El Liverpool superó a la Roma  por 5-2 en la primera semifinal
CHAMPIONS LEAGUE

El Liverpool superó a la Roma por 5-2 en la primera semifinal

Mohamed Salah, Firmino, ambos por duplicado, y Mané marcaron los tantos del conjunto inglés. Mientras que Edin Dzeko y Diego Perotti descontaron sobre el final.

“Tengo todo el respeto del mundo por Salah, pero como le respeto quiero ayudarlo. Le diría que intente evitar que le comparen con Messi”. Pep Guardiola, 12/1/18.
La frase del técnico del Manchester City hoy parece descontextualizada. El recorrido de Leo es muy superador al de Salah, en goles y en títulos, pero está claro que el egipcio se instaló para tomar el trono del mejor jugador del mundo una vez que la etapa de la Pulga y de Cristiano Ronaldo entre en declive.
Lo que hizo el delantero egipcio fue descomunal, dos golazos, uno por precisión en el zurdazo, al ángulo, y otro por una corrida enorme que firmó con una vaselina de lujo, y dos asistencias de esas que son tomá y hacelo, para Sane y Firmino. Con 25 años, tuvo una actuación brillante en una circunstancia de alta presión.
Un dato estadístico que es toda una definición: es el primer jugador de la historia en meter doblete de goles y asistencias en una semi de Champions. Aunque luego en el partido lo igualó Firmino.
El 5 a 0 de Mane fue parte de la faena de los Reds en Anfield, y parecía sentenciar la serie. Sobre todo porque la Roma estaba entregada, perdida, casi que rogaba por el final del partido. Pero Salah fue reemplazado y los tanos, con goles de Dzeko y Perotti (de penal, el argentino ingresó en el segundo tiempo) dejaron abierta la eliminatoria para reeditar el milagro ejecutado ante el Barcelona.
Las circunstancias son similares a lo que pasó en cuartos de final: la Roma tiene que meter tres goles en el Olímpico. Y vale recordar que el gol que en su momento fue del honor en el Camp Nou también lo convirtió Dzeko.
Obvio, el Liverpool, con el antecedente de la debacle del Culé, va a estar con la guardia alta y no va a subestimar la situación para la revancha del 2 de mayo.
Más allá de las especulaciones, lo mejor fue la altísima exhibición que dieron los Reds con un ataque posicional bien expuesto y con amplitud de dominio en casi todo el juego. Mane se había perdido dos chances claras antes de marcar.
Una mala noticia para Sampaoli: Federico Fazio fue parte de la crisis romana. Resultó superado en varias jugadas y también llegó tarde en otras. Aunque su baja exposición estuvo en sintonía con la impotencia de la Roma en casi todo el partido.

COMENTARIOS