder estar en un partido tan importante por una falta de un minuto por un jugador que se demoró en entrar me pareció muy severo. Invito a que se pueda rever esa situación por todos los entrenadores, porque hay situaciones que no dependen de nosotros", añadió Gallardo.

En tanto, el entrenador quiso transmitir un mensaje de paz de cara a la final con Boca al señalar que "es un espectáculo único en lo deportivo, algo hermoso que no sabemos cuándo va a volver a pasar, pero no es más que eso. Hay que disfrutarlo, es lo que yo quiero para mis jugadores y creo que todo el mundo futbolero debería hacerlo".
"El que salga vencedor tendrá la gloria absoluta y el que no seguirá peleándola, esto es así. No es vida o muerte, es un mensaje erróneo y muy malo para nuestra sociedad", subrayó Gallardo.
"Conseguimos un logro deportivo muy importante que es volver a jugar una final de Copa Libertadores. Se hizo un gran trabajo y nos pone en una situación de privilegio", agregó.
Consultado sobre favoritismos, Gallardo explicó que "los favoritos somos los dos equipos que hemos llegado merecidamente a la final. Después se verá en la cancha. Es un acontecimiento histórico y nosotros tenemos que enfocarnos en el trabajo diario y de grupo".
"Lo que se hizo hasta acá nadie lo va a borrar. Ahora es una historia nueva, una página más del libro. Estará en nosotros el tener la chance de seguir siendo parte de la historia", concluyó.

COMENTARIOS