Los nipones festejan, mientras que los jugadores de Colombia lo sufren.
Los nipones festejan, mientras que los jugadores de Colombia lo sufren.
GRUPO H

Japón le dio un duro golpe a Colombia

Fue por 2 a 1 con goles de Shinji Kagawa y Yuya Osako; mientras que Juan Fernando Quintero había logrado el empate parcial.

El seleccionado de Japón venció a Colombia, dirigido por el argentino José Pekerman, por 2 a 1, en un encuentro válido por el Grupo H del Mundial de Rusia 2018, en el cual los nipones justificaron la diferencia en el segundo tiempo ante un adversario que jugó 87 minutos con un hombre menos.
Los goles de Japón fueron obra por Shinji Kagawa, de tiro penal, a los 6 minutos de la primera etapa, y Yuya Osako a los 28 de la segunda, mientras que Juan Fernando Quintero, el hábil mediocampista ofensivo de River Plate, había igualado para los colombiamos a los 39 del primer tiempo
El cotejo se jugó en el estadio Mordovia Arena, en la ciudad de Saransk, con el arbitraje del esloveno Damir Skomina, quien a los tres minutos de juego expulsó al colombiano Carlos Sánchez.

Problemas para Colombia
A los tres minutos de iniciado el cotejo se produjo la jugada que varió los planes tácticos de ambos equipos. Colombia marcó mal, Osako le ganó la posición a Sánchez, su remate fue salvado por David Ospina pero el rebote fue tomado por nuevamente Osako y el mismo Sánchez desvió el remate con la mano cometiendo el penal.
Skomina sancionó la falta y expulsó a Carlos Sánchez, quien se convirtió en el primer jugador que recibió la tarjeta roja en Rusia 2018 y protagonista de la segunda expulsión más rápida en un mundial detrás de la del uruguayo José Batista en México 1986, ante Escocia a los 30 segundos.
Kagazawa transformó el penal en gol, con un tiro al medio del arco, y consumó el pésimo inicio para los dirigidos por el argentino José Pekerman que en apenas cinco minutos estaban perdiendo y con un hombre menos.
El desarrollo del juego y la postura de cada uno quedó claramente establecida, con un Japón intentando mantener la posesión del balón y procurando herir a los sudamericanos con el avances de Kagazawa y especialmente con Tashaki Inui y Yuto Nagatomo por el sector izquierdo de la defensa adversaria.
Colombia apostó todas sus fichas a Quintero, como el gestor de juego, a Radamel Falcao como eterno habitante del área nipona sumados al despliegue de Juan Cuadrado y Jeefferson Lerman, utilizando quizás en demasia el centro buscando al ex goleador del River.
A los 30 minutos, Pekerman sorprendió con un golpe de timón táctico al quitar Cuadrado, un pistón por sus constante incursiones ofensivas y enorme despliegue y ordenó el ingreso del mediocampista boquense Wilmar Barrios, que le dio a la zona meda "cafetera" más poder de recuperación de balón.

Igualdad, descanso y un complemento con muchas emociones
A los 39 llegó la justa igualdad, por más que los dirigidos por Akira Nishino tuvieron alguna aproximación de contra, con un tiro libre de Quintero, primer colombiano en marcar en dos mundiales, que llegó al gol por la excelente técnica del ejecutante, con tiro rasante y preciso, ayudado por la endeble reacción del arquero Eliji Kawashima.
En el segundo tiempo todo cambio. Japón "descubrió" que tenía un jugador más y se adelantó en el campo, con mayor incidencia en el juego de Makoto Hasebe y Gaku Shibasaski y Opsina salvó dos veces ante remates de Inui y Osako.
Colombia se retrasó, buscó con el ingreso de James Rodríguez, quien no fue titular por una fatiga muscular, poder salir de contragolpe con justeza, pero el esfuerzo para llegar al empate comenzó a sentirse en el físico de los sudamericanos.
Japón buscó y lo encontró a los 28 minutos con un cabezazo de Osako tras un corner ejecutado por Honda, en una justificada diferencia ante un equipo colombiano que jugaba pegado a Ospina.
Japón fue mucho más en el segundo tiempo, hizo valer el hombre de más, utilizó bien el balón y convirtió ganando el cotejo y vengando la caída que habían sufrido por goleada (4-1) ante el mismo adversario en Brasil 2014.

COMENTARIOS