Peñarol de Mar del Plata igualó la serie de cuartos y puso en jaque al campeón vigente
LIGA NACIONAL DE BÁSQUET

Peñarol de Mar del Plata igualó la serie de cuartos y puso en jaque al campeón vigente

Le ganó 65 a 64. La serie se define mañana en Santiago del Estero.

En un partido cargado de emotividad, Peñarol superó a Quimsa de Santiago del Estero por 65 a 64, igualó la serie por los cuartos de final entre ambos 2 a 2 y forzó el quinto y definitivo partido para decidir uno de los boletos a las semifinales de la Liga Nacional de Básquetbol. Ese juego será mañana martes, en el estadio Ciudad del actual campeón del certamen.

Quimsa se adueñó de las acciones de movida (7-0), con un juego dinámico, muy firme en defensa y con un Juan Brussino en alto nivel, para conducir y anotar.

El muy buen trabajo defensivo de los santiagueños logró, acaso por primera vez en la serie, limitar la incidencia de Diamon Simpson en el poste. Y también se concentró en hostigar a Al Thornton para no dejarle tomar tiros cómodos. El encargado principal de defenderlo fue Fabián Ramírez Barrios, aunque también Emiliano Basabe consiguió frenarlo.

Sin encontrar demasiado juego asociado, Peñarol, que había afrontado serios problemas para anotar, fue entrando en sintonía en base a una mejor respuesta defensiva colectiva y a un aporte integral de Tomás Monacchi.

Y si desde el juego no alcanzaba a controlar el desarrollo, el Milrayitas tuvo un impulso espiritual. El efecto contagio llegó a las tribunas y el Polideportivo pareció estallar cuando Julián Morales metió el triple para pasar por primera vez al frente en la noche (21-20), a los 2 minutos del segundo cuarto.

El partido estaba buenísimo. Con clima en las tribunas, con fricción y reclamos continuos al trío arbitral, y escaso margen para el lucimiento dentro de la cancha. Típico contexto de play-off.

Pese a su esguince de tobillo, si bien no había arrancado como inicial, Brandon Robinson pudo ingresar, aunque su aporte resultó muy acotado.

Peñarol se mantuvo en la pelea luego de encadenar dos o tres buenas situaciones de pick and roll con Simpson, aunque Quimsa logró detener en parte su ímpetu al generar situaciones de atrape y posteriores pérdidas de balón. Pero a esa altura ya todo pasaba a ser una cuestión de detalles, con cualquier escenario posible de cara al segundo tiempo.

La paridad fue el rasgo distintivo del tercer cuarto. En un par de corridas se encendió Joaquín Valinotti y Peñarol parecía tomar el control de las acciones. Entonces llegó al rescate Brussino, nuevamente con un rol protagónico (a esa altura, sobre el cierre del tercer parcial, llevaba anotados 23 de los 43 puntos de su equipo, una producción fenomenal).

Claro que Peñarol también tenía lo suyo para decir. Solo no logró detener a Brussino. Pero logró congelar al resto y se sostuvo en un duelo que a esa altura ya era electrizante.

La cuarta falta de Simpson, que ya había entrado en sintonía con sus acciones de pick and roll, caídas y cortes, causó preocupación. Pero el estadounidense continuó en cancha.

Creció una enormidad el trabajo de Thornton y, más allá del sexto triple personal de Brussino para igualar en 56, el Milrayitas entró con dos posesiones de ventaja al 1m20s final (61-56).

Dos tiros libres de Fernández, con 22 segundos restantes en el reloj, aportaron el margen de seguridad necesario. Claro que hubo que sufrir hasta el último instante, fiel al estilo con el que Peñarol forjó su historia.

Mano a mano

Instituto se hizo fuerte anoche en Corrientes e igualó la serie de cuartos con un triunfazo por 85-81 sobre Regatas. El quinto se juega el miércoles 19 en Córdoba.

Atenas quiere volver

Atenas de Córdoba consiguió varios objetivos en una misma noche: superó como visitante a Racing de Chivilcoy por 74-68, recuperó la ventaja de localía y se puso match point en la Final Nacional, quedando a un paso del regreso a La Liga Nacional. Lucas Arn fue la gran figura con 25 puntos y 5 rebotes para 31 de valoración. El marco en el Grilon Arena fue espectacular, con lleno total y mucho colorido en las tribunas.

 En cuanto al desarrollo del encuentro, los primeros minutos mostraron un juego dinámico y parejo (14-12 Racing en el meridiano); en Atenas repartieron el goleo Zurschmitten y Oberto, mientras que del lado local, Stucky llevó adelante las ofensivas hasta que fue al banco con dos faltas. Finalmente, el local de llevó el cuarto por 19-14 por su puntería externa.

Con respecto al segundo período, la visita planteó una defensa zonal que secó a Racing en el arranque, hasta que un tiempo local corrigió la situación para liderar hasta el meridiano (29-23). Aparecieron en escena Lucas Arn, Jose Montero y Christopher Ware para una corrida de 8-0, poniendo a Atenas al frente. En el cierre, el visitante castigó con varias bombas (4 de Arn) para sacar la máxima e ir al descanso arriba por 45-38.

A la vuelta de los vestuarios, Arn clavó su quinta bomba consecutiva y Atenas se alejó con buen pasaje de Ware, aprovechando el mal momento del local, que se quedó sin variantes. En el meridiano, el cordobés ganaba 52-46 y de allí en adelante manejó el trámite para llegar al cuarto de cierre ganando por 61-54.

En el último capítulo, Racing recortó de movida, pero Lucas Arn se hizo cargo y mantuvo al Griego arriba; sin embargo, Assum clavó un bombazo y llegaron al meridiano con Atenas arriba, pero apenas 68-65. El cierre estaba para cualquiera, pero la visita hizo valer la pequeña ventaja (triple clave de Reyes) y Racing no pudo aprovechar sus chances.

Finalmente, Atenas se llevó el juego por 74-68 y terminó festejando en tierra ajena.

Hoy a las 21 se disputa el cuarto punto. Racing debe ganar para llevar la definición a un quinto. Atenas está a un paso de volver.

El dato

El árbitro juninense Raúl Sánchez fue designado para el quinto juego de desempate entre Quimsa y Peñarol, mañana martes en Santiago del Estero. Va con el santafesino Juan José María Fernández y el cordobés Alejandro Zanabone.

COMENTARIOS
Las U15 a Bahía Blanca