Nicolás De León declarado ganador de la pelea ante César Pérez.
Nicolás De León declarado ganador de la pelea ante César Pérez.
BOXEADOR RENTADO JUNINENSE QUE SIGUE EN ALZA

Nicolás De León aspira a poder dar en breve un gran salto profesional

“El Titán” viene de vencer por nocaut a César Pérez, en Brandsen, donde reside su actual técnico, Juan Martín “Látigo” Coggi.

El juninense Nicolás “El Titán” De León (61,200 kilos) obtuvo el pasado fin de semana una victoria por nocaut técnico, en el tercer round, ante César Alejandro Pérez (también 61,200) en la pelea de fondo de la velada realizada en el gimnasio del Club Atlético y Progreso de Coronel Brandsen, en batalla que estaba pactada a seis asaltos.
El boxeador de nuestra ciudad, de 23 años y quien es ahora dirigido por el ex campeón mundial Juan Martín “Látigo” Coggi (el juninense Ariel Castillo está a cargo de la preparación física), tiene ahora una foja rentada de siete triunfos (2 por la vía del sueño) y tres derrotas, y de acuerdo a lo visto e sus últimas batallas, se afianza en este duro deporte.
Entrevistado por “Democracia”, Nicolás dijo sentirse “Muy contento por volver con el triunfo a Junín. Gracias a Dios salió todo como queríamos, porque hice lo que practicamos esa semana con ´Látigo´ Coggi y Ariel Castillo, que era presionar al rival. Ya lo habíamos estudiado mucho y pude conectarlo, se fue a la lona y gané la pelea”.
Consultado seguidamente sobre cómo se había puesto a las órdenes del ex monarca mundial, Juan Martín Coggi, “El Titán” manifestó:
“Lo de irme para allá, a entrenar en Brandsen, se dio cuando fui a hacer una pelea a esa ciudad. Ahí, Coggi me comentó que hicieron una nueva promotora, que encabeza su hija, Yésica Coggi, y me dijo si quería empezar a trabajar con ellos. En el acto dije que sí, conformando el equipo con Ariel Castillo, de Junín, ´Látigo´ Coggi, Yésica, su hija y promotora, y yo”.
En cuanto a los aspectos a los que hace hincapié Coggi, sobre qué corregir, mejorar y qué seguir trabajando aún más, De León, sonriendo, señaló que “Hace hincapié en todo, menos en lo físico, ya que Ariel Castillo hace milagros conmigo. En todo lo demás, tenemos que trabajar un poco, especialmente en la defensa, pero estamos muy bien preparados. Eso, pese a que para practicar se me complica, por mi trabajo en una fábrica de lácteos, donde arranco a las 7 de la mañana, y termino -depende de cómo estemos de tareas-, a las 16, 17, 18 horas. Si se hace muy tarde, me voy derecho al gimnasio y mechamos las tareas. Por ahí me toca hacer físico o ir a correr directamente, o trabajamos lo técnico en el gym, con Castillo, quien es una maza, un crack en su trabajo. La verdad le estoy muy agradecido, y en cuanto a los entrenamientos con Coggi, viajo cada tanto, más que nada cuando tengo pelea cerca. Ahí pido permiso en el trabajo, cambio horas extras por días por trabajar, para poder irme a entrenar a Brandsen y pulir detalles. Juan Martín no tiene muchos boxeadores, no quiere renegar, dice (risas). Sí tiene a sus órdenes a algunos amateurs, que son nuevos, un profesional de Córdoba, otro de La Plata y yo”.

A la hora de analizar su futuro, “Nico” De León consideró:
“No sé qué me deparará el futuro en el ring, pero tengo que tomar una decisión, que no es para nada fácil. Coggi y Castillo quieren que deje el trabajo para poder dedicarme de lleno al boxeo, porque la realidad es que un pugilista profesional debe entrenar en doble o triple turno. Algunos descansan y vuelven a entrenar, viven para eso y yo, con el trabajo, no puedo hacer más que un solo turno. ´Latigo´ dice que Ariel hace milagros conmigo, pero bueno, va a llegar un momento donde los rivales van a ser más exigentes y voy a tener que entrenar más, para estar a la altura de las circunstancias.
Pero si no trabajo es difícil subsistir. Tengo que trabajar o conseguir un buen apoyo, que me ´banque´ para poder hacer mi carrera, pero no está fácil. Ojalá me pase como a muchos boxeadores, que viene un Sindicato y les da todo para que puedan entrenar. Mientras tanto, voy a seguir así, a pie firme. Ya se me van a ir dando las cosas, si Dios quiere”.
Tras destacar que “En la categoría que mejor me siento es en ligero, 61 kilos, no me cuesta darla y me siento muy fuerte”, el púgil juninense confesó que “Tengo dos o tres posibles rivales dando vueltas, a los que me gustaría enfrentar, porque están bien rankeados y si les gano, me ayudaría a dar un buen salto como profesional. También salir del país a pelear me gustaría. Creo que es lo que quiere todo boxeador, pero todavía tengo que hacer unas peleas más, ganar más experiencia. Lo bueno es que Coggi tiene muchos contactos, así que cuando estemos listos, oportunidades no me van a faltar”.
Agregó luego. “Siempre me gustó mucho el estilo de Lucas Matthysse, tuve la suerte de poder entrenar y hasta llegué a guantear con él. Es mi ídolo y siempre -cuando tengo que pelear-, me pongo a mirar vídeos de Lucas, de alguna pelea que haya hecho con un rival similar al mío y me doy manija con eso. Imagino que soy Matthysse, me centro en eso”.
Finalmente, a la hora de los agradecimientos, Nicolás De León enumeró:
“Deseo darle las gracias a mis sponsors, quienes siempre colaboran para que yo pueda viajar a pelear o irme a entrenar. Ellos son YPFAlciati; Suplementos Junín; El Maltés eventos; Lácteos Torreta; Ti Voglio Bene; Lácteos El Calito, Proveeduría Súper Toty y Marcos Casas. También a mi novia, que es la que se aguanta todas mis locuras, especialmente cuando se me acerca una pelea y me empiezo a poner fastidioso; a mis tíos, que son una ´maza´ y donde yo voy a pelear, ellos hacen hasta lo imposible para estar ahí, acompañándome. También agradezco a mis patrones, quienes me dan trabajo y la oportunidad de poder ir a hacer lo que amo, que es boxear”, cerró “El titán” Nicolás De León.

COMENTARIOS