Lionel Messi.
Lionel Messi.
OPINIÓN

Una pausa, un récord

Pasarían ocho meses, desde aquella triste jornada cuando Francia nos dejó afuera del Mundial, para que Messi vuelva a vestir la camiseta de la Selección Argentina. Las cuentas marcan que no hay registros de un “parate” tan extenso.

“Ya te extrañamos Leo...”, decíamos hace unas semanas para ponerle título a la goleada del Barcelona sobre Boca. Y, como para ir midiendo la espera, esta vez el alejamiento va para largo ya que todo lleva a pensar que el descanso que decidió tomarse Messi lo alejará como nunca antes de nuestro equipo nacional.
La pausa podría constituir todo un récord frente a la continuidad persistente y al notable presentismo demostrado. Un trabajo conocido hace pocas horas dejó al descubierto que la ausencia del astro rosarino, si se confirma su anuncio de no jugar más este año, se prolongaría hasta el 18 y el 26 de marzo del año que viene, cuando tengan vigencia dos fechas FIFA para que los seleccionados puedan utilizarlas para jugar amistosos.
O sea que pasarían ocho meses desde aquella triste jornada cuando Francia nos dejó afuera del Mundial. Las cuentas marcan que no hay registros de un “parate” tan extenso.
Y para muestras basta con señalar que para encontrar un paréntesis más prolongado hay que volver mucho en el tiempo: fue en octubre de 2006 cuando después de una derrota contra España pasaron 232 días para que Lio vuelva a ponerse a las órdenes del cuerpo técnico argentino –en ese tiempo comandado por Alfio Basile-- en junio de 2007 para enfrentar a Suiza.
En aquellas inasistencias de la Pulga, mucho tuvieron que ver una fractura en el quinto metatarsiano del pie izquierdo y una muy floja agenda de la Selección. Ahora las cosas son diferentes: la decisión de no formar parte del plantel momentáneamente a cargo de Scaloni, es exclusiva del jugador.
En el almanaque del seleccionado aparecen en lo inmediato dos encuentros ante Guatemala, anoche, y Colombia, el martes 11 de septiembre en Estados Unidos en el que tampoco estará el capitán. Tampoco en los otros cuatro amistosos incluidos en las fechas FIFA previstas para los meses de octubre y noviembre en el que aparece como probable un partido con el rival de siempre: Brasil.
Desde el debut de Messi en el equipo mayor, la Argentina disputó 170 encuentros y la foja de servicios del capitán indica que tomó parte de 128, algo así como el 75 por ciento de presencias. Únicamente lo superan eterno Javier Mascherano (con 147 participaciones) y Javier Zanetti (142). Los números halan por sí solos de lo que representa este “apagón” que se viene en la relación entre Messi y la Selección. Ni Diego Maradona llega las asistencias que ha tenido Messi pese a que le pertenece el récord de haber estado afectado a la selección durante 17 años, desde su bautismo en 1977.
En medio de las turbulencias que vive nuestro representativo nacional, el “no” de Messi marca un compás de espera que ya se ha sentir. Todo lleva a pensar que habrá una ausencia que se extenderá como nunca hasta ahora. Seguramente se lo extrañará, y mucho...

COMENTARIOS