CINCO TRIUNFOS CONSECUTIVOS DEL PÚGIL JUNINENSE

Nicolás De León -“Látigo” Coggi, la sociedad que rinde buenos frutos

El ex triple campeón del mundo tiene al boxeador juninense como uno de los preferidos de su equipo y el Team va por más en este año 2019, luego de un gran 2018.

No pasó desapercibida en Junín la presencia del ex triple campeón mundial de boxeo de la categoría welter juniors, Juan Martín “Látigo” Coggi, actualmente entrenador de pugilistas, entre ellos el juninense Nicolás “Titán” de León, quien anteanoche sumó su quinto triunfo en serie desde que lo dirige el ex monarca ecuménico.
Retirado como peleador desde fines de mayo de 1999, cuando perdió por puntos ante el italiano Michele Piccirillo, en batalla por la corona de la categoría welter, Coggi se tomó un tiempo para disfrutar de su familia, de su esposa e hijos, Martín y Yesica.
Se retiró de los rings con una notable campaña profesional (dos empates, solo cinco derrotas y 75 triunfos, 44 por nocaut, índice elocuente de su tremenda pegada), pero el “bichito” del pugilismo volvió a picarle ya en el nuevo siglo y de a poco volvió a los gimnasios.
Lo hizo para tratar de enseñar parte de lo mucho que aprendió en este duro deporte, del que fue un gran referente en nuestro país, uno de los mejores junto a Carlos Monzón, Nicolino Locche, Pascual Pérez, Horacio Acavallo, Santos Laciar, “Uby” Sacco, Gustavo Ballas, Oscar “Ringo” Bonavena, Jorge “Locomotora” Castro y otros.
Nacido en Brandsen (Buenos Aires), donde vive junto a su grupo familiar, “Látigo”, quien de la mano de Santos Zacarías llegó el pináculo del pugilismo mundial, reconoce que “si bien ahora enseño boxeo, la adrenalina la sienten ellos, los que están arriba del ring.”

Cuida a sus pugilistas
Sabedor de los riesgos de la profesión, además de enseñarles el ABC del boxeo, trata de aconsejarlos, de cuidarlos arriba del cuadrilátero y también en los entrenamientos y uno de sus “preferidos” es Nicolás de León.
Se conocieron cuando “Látigo” estuvo trabajando algunos meses para la promotora “Arano Box”, colaborando con Luis “Cuty” Barrera (a quien define “como un gran amigo, quien siempre me apoyó y me dio una mano, acá en Junín”) en los entrenamientos de Lucas Matthysse, lo cual hacía que Coggi pasara sus días entre nuestra ciudad y Brandsen, adonde regresaba los fines de semana, ya que por entonces, “La máquina” Matthysse estaba en su mejor momento profesional.
No extrañó entonces que el joven juninense de actuales 23 años (De León), llegara al gimnasio de Coggi tras un traspié, en una de sus tres derrotas como profesional, sin saber si iba a seguir apostando a este deporte o se retiraba sin pena ni gloria.
Y, de la mano de Coggi, enhebró cuatro victorias seguidas en 2018 y ya empezó bien el 2019 (ganando antes del límite en sólida tarea), por lo que ambos apostaron a seguir trabajando en conjunto, con Ariel Castillo como preparador físico del “Titán”.
Y Juan Martín lo cuida como a un hijo, hasta despertando “celos” –bien entendidos- de Martín Antonio ”El Principito” Coggi, hijo del ex triple campeón, quien siempre le hace chanzas a su padre sobre que “adoptó” a Nicolás como otro hijo y prueba de ello es que cuando debe “aceitar” los trabajos previos a una pelea, De León se radica en la casa del ex triple monarca, donde “Látigo” y su familia lo atienden de maravilla.
Este fin de semana fue a la recíproca, ya que “Látigo”, su esposa y su hija Yésica –organizadora de la velada de anteanoche y titular de la promotora “Látigo Boxing Promotions”- se alojaron en la casa de calle Chacabuco donde vive “Nico” de León con su entorno familiar.
Además de acompañarlo a todos lados, “a sol y sombra”, se vio a “Látigo” y al “Titán” disfrutando como dos adolescentes de un partido de pool que jugaron, a “cara de perro” en un local céntrico, intercambiando “cargadas” sobre las condiciones de cada uno para el juego que los enfrentó, la noche del jueves, previa al combate.
Tras el triunfo en el Club Rivadavia, ambos –junto a Ariel Castillo y colaboradores del equipo-, se mostraron conformes y felices por la buena tarea que desplegó Nicolás sobre el cuadrilátero, respondiendo entre las sogas con creces al público que lo fue a ver en su retorno a los rings de Junín y al Team del “Latigo Boxing” que tanto trabajó para esto y que sin dudas va por más, con el boxeador de Junín como punta de lanza.

COMENTARIOS