Romelu Lukaku festeja el primero de sus tantos, en la goleada de Bélgica ante Túnez.
Romelu Lukaku festeja el primero de sus tantos, en la goleada de Bélgica ante Túnez.
GRUPO F

Bélgica dio cátedra y goleó a Túnez

Romelu Lukaku (2), Eden Hazard (2, uno de penal), y Michy Batshuayi marcaron para los belgas, descontando Bronn y Wahbi Khazri.

El seleccionado de Bélgica goleó ayer a Túnez por 5 a 2, en cotejo por el Grupo “F” de la Copa del Mundo de Rusia, en la que probablemente haya sido hasta ahora la mejor exhibición del certamen, con jugadores que alcanzaron un altísimo nivel como Eden Hazard y Romelu Lukaku, quienes marcaron dos tantos cada uno.
Bélgica hace rato que está en los primeros puestos del escalafón de FIFA, suma 21 cotejos invicto (no pierde desde setiembre de 2016, 0-2 ante España) y en el pasado mundial de Brasil 2014, Argentina eliminó a los “Diablos rojos” en cuartos de final, 1-0 con gol de Gonzalo Higuaín, entonces no tendría que sorprender que jueguen bien.
El equipo belga es fuerte en defensa, pese a que los tunecinos desnudaron algunas falencias llegando en varias ocasiones e incluso convirtiendo, pero de mitad de cancha hacia la valla adversaria mete miedo.
En la zona media el toque de balón provoca envidia, con Kevin De Bruyne, Yanick Carrasco y la jerarquía de Eden Hazards en una especie de “10” adelantado que da gusto ver jugar, sumándose a ellos un notable delantero como Lukaku.
El goleador belga, un portento físico de 25 años, con 1,90 metros y 94 kilos, hace todo bien. Pese a su opulencia, es veloz con la pelota en los pies y tiene precisión quirurgica, sumando 40 goles en 71 partidos.
Lo de Túnez fue digno, siempre con Khazri, del Rennes de Francia, como el “cerebro” y autor de segundo gol africano, atacando por las puntas sin resignar protagonismo, pero ante un rival con tantas virtudes y atributos, su defensa hizo agua.
El primer gol llegó con un tiro convertido por Hazard, por una falta de Syam Ben Youssef que fue ratificada por el Video de Asistencia Arbitral (VAR), el segundo fue de Lukakus luego de un pase de Hazard, el tercero también fue obra del delantero tras una exquisita asistencia de Thomas Meunier, el cuarto fue otro de Hazard que se dio el lujo de dejar en el camino al arquero Ben Mustapha y el quinto lo hizo el suplente Batshuayi.
Fue 5 a 2 sólo porque el entrenador de los belgas, el español Roberto Martínez, durante en el segundo tiempo sacó a Hazard y Lukakus y a ello se le sumó que De Bruyne no tuvo más ganas de correr y participó poco.
Bélgica ganó los dos cotejos y ahora espera que hoy, Inglaterra juegue ante Panamá para darse por clasificado a octavos de final. Si los ingleses, como dice la lógica, vencen a los centroamericanos, los belgas avanzarán a la próxima fase.
En la tercera y última fecha, a desarollarse el jueves próximo, Bélgica jugó ante Inglaterra en Kalingrado y Panamá lo hará ante Túnez en Saransk, ambos a las 15.

COMENTARIOS