Wilmar Barrios, volante del seleccionado de Colombia.
Wilmar Barrios, volante del seleccionado de Colombia.
GRUPOS "H" Y "G"

Cuatro partidos cierran la fase inicial de la cita mundialista

Juegan Colombia-Senegal y Japón-Polonia desde las 11; y Bélgica-Inglaterra y Panamá-Túnez a partir de la hora 15 de nuestro país.

Alertada por la amenaza de Senegal, el rival de hoy desde la hora 11, por la tercera y última fecha del Grupo "H" del mundial de Rusia, Colombia pondrá a prueba su condición de favorito de la llave buscando una victoria que la clasifique a los octavos de final.
Colombia recuperó el rumbo perdido en el Mundial al golear 3- 0 a Polonia luego del traspié (2-1) ante Japón, una derrota inesperada en el debut pero que despertó ante el equipo de Robert Lewandowski el mejor fútbol del combinado cafetero.
El duelo entre Colombia, a órdenes del argentino José Pekerman, y Senegal, bajo la tutela de Aliou Cisse, mostrará dos formas de ver el fútbol: los cafeteros haciendo de la posesión del balón y el toque en corto sus armas vitales contra el derroche físico y la velocidad pura de los africanos.
El partido servirá para medir la solidez del sistema defensivo colombiano, liderado por Yerry Mina (FC Barcelona) y Dávinson Sánchez (Tottenham), contra los velocistas Sadio Mané (Liverpool), Mbaye Niang (Torino) e Ismaila Sarr (Rennes).
Senegal, como Japón, han sido las gratas sorpresas de la llave.
En el campamento africano se respira tranquilidad porque la clasificación está en sus manos, luego de su notable victoria 2- 1 ante Polonia y el 2-2 con los asiáticos.
El entrenador prepara un 4-4-2 para hacerle frente a la dupla James-Quintero y aislar a Falcao, lo que mermaría el poder ofensivo de los cafeteros.


Japón ante Polonia
Por el mismo grupo "H", Japón se medirá también desde la hora 11 de la Argentina con el eliminado seleccionado de Polonia, en Volgrado.
Akira Nishino podría ser perdonado si Japón consigue el empate que necesita contra la eliminada Japón hoy jueves, para alcanzar los octavos de final del Mundial-2018.
Hace poco más de dos meses ni siquiera estaba a cargo del combinado nacional y su jugador más conocido, Keisuke Honda, estaba lejos de subirse al avión camino a Rusia.
Ahora Japón solo necesita un empate contra la eliminada Polonia en Volgogrado para llegar a octavos de final, gracias a un empate tardío de Honda contra Senegal.
En su debut, los nipones consiguieron el primer triunfo de la historia de una selección asiática frente a un sudamericana en la Copa Mundial, cuando derrotaron 2-1 a Colombia, que jugó prácticamente todo el partido con 10 hombres.
Incluso una derrota puede ser suficiente si Senegal derrota a Colombia, aunque Japón depende de sí mismo solo meses después de que sus esperanzas en el Mundial parecieran remotas.

Inglaterra-Bélgica definen en primer lugar del grupo "G"
Inglaterra y Bélgica, ya clasificadas para los octavos de final, se enfrentan hoy desde la hora 15 de nuestro país en Kaliningrado, en un partido que decidirá quién se queda con el liderazgo del grupo "G", en Kaliningrado.
Ambas selecciones están empatadas a puntos y a goles, por lo que los ingleses lideran el grupo por la diferencia de amonestaciones al contar con una tarjeta amarilla menos que los belgas (2 frente a 3).
El ganador del enfrentamiento se hará así con el liderato del grupo, pero un empate podría hacer depender la primera plaza del que reciba menos tarjetas amarillas.
Será la tercera ocasión en que ambas selecciones se midan en unos Mundiales, pero con la clasificación en el bolsillo, las dos podrían tomárselo con calma.

Despedida para Panamá y Túnez
La selección de Panamá se despedirá hoy desde las 15 de Argentina de su primer Mundial y lo hará ante Túnez con el fin de conseguir una victoria que le permita ganar prestigio futbolístico y dar el espaldarazo definitivo a este deporte en el pequeño país centroamericano.
Poco a poco, la selección canalera ha ido quemando etapas en Rusia: debut en un Mundial (con derrota 3-0 ante Bélgica), primer gol (de Felipe Baloy en el partido perdido contra Inglaterra por 6-1) y, en caso de lograr la victoria frente a Túnez, acabaría cumpliendo con buena parte de los objetivos marcados en esta cita.
Pero que nadie se lleve a engaños. Túnez no es ni Bélgica ni Inglaterra pero, sobre el papel, es superior a la selección centroamericana. Está participando en su quinto Mundial y fue campeón continental hace poco más de una década (2004).
Ocupa, además, una posición bastante más avanzada que Panamá en la clasificación mundial (21 por 55) y los norteafricanos le pusieron muy difíciles las cosas a los ingleses en el primer partido (perdiendo 2-1 en el descuento), antes de ser arrollados por los belgas (5-2).
El combinado que dirige Nabil Maaloul ha tenido también mala suerte con las lesiones: contra Inglaterra perdió a los 15 minutos al portero Mouez Hassen, y frente a Bélgica cayeron los dos centrales titulares, Dylan Bronn y Syam Ben Youssef.
El objetivo de los norteafricanos es exactamente el mismo que el de Panamá: decir adiós al Mundial con una victoria.
Panamá, por su parte, se ha preparado en los últimos días en su campo base de Saransk sin más sobresalto que el que dio el martes Ismael Díaz, el joven delantero del filial del Deportivo de La Coruña español, que sufrió un golpe en la rodilla y será baja.

COMENTARIOS