A Boca se le desarmó la defensa: no estarán Magallán ni Paolo Goltz
EL ESTRENO EN LA LIBERTADORES ANTE ALIANZA LIMA

A Boca se le desarmó la defensa: no estarán Magallán ni Paolo Goltz

Las molestias que arrastraban los jugadores de la zaga central del Xeneize obligaron al cuerpo médico a advertir por futuras lesiones. Guillermo Barros Schelotto no confirmó los reemplazantes. Improvisación ante el inicio del desafío del año.

Paolo Goltz y Lisandro Magallán, los zagueros centrales titulares de Boca, no viajaron a Perú con la delegación para el debut en la Copa Libertadores y ahora el DT Guillermo Barros Schelotto deberá improvisar nombres y posiciones para visitar hoy a Alianza Lima. La noticia cayó como un balde de agua fría en los hinchas de Boca. Y ni que hablar en Barros Schelotto, quien debió tomar la decisión de cuidar a sus futbolistas y no darle prioridad a sus presencias en el Estadio Nacional de Lima en el primer partido del torneo continental.
En el Xeneize decidieron esperar hasta la última práctica, que se llevó a cabo esta mañana en el Complejo Pedro Pompilio.
De hecho, ayer Magallán aseguraba públicamente que estaba en condiciones de jugar en el debut del Xeneize en la Copa Libertadores.
Las cosas cambiaron ayer: las distintas molestias que arrastran ambos defensores -y que vienen desde el encuentro ante San Martín de San Juan del último fin de semana- le dieron la pauta al cuerpo técnico y médico que lo más conveniente es que se quedaran recuperándose en Buenos Aires.
El parte médico oficial diagnosticó una sinovitis postraumática en la rodilla izquierda de Goltz, mientras que el ex defensor de Defensa y Justicia padece una contractura en el recto anterior izquierdo.
Bajas sensibles si las hay: se especulaba que sería el ex hombre de Lanús el que probablemente se ausentaría, pero Boca ingresará en la cancha sin ninguno de los dos, piezas que adquirieron importancia más allá del rendimiento actual de uno u otro.
La defensa, junto con los laterales Jara y Fabra, estaba consolidada: apenas recibieron 8 goles en 17 partidos disputados.
Se trata nada menos que de una estadística de peso, que ahora Barros Schelotto intentará conservar mediante una serie de movimientos que cambian toda la planificación.

COMENTARIOS