El Ciclón igualó con Mineiro y sigue en la Sudamericana
EN BRASIL

El Ciclón igualó con Mineiro y sigue en la Sudamericana

Tras el 1-0 de la ida, San Lorenzo igualó 0-0 en el Estadio Raimundo Sampaio y se clasificó a la segunda fase del torneo continental.

Tras cumplir el primer objetivo del semestre, clasificarse a la Copa Libertadores, San Lorenzo eliminó ni más ni menos que al Atlético Mineiro y avanzó a la segunda ronda de la Copa Sudamericana. Luego del 1-0 obtenido en la ida, el Ciclón empató 0-0 en el Estadio Raimundo Sampaio de Belo Horizonte y revalidó el marcador para sacar boleto a la próxima instancia.
Nicolás Navarro, con tapadas clave, fue la gran figura del combinado del Pampa Biaggio, quien tiene casi asegurada su continuidad en el club.
Atlético Mineiro, que venía de igualar con el San Pablo en la última fecha del Brasileirao y de ser subcampeón del estadual que se llevó a cabo en los primeros meses del año, sufrió la falta de efectividad.
Tras la mínima ventaja conseguida en la ida, Biaggio envió un mensaje con los once que puso anoche en cancha. Con varios jugadores lesionados (Blandi, por ejemplo, viajó a Brasil pero finalmente quedó fuera del banco) y otros tantos entre algodones (Barrios, quien iba a ser titular, entró recién en el complemento), el Pampa optó por superpoblar el mediocampo y colocó tres volantes de marca: Mercier-Piris Da Motta-Moyano. Sacrificó desequilibrio por orden el DT. Y, al menos en el resultado tras los 45 minutos iniciales, el plan le dio resultado, ya que pudo conservar el cero.
Así como Biaggio mandó un mensaje con su formación, del otro lado Thaigo Larghi hizo lo propio. El entrenador le dio descanso a sus habituales titulares y colocó un equipo alternativo, pensando en el encuentro de la semana próxima ante Chapecoense, por la Copa de Brasil,.
En el complemento el Mineiro apretó el acelerador, a tal punto que en apenas cinco minutos exigió dos veces a Navarro, pero el arquero de San Lorenzo confirmó su gran momento con varias buenas atajadas y terminó siendo clave. El argentino Tomás Andrade (cedido de River) mucho tuvo que ver en la levantada del local: desaparecido en el primer tiempo, en el segundo tomó las riendas de su equipo. Con el paso de los minutos la supremacía del local se hizo más evidente, pero sólo en la tenencia del balón y no en llegadas de peligro.
En el final, San Lorenzo se aferró a uñas y dientes a la ventaja de la ida. Se defendió y aguantó. Se olvidó de la pelota, es cierto. Pero sigue con vida en la Sudamericana.

COMENTARIOS