Hugo Osvaldo “La Guapa” Cortés
FÚTBOL

Hugo Osvaldo “La Guapa” Cortés

Logró el primer título oficial de Sarmiento en AFA, con el ascenso a la B en 1977.

Nací en Barracas, Capital Federal, en 1953. Viví muchos años en San Isidro hasta que empecé el secundario y mis viejos se volvieron a Barracas.

Siempre jugué al fútbol. Me ficharon en Atlanta porque iba con un amigo a Villa Crespo. Lo acompañé, me quedé varias prácticas y me convencieron en ficharme. Estuve hasta casi la tercera.

Desistí de jugar un año y pico, luego ese amigo mío se fue a Platense y me llevó para que lo acompañara. Siempre falta uno para jugar y un día completé el plantel. Me quedé porque había un grupo de chicos en la cuarta división espectacular, hicimos mucha amistad. Con 19 años recién cumplidos debuté en la primera, en la “B” en 1973. Estuve hasta 1976 que tuve la fortuna de salir campeón y ascender a la “A”. Jugué el Nacional donde tuve la suerte de recorrer casi todo el país.

Luego vino un técnico que no me tuvo en cuenta y me vine a Junín. Fue por intermedio de una persona conocida de Bs. As. que precisamente conocía en Junín a Aldo Carpignano, que en esa época era dueño de boliches y andaba mucho con jugadores. De hecho había llevado a Avilés a México.

Hice una práctica, luego un contrato con Sarmiento. Fue una movida importante de muchachos que vinieron al Verde porque había descendido el año anterior y estaba en la C. Había hecho un campañón en 1975, pero en el ´76 sufrió un éxodo de jugadores que lo dejaron mal parado.

Para mí, pasar de la A a la C fue un cambio importantísimo, pero me trataron muy bien. Hicimos un grupo de amigos fabulosos. Éramos como siete viviendo en la cancha, que no era lo que es hoy. La humedad era impresionante, los baños precarios, etc. Nos hicimos casi como hermanos.

Aparte los muchachos que eran de Junín nos adoptaron como hermanos. Conocimos gente, lugares, la idiosincrasia del pueblo. La mayoría quedamos atrapados con eso. Con la suerte de que hicimos una campaña extraordinaria y ascendimos a la B. Fue el primer título que obtuvo Sarmiento en su historia. Había tenido muchos ascensos por distintos motivos, que subían dos, o tres, o reducidos. Pero campeón profesional fue el primer año con record de goles para el futbol Argentino con 111 y yo hice el único y último de ellos.

En noviembre se cumplen 40 años del primer título oficial del Club Atlético Sarmiento, logrado con el ascenso de 1977.

Me quedé un par de años acá. En 1980 habíamos quedado un montón libres. El recordado Héctor Silva –un tipo muy capaz, trabajador – fue contratado como técnico en Luján. Un millonario del pueblo quiso hacer un movida. Era el presidente del club.

Silva hizo un plantel mezclando jugadores, un 80% juninenses, juntando los del´75 y del ´77. Duramos muy poco. El presidente del club, director de la financiera Promosud, repartió guita hasta que duró y un día se terminó. Se mandó una estafa, se fugó del país y quedamos todos en banda.

Como era mitad de año nos quedamos sin club. Muchos vinimos a Junín. Me fui a Argentino de Lincoln porque no se podía agarrar clubes de AFA.

A fin de año me fui a Huracán de Parque Patricios. Duré poco porque cambiaron el técnico y rajaron un montón. Yo no tenía contrato firmado.

Me vine otra vez
Obviamente había que laburar. Tenía 31, el fútbol nunca me dejó dinero y en esa época jugar en el ascenso no era para salvarse.

La cantera de jugadores se perdió por la falta de campitos. Recuerdo de mi infancia tener tres o cuatro lugares para ir a jugar al fútbol, venían amigos de un lado, de otro había canchitas armadas con dos palitos en los arcos. Es más en la escuela primaria se jugaba al fútbol. Fui a un colegio de curas que le daba mucha bola al deporte. Tenía un complejo muy importante donde se hacían torneos relámpago eran todos potreros. Ahí iban a buscar jugadores. Un día vinieron a buscar a un primo mío de Boca Jrs. No prosperó pero estuvo. Rescatado de un potrero.

Ahora hay muchas escuelas de fútbol, que está bien, pero creo que son más de contención de los chicos. No es lo mismo, no tienen la picardía del potrero, que es la esencia básica del fútbol.

¿Maradona o Messi? Los dos, grandísimos jugadores, cada uno en su época. Lo que no tuvo uno, lo tiene el otro. Tuve la suerte de ver jugar a Pelé, un grandísimo jugador en otros tiempos. Pero creo más en Maradona y Messi, son mejores.

COMENTARIOS