Omar Néstor “El Hueso” Cóppola
FÚTBOL

Omar Néstor “El Hueso” Cóppola

Fue jugador de básquet y fútbol. También hizo bochas, fue árbitro de fútbol y muchos años presidente del Colegio de Árbitros de la Liga Deportiva del Oeste.

Nací  en el barrio de Villa Belgrano, enfrente del club Rivadavia, en el año 1937. Luego mis viejos compraron en Siria 138, siempre en la misma barriada. Y mi hija se fue a vivir a esa casa ahora.

Fui a la escuela 16 que quedaba a la vuelta de mi casa. Luego a la escuela de aprendizaje que estaba en calle Rivadavia.

Me hicieron entrar a trabajar al  Ferrocarril General San Martín, allá por 1961 y hasta que me jubilé en 1991 estuve allí.

Me pusieron de sobrenombre Hueso porque cuando jugaba al fútbol en Rivadavia era muy flaquito.

A media cuadra de casa había un campito que luego fueron casas, las de Carlos Albino y Carlos Matilla. Ahí jugábamos a cada rato al fútbol con los pibes del barrio.

Debuté en primera a los dieciséis años. Reemplacé en un partido a Juan Corrao. Antes no había suplentes y yo venía de jugar en la reserva.

Estando como técnico Delfor Ayué ganamos el “Campeonato Lucero”. Teníamos un equipazo. Jugué con Hugo Cirillo –un crack- ,  el Chacho Villafañe, Hugo Salazar, Osvaldo Nievas, Mario Rizzi, Henrique Ferillo, Juan Salamone, Hugo Ochoa,  Tito Varela, Carmelino, Rusiñol y Lizazo. José Ramos era el presidente de Rivadavia y el vice Aroldo Granados.

Pero había otros jugadorazos como Taqueta Barrionuevo, el Gallego Varela, Félix Tobalina, Lito Cirilo que con el tiempo lo compró Sarmiento y fue uno de los mejores Full Back que vi en mi historia de vida. Jugué en Rivadavia hasta los ´60 y luego me fui al Singlar de Ascensión. Acá fue cuando me lesioné un tobillo y dejé de jugar.

Ojo que practiqué varios deportes en forma simultánea. También jugué al básquetbol en el Club San Martín y en el Rivadavia. Estaban Pedro Anad, el Negro Mazzutti, Hugo Ochoa, Adolfo De Rorre, también el Chacho Villafañe. Ojo que enfrenté a Taqueta Barrionuevo, que jugaba al básquet con Ciclista Juninense. Antes los chiquitos podíamos jugar al básquet, hoy si no medís arriba de 1.80 mts. estás en el horno.

Además hice bochas y ganamos un campeonato con el Gaucho Ferrari y Chiraolo. Acá debo decir que para mí uno de los mejores fue Juan Gralato, a quien apodaban “El pibe de oro”. Si lo llamaron a jugar hasta de la República Oriental del Uruguay. Ojo que hubo otros muy buenos como Ubaldo Perelli, el Gringo Sacco  y Rebelde Giménez.

Ya para 1968 comencé a dirigir. Estaba con Polo Cárdenas y Jorge Cieri por espacio de diez años, dirigiendo en Junín y toda la zona. Luego fui diez años presidente del Colegio de Árbitros, acompañado por Mandalari y Domench. Antiguamente había una sola agrupación de árbitros y estaba en nuestra ciudad. Pero con el tiempo se fue expandiendo a distintas ciudades. En realidad nosotros fundamos el Colegio de Árbitros en La Liga Deportiva del Oeste.

Tengo anécdotas del referato. Un domingo dirigí en Las Mercedes. Un amigo de toda la vida, el Pulga Sosa, era delegado y también Jefe en las Oficinas del Ferrocarril San Martín.  Hincha venenoso de Rivadavia. Esa tarde jugaba Origone de Agustín Roca contra Santa Rosa de Las Mercedes.  Si Origone ganaba o empataba, era el campeón. Si perdía, Santa Rosa era el campeón. Los jueces de línea eran Mosca y Chierichetti., no se me borra más de la cabeza. El partido terminaba cero a cero y todo Roca festejando. Por fanfarrón adicioné tres minutos.

 No va que un jugador de Origone se cae al área y toca la pelota con la mano. No tuve otra salida que cobrar el penal. Salí de la cancha a las siete y  media de la tarde. Me querían matar.

 El fútbol cambió muchísimo. Ahora son atletas. Los once corren y corren. Yo fui wing y después centrofóbal, pero nunca bajaba. Ahora cualquiera juega en cualquier lugar de la cancha. No hay fútbol, se traba mucho, chocan y te pegan. Los jugadores viven lesionados. Antes no ocurría esto.

¿Maradona o Messi? Me quedo con Messi.

COMENTARIOS