None
TORNEO FEDERAL

Independiente fue más que San Martín

Le ganó por la sexta fecha del campeonato en el “Duggan Martignoni” 75-63.

Independiente recuperó la sonrisa en el Torneo Federal de Básquetbol al doblegar anoche a San Martín de Junín por 75-63 en cotejo válido por la sexta fecha de la Conferencia Capital Bonaerense, disputado en el polideportivo Duggan Martignoni, escenario donde su dueño se ha vuelto inexpugnable en los últimos tiempos.
Marchó todo sin mayores sobresaltos para el rojinegro, ante un adversario inferior en los papeles, que chocó contras sus limitaciones en un partido en el que debió luchar siempre desde atrás.
Lejos de brillar, Independiente no dejó dudas para llevarse su tercer triunfo de la campaña y, en parte, lavar la imagen dejada en la categórica derrota sufrida siete días antes en Buenos Aires frente a Villa Mitre.
Finalmente, los tandilenses pudieron tener a Alejandro Arca, quien se mostró en plenitud, erigiéndose en uno de los puntos individuales de mayor relieve en su equipo, liderándolo en la zona pintada.
San Martín opuso como argumentos la atildada conducción de Diego Lorio, y ráfagas de Renzo Diperna, Pablo Martínez y Leonardo Cañete, que no resultaron suficientes para propiciar una historia distinta.
Desde el “vamos”, Lucas Picarelli se hizo amo y señor de la ofensiva local, absorbiendo mucho protagonismo, entre el volumen de juego que le brindó a su equipo y sus recurrentes intentos al canasto (tomó 12 tiros de campo en el juego, su marca más alta en la temporada). El base lideró los ataques de su equipo y paulatinamente fue hallando complicidad en Leandro Portillo, su “compadre” en la media cancha.
Con ese aporte desde el perímetro, a Independiente le faltaba un complemento en el juego interno, sobre todo porque se le complicaba para establecer situaciones de uno contra uno para Arca.
Pese a ello, su habitual rendimiento defensivo le permitió mantenerse al frente. San Martín se bloqueaba cuando su rival se apertrechaba cerca de su aro y lo obligaba a tomar lanzamientos de media y larga distancia.
La visita anotó apenas 3 puntos en los primeros 4’30” del segundo cuarto y su rival lo aprovechó para dibujar la máxima hasta ese momento (30-20).
Con mucho esfuerzo, los de Mariano Bosa lograban mantenerse a tiro, aunque la sensación fuera la de que el rojinegro cerraría el partido con sólo proponérselo.
El segundo tiempo no dejó espacio para la reacción juninense. Al cabo del tercer cuarto, el margen llegó a irse más allá de los diez puntos, pese a que Portillo se tomó un respiro en el goleo, rubro en el que resurgió Picarelli con un par de bombazos.
Promediando el cuarto final, San Martín terminó de hipotecar sus chances cuando recibió dos faltas técnicas consecutivas (una a Lorio y otra al banco). Valerio Andrizzi capitalizó los cuatro tiros libres y el techo de la diferencia llegó a 17 (67-50). La visita llegó a limarla a 9, pero era demasiado tarde para ilusionarse con algo más.
Independiente esperó con calma el último chicharrazo, paladeando su regreso a la victoria, aunque con una mueca de preocupación por una nueva lesión de Picarelli, quien se torció el tobillo izquierdo a poco del final.
El viernes, en la visita a Vélez Sarsfield, el rojinegro hará un nuevo intento por festejar fuera de casa por primera vez en la temporada, requisito indispensable para potenciar sus aspiraciones en el certamen.

COMENTARIOS