None
ESCÁNDALO EN LA FIFA

Se entregó Meiszner: pidió prisión domiciliaria y sería extraditado

Se entregó en el Juzgado Federal de Quilmes, donde se tramita su extradición a Estados Unidos en el marco de la controversia mundial por coimas en el fútbol.

José Luis Meiszner, el ex secretario general de la Conmebol, investigado en el marco del escándalo por actos de corrupción en la Federación Internacional del Fútbol Asociado (Fifa), se entregó ayer en el Juzgado Federal de Quilmes que tramita su extradición a los Estados Unidos y solicitó que se le conceda la prisión domiciliaria.
Meiszner, quien cumplirá 70 años en febrero y está acusado de ser parte del escándalo de corrupción que explotó en la Fifa por la comercialización de derechos de televisación de los principales torneos, se presentó en los tribunales junto a sus letrados alrededor de las 8.45 de la mañana.
Omar Daher, su abogado, solicitará al juez federal Luis Armella que su cliente pueda gozar del beneficio de la prisión domiciliaria hasta tanto se defina si será extraditado a Nueva York, donde se tramita la causa principal.
El fiscal Gerardo Pollicita se expidió en contra de la eximición de prisión y del arresto domiciliario, por no ser automático el beneficio, y ahora deberá resolver el pedido el juez Armella.
Meiszner presidió el club “cervecero” durante 29 años (el nuevo estadio, inaugurado en 1995, lleva su nombre) y fue mano derecha de Julio Grondona durante varios años, con lo que se convirtió en un hombre fuerte dentro de la AFA.
El ex pope quilmeño, que el pasado 30 de noviembre presentó su renuncia como secretario de la Conmebol a partir del 4 de diciembre, es el séptimo argentino implicado en el escándalo de la Fifa.
Los empresarios Hugo y Mariano Jinkis cumplen prisión domiciliaria en Argentina, mientras que Alejandro Burzaco tiene arresto domiciliario en los Estados Unidos y se especula que su testimonio habría sido clave para incriminar a Meiszner y a otros dirigentes del fútbol argentino.
También fueron acusados Julio Grondona, que fue vicepresidente de la Fifa durante 26 años y que falleció el 30 de julio de 2014 a los 82 años; Eduardo Deluca, con pedido de extradición de EE.UU., y el empresario José Margulies, prófugo.
El caso de Deluca, también ex secretario de la Conmebol, es especial, ya que tiene 75 años y el beneficio de la prisión domiciliaria le corresponde automáticamente, sumado a que padece un delicado cuadro de salud.
En esta segunda parte de la investigación que lleva adelante la justicia estadounidense, por el pago de sobornos en la venta de derechos de TV, son varios los países sudamericanos involucrados.

COMENTARIOS