BOXEO PROFESIONAL EN RÍO CUARTO

Héctor Andrés Sosa ganó por puntos y extendió su invicto

“La maquinita” juninense superó claramente en batalla a seis asaltos al púgil cordobés Matías Emanuel “El pirata” Iriarte Monserrat.

El juninense Héctor Andrés “La maquinita” Sosa (55 kilos) se impuso claramente por puntos al cordobés Matías Emanuel “El pirata” Iriarte Monserrat (54,300), en una de las peleas de la concurrida velada de boxeo desarrollada en el Club Central Argentino de Río Cuarto.
El de nuestra ciudad, dirigido por Luis Dionisio “Cuty” Barrera aplicó los mejores golpes durante la batalla realizada a seis asaltos, de los cuales Sosa fue superior en los dos primeros, “El pirata” local dominó el tercero y los tres últimos fueron nuevamente favorables al juninense, quien suma ahora cinco triunfos profesionales en otras tantas contiendas que libró, tres de ellas antes de lo pactado, en tanto que el exponente de Córdoba capital quedó con un palmarés rentado de 7 éxitos (2 por nocáut), cinco reveses (dos antes de lo estipulado) y dos empates.
“La maquinita” conmovió por momentos a su rival con golpes precisos y potentes y fue sumando ventaja round por round, hasta ganar claramente por puntos y seguir así con su meteórica y ascendente carrera como pugilista profesional.

Clavero se impuso en una gran pelea
En la pelea de fondo, el cordobés Javier Clavero (60,400) reconquistó el título sudamericano de peso ligero al vencer por puntos en 12 asaltos (fallo unánime) al enjundioso bonaerense Carlos Córdoba (60,600).
La victoria del “Heredero” Clavero, quuien es también titular nacional de los 61,235 kilos, fue justa y se dio en el marco de una batalla memorable, cambiante y dramática que Córdoba dominó claramente en los primeros asaltos gracias a su velocidad de piernas y furibundas combinaciones de golpes.
El desgaste de Córdoba le pasó luego la factura, además del trabajo al cuerpo del cordobés, quien derribó a su oponente en el sexto con una ráfaga de golpes a la zona blanda, de la cual el tresarroyense se paró a duras penas.
El dominio se extendió en el séptimo, donde siempre con su labor al cuerpo, Clavero se volvió a acercar al nocáut, pero el referee Raúl Hidalgo socorrió a Córdoba con una cuenta de pie.
De allí al final, se hizo una pelea de toma y traiga en la cual ambos, cansados pero determinados, se la jugaron hasta el último campanazo. En el asalto doce cada uno de los púgiles recibió un punto de descuento, Clavero por palanquear y Córdoba por escupir deliberadamente el bucal.

COMENTARIOS