Los mejores exponentes que tiene el pugilismo argentino de cara al futuro
BOXEO PROFESIONAL

Los mejores exponentes que tiene el pugilismo argentino de cara al futuro

Hasta la actualidad, la opaca temporada deportiva 2018 muestra una languidez que será muy difícil de poder revertir para nuestros peleadores.

El boxeo argentino mostró, en lo que va de 2018, una languidez que le resultará difícil revertir. De siete argentinos que pelearon por títulos del mundo, sólo dos lograron ganar y apenas uno conserva la corona: Brian Castaño.
En un informe, el periodista Andrés Mooney, de "A la vera del ring", brinda un panorama actual de nuestros peledores, del que ofrecemos la segunda parte.
El manager y promotor Osvaldo "Negro" Rivero tiene a estas figuras:
Omar Narváez (48 ganadas, 25 antes del límite, tres derrotas y dos empates, con 42 años de edad): En el ocaso de su brillante carrera, quiso ser hombre récord pero, en lugar de batir marcas, dejó al descubierto su deterioro boxístico. Hizo lo imposible por evitar al puertorriqueño Emmanuel Rodríguez y, cuando consiguió una oportunidad titular por otra vía, no arriesgó el pellejo para intentar sorprender al sudafricano Zolani Tete. Aunque no anunció su retiro, su mejor etapa –como campeón mosca y supermosca- ya pasó. Al menos, no parece tener lugar en la categoría gallo en el plano internacional, pues de los ocho boxeadores que participarán en el World Boxing Super Series de esa división, perdió ampliamente contra dos –Nauoya Inoue, que lo aplastó, y Tete, que le ganó los 12 rounds que pelearon- y evitó a otro –“Manny” Rodríguez-. Sólo la OMB lo incluye en su ranking, y en una posición no privilegiada: 12°.
Juan Carlos Reveco (39-4, 19 KO; 34 años): Tras 14 años como boxeador profesional, “el Cotón” pareció haberle dado todo y algo más al boxeo. Fue campeón mundial minimosca y mosca, y ganó en tierras difíciles para los pesos chicos como el suyo: Japón y México; y fue digno en Francia y Estados Unidos. Su larga trayectoria y su constante lucha contra los cortes en sus párpados lo invitan a considerar, en el corto plazo, el adiós definitivo de los rings. En febrero, hizo lo que pudo contra una estrella como el filipino Donnie Nietes, quien lo noqueó en el 7° round. La AMB lo ubica 11° en su ranking mosca.
Gustavo Lemos (17-0, 8 KO; 22 años): De las últimas apariciones del pugilismo nacional, es de los que más llaman la atención. Es que el bonaerense le agregó, a su boxeo estructurado, firmeza en los envíos, y así logró hilvanar cuatro nocauts consecutivos. Tras militar en la división superligero, bajó a la categoría inmediatamente inferior, ligero, y capturó el título latino FIB al vapulear al santafesino Miguel Acosta. Por su juventud y el escaso de grado de oposición, es todavía un buen valor de la competencia local.
Agustín Gauto (8-0, 4 KO; 20 años): Su corta edad no permite hacer un diagnóstico certero. No obstante, el bonaerense muestra atributos interesantes: posee buena línea técnica, tiene frescura para boxear y camina bien el ring. Aún debe rendir varias cuentas –y le queda mucho tiempo para hacerlo- si pretende ser apuntado como figura en construcción: abandonar las lagunas en que suele caer y demostrar que es capaz de absorber castigo. El pibe de Lanús es el actual campeón sudamericano mosca.
Marcelo “Pitu” Cáceres (12-2, 7 KO; 23 años): El campeón sudcontinental mediano es un boxeador fuerte, de manos picantes, pero que aguanta mucho menos de lo que lanza: lo derribaron el tucumano Cristian Ríos, el misionero Guillermo Andino y José Carlos Paz, quien incluso lo noqueó en cinco vueltas. Sus últimas 10 victorias consecutivas y su juventud podrían invitarlo a soñar con un futuro próspero, aunque su pobre grado de asimilación al castigo parece dejarlo afuera del gran negocio. Hizo sus primeras seis peleas bajo las normas de una entidad no reconocida internacionalmente y paralela a la Federación Argentina de Boxeo (FAB).

