En el saludo final, los jugadores del Verde y la gente dijeron hasta pronto.
En el saludo final, los jugadores del Verde y la gente dijeron hasta pronto.
FÚTBOL DE PRIMERA

Me verás volver

Sarmiento perdió ayer frente a Patronato de Paraná, por 3 a 1, en el partido que marcó un emotivo cierre. Fue el último encuentro que el Verde jugó de local en el torneo de Primera División. A pesar de la derrota, la gente despidió al equipo con una gran ovación.

Sarmiento perdió anoche el último partido que jugó de local en el torneo de Primera División del fútbol argentino. Fue por 3 a 1, en el Estadio "Eva Perón", con un flojo rendimiento del equipo que dirige el entrenador Fernando "Teté" Quiroz. A pesar de la derrota, los simpatizantes del Verde despidieron a los jugadores con una gran ovación y expresando un enorme deseo de volver.
El encuentro tuvo varios condimentos especiales. Entre ellos, con su victoria, Patronato de Paraná mantuvo la categoría de primera. El arquero Sebastián Bértoli, de tiro penal, y los volantes Damián Arce y Nicolás Bertocchi anotaron los goles del conjunto conducido por Rubén Forestello; mientras que el defensor Francisco Dutari lo hizo para el local.
Está claro que en el equipo de Quiroz el ánimo no estaba bien. Desde que se conoció el descenso del Verde, el rendimiento de los futbolistas viene en picada. En los últimos dos partidos, Sarmiento recibió ocho goles (cinco contra Vélez y tres ayer) y el funcionamiento colectivo ha sido más que pobre.
Para el choque frente a Patronato, Quiroz volvió a insistir con lo mismo. Cuatro defensores, cinco volantes y un sólo delantero (4-4-1-1). Y el DT y su esquema volvieron a tener un resultado malo.
Poner el foco en cuestiones tácticas cuando el equipo ya está descendido, quizás, no sea lo más oportuno. Pero en el partido de ayer, como tantos otros que el Verde jugó de local, cuesta encontrar los motivos por los que Quiroz decide replegar el equipo tan atrás, sumando muchos volantes y provocando un escaso peso ofensivo.
Lo cierto es que frente a Patronato, Sarmiento volvió a cometer viejos errores. En los primeros minutos de juego se mostraron indicios de que el partido sería duro. En esos instantes iniciales, al Verde le costó mucho recuperar el balón.
Si bien la visita no generaba peligro, el equipo de Forestello mostró una mayor solidez en sus líneas. Manejó mejor el balón en la zona media y la movilidad de los delanteros Fernando Telechea y Matías Quiroga fueron claves para generar espacios.
Justo cuando el partido se estaba armando, a los 11, un córner de Patronato quedó boyando en el área y la pelota pegó en la mano de Pieretto para que el árbitro cobrara penal. El arquero Sebastián Bértoli se hizo cargo del remate y desde los doce pasos marcó el 1 a 0 inicial.
El gol de Patronato no sería el único dolor de cabeza para Quiroz porque, a los 12, Nicolás Lamolina expulsó a Spinaci por una patada a Alejandro Gagliardi, que más tarde, en la repetición por la tele, se pudo ver que no había sido para tanto. No obstante, el juez compró la exageración del volante de Patronato y echó al 5 del Verde.
La expulsión de Spinaci no cambió mucho el juego de Sarmiento. Busse quedó como único cinco, con Scifo por derecha, Rinaldi por izquierda y Gervasio Núñez un poco más suelto. Así, con esa disposición, en una jugada parada el local encontró el empate.
A los 29, a Brian Fernández le comenten falta y Núñez metió un buen centro que "Pancho" Dutari alcanzó a cabecear para poner el 1 a 1 con el que finalizaría la primera etapa.

En la segunda parte Patronato fue más ordenado y ganó bien
En el segundo tiempo la visita mantuvo el orden y esa cualidad fue el principal acierto en el equipo de Forestello. Damián Lemos se plantó bien de 5 y Nicolás Bertocchi se adelantó siempre con la intención de crear juego. Eso funcionó, se mantuvo y tuvo sus premios.
A los 10 del complemento Damián Arce puso el 2 a 1 y, a los 17, el "Flaco" Bertocchi clavó un golazo desde unos 40 metros para poner el 3 a 1 final.
En el conjunto de nuestra ciudad el sacrificio de los jugadores fue emotivo. Cuando las cosas no salieron, los pibes y los de mayor experiencia corrieron, metieron y dejaron todo para intentar achicar las diferencias. Pero no se pudo.
Quizás no se pudo porque el hombre de menos terminó pesando. O porque en el mejor momento del segundo tiempo, cuando Núñez, Rinaldi y Brian Fernández se estaba entendiendo bien, Quiroz metió mano en el equipo y lo rompió.
Lo cierto es que el 3 a 1 pareció ser justo. Patronato mantuvo la calma, el orden y tuvo eficacia; mientras que Sarmiento fue todo lo contrario.
En definitiva, con este resultado, el "Patrón" (1.177 de promedio) logró el objetivo de quedarse en la máxima división por segunda temporada consecutiva y llegó a 33 puntos, al tiempo que Sarmiento quedó en solamente 25 unidades y jugará desde el segundo semestre en la Primera B Nacional.
El párrafo aparte fue la despedida. La derrota no importó en absoluto. Tras el pitazo final, los jugadores se reunieron en la mitad de la cancha y la gente dejó su mensaje con un grito alentador: "Vamos a volver, a volver, a volver, vamos a volver". Así se cerró el telón de una noche distinta, en la que el equipo y sus hinchas, juntos, se despidieron de primera.

COMENTARIOS