None
FÚTBOL DE PRIMERA

Con un solo disparo, Sarmiento fue mucho más que un Arsenal

El equipo de Schürrer arrancó de la mejor forma el torneo de Primera División del fútbol argentino. Jugó un gran primer tiempo, en donde Leandro Díaz, de penal, marcó el único gol del partido. Maxi Fornari, Francisco Dutari y Julio Chiarini fueron figuras.

Sarmiento le ganó 1-0 a Arsenal de Sarandí y comenzó con el pie derecho el torneo de primera división del fútbol argentino. El equipo de Gabriel Schürrer jugó un gran primer tiempo, en donde Leandro Díaz, a los diez minutos y de penal, marcó el único tanto del encuentro. En el complemento, el Verde lo aguantó bien y de contra tuvo varias situaciones para ampliar la diferencia.
En los papeles, previo al inicio del partido, Arsenal se presentaba como un equipo complicado. Por eso el Verde tomó las precauciones y la primera gran ventaja la sacó ahí, en la concentración, en la actitud con la que los jugadores comenzaron el partido.
Quizás el despegue en el juego colectivo que tuvo Sarmiento se gestó en la mitad de la cancha. Esa zona fue central para el equipo de Schürrer. El doble cinco entre Walter Busse y Hamilton Pereira encontró una tercera pata perfecta con la presencia de Rodrigo Depetris haciendo como un enganche mentiroso. Ese triangulo obstaculizó el juego del rival, se adueñó de la pelota y abrió rápido para los costados.
En los primeros minutos, la visita hizo circular bien el balón pero sólo en el fondo. Por momentos, los marcadores centrales Marcos Curado y Jonathan Botinelli tuvieron la pelota pero al momento de atravesar la zona media los volantes del Verde fueron implacables en la presión y recuperación.
De esta manera, con mucha seguridad en el fondo y gran despliegue en el medio, Sarmiento superó ampliamente a su rival y fue creciendo en el juego hasta que a los diez tuvo su recompensa.

La secuencia del gol

Por el lateral izquierdo, bien abierto, Fornari controló el balón y encaró. En pocos metros aceleró como una misil, puso primera, segunda, tercera y cuarta. Con eso le bastó para arrastrar a su marcador, quien no tuvo otra que cometerle falta. Fue adentro del área y por eso el árbitro cobró penal. No hubo discusiones.
Desde los doce pasos, Leandro Diaz tomó carrera y engañó a Fernando Pellegrino. El uno de Arsenal fue para su palo derecho y el 9 del Verde pateó para el otro lado, con la cara interna. Golazo y festejo emotivo. Gritado a los cuatro vientos. Esperado, deseado, trabajado y merecido.
El gol aumentó el desconcierto en el equipo de Rondina. Los del Viaducto no daban dos pases seguidos. Era todo del Verde, que se fue el descanso con esa ventaja.

El segundo tiempo

En el complemento la historia sería otra. El DT de Arsenal rompió con el 4-4-2 para armar un 4-3-3 más ofensivo. Sacó al volante Julio Rodríguez y metió al punta Gonzalo Giménez. El cambio funcionó. La visita creció y emparejó las acciones hasta que a los diez, Claudio Corvalán le metió un tremendo patadón a Di Renzo y por eso vio la roja.
A pesar de tener un hombre de menos, Arsenal parecía más. Exigió en varias a Julio Chiarini, pero el uno de Sarmiento siempre respondió bien. No obstante, la insistencia del equipo de Rondina estaba preocupando a Schürrer. El DT del Verde era puro nervios, se agarraba la cabeza, renegaba, hasta que miró el banco de suplentes y empezó a meter mano en el equipo.
De los 23 hasta 37 minutos metió tres cambios que fueron claves para equilibrar el partido. Kevin Mercado entró por Depetris, Daniel Garro por Fornari y Renzo Spinaci por Di Renzo. Con eso fue suficiente para que Sarmiento vuelva a superar a su rival.
En los últimos diez, el Verde pudo ampliar la diferencia. Diaz lo tuvo de cabeza pero se fue arriba del travesaño. Garro también casi la emboca. Pero no entró. Tampoco importó mucho porque el árbitro pitó fuerte el final partido.
Fue triunfo para el Verde. Los primero tres puntos se quedaron en Junín y por el rendimiento general del equipo el resultado fue justo.
Sarmiento jugó mejor y ganó, dos logros que fueron producto de un gran esfuerzo individual y colectivo. La victoria se festejó y terminó en aplausos, porque el comienzo fue bueno, tan bueno que ilusiona.

Para ver más imágenes del encuentro, Hacer Click Aquí

COMENTARIOS