Los mejores de Mario Margossian
El promotor y manager Mario Margossian tiene estos destacados exponentes:
Luis Verón (12-4, 5 KO, récord que incluye las cuatro derrotas que padeció en la World Series of Boxing de AIBA y que excluye las tres peleas bajo una entidad paralela a la FAB; 26 años): Rico en reflejos y dueño de una técnica depurada, el campeón latino OMB wélter asoma como un boxeador en ascenso que, por el momento, no deslumbra. Aunque su victoria más relevante haya sido frente al bonaerense Gabriel Ledesma, la OMB lo premió con la 7ma posición en el ranking wélter.
Marcelo Cóceres (23-0-1, 13 KO; 27 años): Su poca plasticidad y sus escasos recursos defensivos hacen que su potencia no alcance para ilusionarse con el éxito internacional. Es fuerte, alto, tiene buen alcance de brazos y ostenta el título latino CMB mediano, pero está muy lejos del nivel de los mejores de la división en el mundo.
Adrián Verón (21-3, 13 KO; 29 años): “El Chucky” posee buen récord y una escuela boxística depurada. No obstante, las dos derrotas que padeció en los últimos cuatro meses –KO6° y KO1° vs. Miguel Barrionuevo- evidenciaron una pobreza en su capacidad para tolerar golpes que lo marginan del boxeo de elite.
Por su parte, Sergio Rodríguez cuenta en su plantel con Fernando Martínez (14-7, 4 KO, récord que contempla sus siete victorias y cinco derrotas en WSB, y sus tres triunfos y dos reveses en APB; 27 años): “El Pumita” es un boxeador veloz, explosivo y con muchísima experiencia como púgil aficionado. Su participación en Río 2016 y sus fundamentos técnicos sustentan su esperanza de llegar lejos. Es el actual campeón argentino supermosca.
Además, aparecen los tres jóvenes kirguís (de Kirguistán, Asia), quienes el año pasado se radicaron en el barrio porteño de Almagro: Shokhrukh Abdiev (5-0, 3 KO), Mukhammadyusuf Nematov (4-1, 1 KO) y Mukhammad Kuldashov (3-1-1). Aunque ninguno llegó todavía superó las cinco peleas rentadas, se destacan Abdiev, por potencia, y Nematov, por condiciones técnicas.

Fuera del circuito tradicional de los promotores
Además, fuera del circuito tradicional de promotores, la Argentina tiene estos buenos proyectos boxísticos:
Jeremías Ponce (18-0, 12 KO; 22 años): El bonaerense es la última gran aparición del boxeo argentino. Entrenado y conducido por Alberto Zacarías, el actual campeón nacional superligero viene de tres nocauts –ante su comprovinciano Brian Chaves, el italiano Franceso Lomasto y el santafesino Damián Yapur- que por el escenario, el nivel de los oponentes y el modo en que logró las definiciones, lo posicionan como uno de los más sólidos proyectos del pugilismo vernáculo. Pega, es frío para definir y tiene recursos técnicos.
Alberto Melián (15-3, 2 KO, récord que incluye sus 8 victorias y 1 una derrota en la WSB, y sus 4 triunfos y 2 reveses en la APB; 28 años): Su larga trayectoria como aficionado y compitiendo en las ligas pagas de AIBA potenciaron su ansiedad, arriba y abajo del ring. Quiso, de la noche a la mañana, modificar su estilo olímpico de combate, e intentó, en un abrir y cerrar de ojos, ganar terreno en el boxeo profesional. Combatiendo con la guardia baja, desnudó serias falencias defensivas que, entre otras consecuencias, lo llevaron a la lona contra su comprovinciano Julián Aristule. Por razones insólitas –que él mismo intentó, sin suerte, explicar-, rechazó entrenarse en Estados Unidos, como le propuso su exmanager Sampson Lewkowicz, y eligió nuevo entrenador –Pedro Santiago Neme- en una tierra que al boxeo le resulta desconocida: Eslovenia, donde aseguró que hará su debut en menos de dos meses. Está 9° en el ranking supergallo AMB.
Alberto Palmetta (11-5, 3 KO, récord que incluye sus 4 victorias y 4 derrotas en la WSB; 28 años): Después de un largo recorrido como boxeador amateur -con una participación en Río 2016 incluida-, se metió de lleno a un profesionalismo que todavía no le sonrío como esperaba. El nocaut que el puntano Gonzalo Coria le propinó el año pasado, puso en jaque su presente y su futuro. Su apego al gimnasio será el mayor aliado para recuperar, de la mano del cubano Pedro Díaz –quien lo entrena en Miami-, la frescura que mostraba en sus primeros pasos en este deporte.
Lucas Fernández (12-1-1, 9 KO; 26 años): Sorprendió a todos cuando, en su debut fuera de casa y después de haber visitado la lona en la vuelta inicial, noqueó en el 9° y dejó sin invicto al estadounidense Joshua Franco, boxeador de Golden Boy Promotions. Radicado en Juana Díaz, un municipio de la región sur de Puerto Rico, es manejado por la empresa boricua Universal Promotions. Guapo, disciplinado y con pegada respetable, el pupilo de Arnaldo Galarza podría tener una oportunidad internacional grande.
Gonzalo Coria (12-2, 5 KO; 21 años): El puntano radicado en Córdoba es un boxeador elegante, que camina bien el ring y lanza golpes con rigurosos fundamentos técnicos. Se metió en boca de todos cuando noqueó a Palmetta, y tuvo una dignísima actuación frente al ruso Artur Akavov, ante quien perdió dando ventajas de peso: siendo un superwélter natural, combatió en mediano. El pupilo de Juan Carlos del Grecco deberá dejar atrás los largos periodos de pelea en que no tira golpes y afinar su defensa, pues recibe manos que podría evitar con facilidad.

COMENTARIOS