FÚTBOL

Ricardo Enrique "El Japonés" Estropio

Inolvidable arquero de Independiente de Junín , campeón en 1980. Además jugó en Mariano Moreno y otros clubes.

Nací en Germania, partido de General Pinto, el 4 de marzo de 1958. A los cuatro años me vine a Junín. Me radiqué en la zona de la escuela Centenario, donde cursé mis estudios primarios.

Tenía una canchita de fútbol donde jugábamos en los recreos.

A los 9 años inauguró el Canal 2 de Junín y realizaron un campeonato de futbol reducido. Integré el equipo de La Malocha, salimos campeones y tuve la valla menos vencida. Todavía conservo los premios de ese campeonato, entre ellos un reloj. Se jugó con una pelota de plástico, de esas que tenían los pibes cuando iban a la Laguna de Gómez, y Chemile fue el referí.

Ya a los 10 años comenzamos a ir con los chicos al club River Plate. Iba Tatato Moccagatta, Almirón, Sosa, Pozo.

Tenía un tío que trabajaba en el ferrocarril, conocido del Negro Castro. Entonces le comentó y un día el Negro me vino a ver.

No me dejó ni pensar. Me fichó en Independiente. Hice todas las inferiores hasta los 25 que dejé de jugar. Estaba Pelusa Stefanoni, Chicharrón, el Pelado Rabadán, Santillán, Luis Sospicio, Tito Parisi.

A los 17 debuté en primera. Salimos campeones en 1980, le ganamos a River en la final. Fue en la cancha de Sarmiento. La Loba venía invicto y nosotros habíamos perdido uno. En el primer encuentro ganamos uno a cero y quedamos iguales. Vamos al segundo y empatamos 1 a 1. Y en el tercero le ganamos tres a uno. Jugaban el Beto Cuadrado –que era de Leandro N. Alem- Chicharrón, el Pelado Rabadán, Luis Santillán, Tito Parisi, el Bocha Iturbide, el Negro Reyes Escobar.

A los 18 años me fui a probar a River Plate de Capital Federal. Fuimos a practicar al bajo Belgrano porque estaban haciendo la cancha para el Mundial. Estaban: Fillol, JJ lopez, Merlo, Alonso, Landaburu, yo estaba como chico con zapatos nuevos, si eran todos mis ídolos. Estuve quince días, tenía que volver, pero no fui más.

Después me fui a jugar a la Liga de Arenales, con el Bocha Catena y Carlitos Maltisotto. Estaba Frezzotti de técnico. Fuimos campeones con Belgrano de Arenales.

Volví y me fui a jugar un año a Mariano Moreno, con Ángel Kenan, el Turco Mecherques, por el ´81-´82.

En Moreno pagaban bien, pero volví a Independiente que no había un mango y ya estaba trabajando en el Banco, entonces privilegié el trabajo.

Pero tengo una anécdota. A los dos años vino un día Polo Cárdenas al Banco y me dijo que había quedado libre, que Independiente hacía dos años que no me denunciaba. Me llevó a la Liga y me mostró la carpeta de Independiente. No lo podía creer.

Entonces habló River Plate y me entusiasmé. Cuando piden el pase libre, aparece misteriosamente mi nombre en el último renglón de la lista que yo había visto con mis propios ojos que no figuraba. No lo podía creer. Creo que estaba Castro de presidente, muy ligado a Independiente.

Me enojé y no quise volver más a las canchas. Tenía 24 años.

Reducidos jugué un montón en los clubes Alumni, Defensa con el Loco Agesta, Rivadavia, salíamos campeones en todos lados porque el equipo lo armaba el Negro Castro que tenía un ojo clínico infalible.

Hoy no salen tantos jugadores porque cambió todo. La tecnología es muy buena, pero mucha computadora es malo. Lo veo con mis nietos que están todo el día jugando. Antes, en la edad nuestra era todo campito. En cualquier barrio estaba lleno de chicos. Salías de la escuela y querías jugar al fútbol. Yo comía a las 12 y a las 2 de la tarde estaba en el campito jugando hasta las 10 de la noche que mi abuela se cansaba de llamarme. Los sábados jugábamos diez partidos por día, gana sigue y así siempre. Ahora los profesionales juegan dos partidos a la semana y ya se desgarran. Ahora los chicos como lo menos malo andan con una cerveza en la mano, si no la droga que está haciendo desastres en todos lados.

Y agradezcamos que todavía queda gente como el Keto Barco que tiene escuelita, le dan la leche a los chicos, los sacan de la calle, que eso es lo mejor.

Antes en la cancha había respeto, ahora están los padres que le gritan a los chicos “pegale, bajalo”, están todos locos. Se perdieron los valores. Así estamos.

¿Maradona o Messi? Dos tiempos distintos. Lo vi jugar a Maradona, un monstruo. A Messi lo veo un poco más blandito, pero es un genio. Pero para mí, como la selección del ´78, no vi ningún equipo.

COMENTARIOS