Edith Soledad Matthysse (izquierda) y su rival esperan el fallo, que dio ganadora en fallo no unánime a la campeona mundial, la polaca Ewa Brodnicka.
Edith Soledad Matthysse (izquierda) y su rival esperan el fallo, que dio ganadora en fallo no unánime a la campeona mundial, la polaca Ewa Brodnicka.
CAYÓ EN FALLO DIVIDIDO, POR EL TÍTULO MUNDIAL OMB

Soledad Matthysse perdió por puntos ante la invicta polaca Ewa Brodnicka

La ex doble campeona mundial, Edith Soledad Matthysse (de 39 años y ahora con un récord de 16 peleas ganadas (solo una por fuera de combate), once derrotas y un empate, hizo ayer muy buena pelea en Polonia, perdiendo la chance de coronarse nuevamente monarca ecuménica en fallo no unánime.
En la ciudad de Czestochowa, Matthysse perdió ante la invicta local y actual campeona, Ewa Brodnicka, por el título mundial de la Organización Mundial de Boxeo en la categoría pluma que así mantuvo la europea.
Soledad no pudo quedarse con el título pluma de la Organización Mundial de Boxeo (OMB) después de una pelea pareja, en la cual la boxeadora de Trelew (dirigida por su esposo, Mario Narváez) y la polaca fueron a las tarjetas y los jueces vieron ganar a la local en fallo dividido.
Brodnicka retuvo el cetro debido a que dos jueces le dieron el triunfo por 96 a 94 y 97 a 93, mientras que el restante le dio la victoria a Matthysse por 96-95.
Recordemos que en lo previo, todo fue “caliente”, ya que en la ceremonia del pesaje del pasado jueves, el encuentro cara a cara no terminó como se esperaba al bajar de la báscula y las boxeadoras terminaron intercambiando golpes.
Todo empezó cuando posaron frente a frente para las cámaras; pero Brodnicka fue un poco más allá, y se atrevió a darle un beso en la boca a “La Itaka”, hermana de los ex boxeadores Walter “El terrible” y Lucas Martín “La máquina” Matthysse y tía del destacado amateur y a punto se pasar al profesionalismo, Ezequiel Matthysse, hijo de Walter.
Cuando la local todavía sonreía por la "gracia" que acababa de hacer, rápida de manos “Sole” Matthysse (había pesado 58 kilos) le respondió con una cachetada directo a la cara y dejó atónito al público presente.
Brodnicka (dio en la báscula 58,500) cambió la cara en segundo y para no ser menos también despachó una mano. Pero no pasó a mayores y ayer, se sacaron las ganas sobre el cuadrilátero, en una pelea de toma y daca en la cual la polaca hizo valer la localía en todo sentido de la expresión.

COMENTARIOS