Christian Alemán ya se ganó el corazón del Mundo Pincha

Christian Alemán ya se ganó el corazón del Mundo Pincha

Toda la frescura de su juego rompió el molde en un partido donde la inspiración no fue una moneda corriente

Cuando terminó el primer tiempo en el Estadio Ciudad de La Plata, y Arsenal ganaba 1 a 0, hubo una coincidencia unánime en que el jugador que tenía que ingresar para mejorar la imagen de Estudiantes en el segundo tiempo era el ecuatoriano que había sorprendido cuando entró en Asunción, contra Nacional de Paraguay, y a punto estuvo de evitar la derrota por la Copa Sudamericana.

Tan obvia resultaba esa movida, que Christian Fernando Alemán Alegría, tal su identidad completa, entró a jugar el segundo tiempo, y aunque su posición, recostado por derecha, apretado contra la raya, pareció limitarlo, terminó siendo la llave con la cual el Pincha terminó abriendo un partido que pareció estar en manos del conjunto de Sarandí.

Pocos minutos le alcanzaron entonces al volante con alma de delantero que a los 21 años, y un pasado que en Ecuador lo mostró con las camisetas de Emelec, Técnico Universitario, Manta, Deportivo Quito y Barcelona, para ganarse el reconocimiento de los seguidores del conjunto albirrojo, que seguro lo imaginan titular en el partido que viene.

Los aplausos lejos estuvieron de encandilar a Christian Alemán, quien al realizar un balance tras la apretada victoria de su nuevo equipo ni siquiera se mostró conforme por el nivel de juego alcanzado en lo personal. “Quedé muy contento, claro. Básicamente por lo que tiene que ver con el grupo, que al final encontró la manera de levantar un partido muy difícil... En lo personal, creo que estuve algo impreciso, tengo que mejorar en ese aspecto”, explicó el jugador más valioso de Estudiantes en la primera fecha de la Superliga.

Respecto de ese punto sobre el que trabajará, el ecuatoriano fundamentó su comentario en la necesidad de tener una mayor precisión porque “todos sabemos que el fútbol argentino es muy rápido, y reclama jugar al límite en todo sentido”.

La esperanza del fútbol ecuatoriano, que llegó en silencio a Estudiantes, pero que ya empezó a hacer ruido, consideró que “ahora hay que dar vuelta rápidamente la página y empezar a pensar en el próximo partido que tenemos por delante”, el cual será contra Defensa y Justicia.

En un repaso de lo que es su actualidad en el fútbol de la Argentina, y lo que representa su adaptación al nuevo medio, Alemán confesó que “en todos los entrenamientos mis compañeros meten fuerte y eso me ayuda a mí, porque se trabaja de la misma manera que se juegan los partidos, así que a medida que pasen los días, me sentiré cada vez más adaptado a este país”.

Al margen de las referida debilidades expuestas por el Pincha, en todas las líneas, y de su aporte para la recuperación que en el tramo final desembocó en triunfo, el ecuatoriano resumió que “después de ganar, uno tiene la alegría de seguir trabajando y luchando fuerte para continuar evolucionando”.

COMENTARIOS