Mucha lucha, poco juego. Juan Caviglia lleva el balón, el volante tuvo un partido con errores pero aceptable.
Mucha lucha, poco juego. Juan Caviglia lleva el balón, el volante tuvo un partido con errores pero aceptable.
B NACIONAL

Retroceso

Sarmiento perdió por la mínima diferencia en su visita a Deportivo Morón. El equipo de Iván Delfino no tuvo un buen partido, mostró poca actitud para ir a buscar la victoria y pagó con una derrota sus imprecisiones. Quedó a cinco puntos del líder.

No era lo que se esperaba. Había una gran ilusión. Pero en el partido de la fecha 23 Sarmiento tuvo una floja actuación y cayó de visitante frente a Deportivo Morón por la mínima diferencia. El Verde no tuvo actitud para buscar la victoria y pagó con una derrota sus imprecisiones.
El delantero Javier Rossi, a los 30 minutos del segundo tiempo, marcó el único tanto del encuentro jugado en Castelar.
Con este resultado, Morón suma 32 puntos y aseguró la permanencia en la segunda categoría del fútbol argentino, al tiempo que Sarmiento quedó en 33 unidades y prácticamente se despide de la lucha por el ascenso directo, ya que queda a cinco de Aldosivi de Mar del Plata con seis en juego y tres equipos en el medio (Almagro, San Martín de Tucumán y Villa Dálmine).


En el trámite del encuentro, Morón dominó las instancias en el primer tiempo, se hizo de la pelota y tomó el protagonismo desde los pies de Nicolás Ramírez, quien por el sector izquierdo del ataque de su equipo generó continuamente peligros aunque no se tradujo en la ventaja inicial.
Por su lado, Sarmiento salió demasiado cauteloso, más allá de que a los 12 minutos, en los pies del juvenil Juan Caviglia tuvo una clara chance de ponerse al frente.
Pese a ese situación, el equipo de Iván Delfino puso todos los esfuerzos en cuidar el cero en su arco y prácticamente resignó la posibilidad de atacar con sus puntas Nicolás Miracco y Lucas Passerini, quienes estuvieron completamente aislados del resto.
Cuando el Verde tuvo el balón, lo único que hizo fue revolearlo. Kippes, Landa, Arias y compañía nunca intentaron salir jugando y la pelota estuvo más en el aire que en el suelo. Así, se hizo imposible.
En la zona media, a Sarmiento se le hizo muy difícil crear juego. Sin asociaciones y con un desmedido uso del pelotazo, los dirigidos por Delfino jugaron un primer tiempo malo pero sin ser superados por el rival. Por eso el cero a cero fue el resultado justo para que ambos equipos se vayan al descanso.

3

Una falla, un gol
Para jugar el complemento casi nada cambió. La charla de Delfino en los vestuarios no modificó en absoluto la actitud del equipo.
Sarmiento, sin ser superado en el juego por el rival, no expresó en el campo de juego una sola idea para lastimar a Morón.
A diferencia de lo que venía demostrando en sus anteriores presentaciones, el Verde se plantó muy atrás y apostó a los pelotazos, buscando repetidamente a Miracco y Passerini. Abusó de esa herramienta y por eso no tuvo sorpresa.
Las limitaciones del conjunto de nuestra ciudad hicieron que Morón tome confianza. Con ese escenario, el local encontró su victoria en una jugada fortuita.
Fue a los 30, cuando tras un córner, ni Caviglia ni Kippes la pudieron sacar, la pelota les rebotó y finalizó en los pies de Javier Rossi que solo tuvo que empujarla para poner el 1 a 0.
La desventaja tampoco generó un cambio en Sarmiento. Pese a que Delfino cambiara el dibujo táctico y pusiera más hombres en ataque, el equipo nunca tuvo una reacción y terminó perdiendo un partido clave.

COMENTARIOS