Carlos Tevez festeja su primer tanto en el regreso a Boca.
Carlos Tevez festeja su primer tanto en el regreso a Boca.
ENFOQUE

El fútbol del show

San Lorenzo y Boca amagaron con jugar un gran partido y sin embargo el pescado grande se vendió demasiado pronto, el empate conformó a los dos y lo que más destacó fue el pésimo cometido del árbitro Silvio Trucco y las sendas silbatinas dedicadas a dos ex hijos de la casa, Emmanuel Mas y Julio Buffarini.
Los hinchas de San Lorenzo se fueron furiosos por la insólita expulsión de Gabriel Rojas, los de Boca poblaron las redes sociales en reclamo de una grosera infracción en perjuicio de Mas (no era penal, de todos modos, un par de centímetros fuera del área) y el resultado dejó todo como entonces, seis puntos de diferencia en favor del Xeneize y de ese modo su camino hacia el título se ve cada vez más allanado.


Desde luego que nadie sale campeón en la víspera, falta dirimir un total de 39 puntos y habrá que ver hasta dónde influye una Copa Libertadores de la que San Lorenzo está liberado, pero la realidad es que aun con sus desniveles, aun cuando el domingo dejó una imagen opaca, Boca tiene todos los papeles en regla para consolidar su liderazgo y quedarse con otra versión de campeonato “largo”, que así le dicen.
Otras de las notas relevantes del picante partido que tuvo lugar en el Nuevo Gasómetro constituyó en el primer gol de Carlos Tevez en su tercer ciclo con la camiseta de Boca, aunque en materia de goles la decimocuarta fecha de la Superliga ofreció algunos de calidad infrecuente: el primero del bahiense Lautaro Martínez y el segundo del santafecino Ignacio Scocco.
Por orden de cercanía fue relevante la goleada que amasó Racing a expensas de Huracán en un rato de singular inspiración y en la clave que propone su entrenador, Chacho Coudet: presión alta y un masivo compromiso con la elaboración y los desembarcos en el área adversaria.
En ese contexto el juvenil Martínez dejó a la pelota chiquita así y jugó como para honrar la presencia de Jorge Sampaoli en El Cilindro de Avellaneda.
Dentro del área el muchacho se mueve como si tuviera 200 partidos oficiales y con la pelota en los pies es capaz de desatar un tsunami en un vaso de agua, como en la primera de sus tres anotaciones: control, recorte y latigazo zurdo al palo más lejano a Marcos Díaz.
Con su contundente victoria Racing se alejó del pelotón del fondo y se acercó al pelotón que va en pos de un cupo internacional, mientras que Huracán cumplió uno de sus papeles más pobres desde la asunción de Gustavo Alfaro.


También River había conseguido algo de oxígeno en una noche, la del sábado, que amén de la referencia estadística del debut de Franco Armani (que sacó las dos que debía sacar) será recordada por doquier a guisa de la fabulosa demostración de Scocco, que primero clavó un tiro libre de Brasileirao y al rato consumó una hermosa apilada de Play Station.
Lo de Lucas Pratto, en cambio, lejos estuvo de ser rutilante: el delantero comprado en una montaña de billetes dispuso de tres ocasiones claras ante un Olimpo entregado y no aprovechó ni una.
En tren de aprovechar Independiente llegó a la hora señalada y embolsó tres puntos en el legendario Cementerio de los Elefantes de Colón, un Colón en caída libre con cuatro derrotas en serie y más de seis horas sin hacer un gol.
Boca al margen, perfilado a dispararse y terminar jugando un torneo propio, hay ocho equipos separados por cinco puntos: San Lorenzo (28), Unión, Independiente (25), Talleres, Huracán, Belgrano (24), Argentinos Juniors y Estudiantes (23).
Los platenses consumaron su mejor rendimiento desde que son dirigidos por Lucas Bernardi y no tuvieron piedad con uno de los Newell’s más flojos de que se tenga memoria, en una jornada que ofreció el condimento emocional de la presencia de Alejandro Sabella después de mucho tiempo sin apariciones públicas.


El ex director técnico de la Selección Nacional libra una intensa lucha con una enfermedad que entre otros perjuicios lo alejó del fútbol profesional.
En otros partidos de la fecha 14 de la Superliga ganaron Central y Argentinos Juniors, los rosarinos 1-0 a Unión gracias a un tanto del defensor Fernando Tobio y los de La Paternal por 2-1 versus Defensa y Justicia, incluido un gol de Lucas Barrios, que regresó al club tras 14 temporadas en geografías variopintas y asimismo en su condición de paraguayo nacionalizado jugó el Mundial de Sudáfrica 2010.
También hubo cuatro descoloridos 0-0, los de Arsenal de Sarandí/Gimnasia, Belgrano/Lanús, Patronato/Godoy Cruz y Banfield/Atlético Tucumán, aunque los de Julio César Falcioni disponen del atenuante de que se presentaron con una formación alternativa, puesto que enfrentarán a Independiente del Valle, en Ecuador, por la fase 2 de la Libertadores.

COMENTARIOS