LIGA NACIONAL DE BÁSQUET

San Lorenzo va por el pentacampeonato

A las 17 enfrenta a Quimsa. Los santiagueños quieren igualar la serie. Televisa TyC Sports.

San Lorenzo de Almagro buscará esta tarde el pentacampeonato de la Liga Nacional de Básquetbol, cuando a las 17 enfrente a Quimsa de Santiago del Estero.
Los santiagueños buscarán igualar la serie y forzar la definición para el próximo sábado.

Romano, MVP del tercer juego
Desde el minuto uno, la concentración de San Lorenzo fue la clave. Ingresó a la cancha dispuesto a llevarse este tercer juego, con ímpetu, con solidez, con ganas, con convicción. La figura fue el equipo y dentro de este plantel fue excluyente Nicolás Romano. Desde el inicio, el juninense empujó para que el Ciclón domine por completo. Se notó que todos entraron buscando cumplir las reglas de Silvio Santander a la perfección. Se dio un entrecruce entre los dos internos en los primeros minutos, entre Romano y Hernández intercambiaron palabras en el medio de la cancha para ajustar detalles y no distraerse por nada.
El triunfo se sintetiza en el concepto colectivo, porque a partir de allí el Ciclón se lució con todo su esplendor. Limitó a 31 puntos a Quimsa en el primer cuarto y convirtió 53. En este goleo de los de Boedo, Romano fue clave con 15 puntos en la primera mitad, con un 2-3 en tiro de tres puntos y 5-7 en tiros de campo. Los primeros ocho puntos de San Lorenzo salieron de sus manos. Claro está que no estuvo solo, porque Kevin aunque no sumó tanto en su cuenta personal lo ayudó a dominar en el juego interno y se notó la superioridad ante los internos del rival, Ismael Romero convirtió solamente 2 puntos y Leonardo Mainoldi, 0 en los primeros 20 minutos.
Quimsa no jugó nunca cómodo, no fluyó en ataque, otro gran mérito de la defensa de San Lorenzo y de la muralla que construyeron sus internos. La presión se sintió en todo el campo y fue impecable. Romano aportó en velocidad y energía en ataque, desde pasar la bola también a sus compañeros para las penetraciones hacia al aro. La Fusión no se dio por vencido porque recortó en el tercer cuarto una distancia que llegó a ser de 23 puntos, en los que las apariciones de Gramajo y de Romero fueron claves. Pero allí apareció nuevamente el interno dispuesto a despejar marcas y a luchar en el poste bajo ante tres defensores que le convirtieron falta para que el jugador capitalice con dos libres fundamentales cuando iniciaron los últimos diez.
Esta tarde el premio se lo llevó el equipo, porque más allá de la producción del juninense, todos sumaron: Roberto Acuña con 6 de sus 9 puntos en el cuarto final, José Vildoza como el máximo artillero con 22, Penka Aguirre manejando los tiempos y con 13 puntos en su cuenta personal, más las producciones de Maxi Fjellerup (13) y Hernández (10). Los cinco iniciales en doble dígito. Pero Romano insistió, empujó, luchó desde el perímetro para cortinar a sus compañeros y rápidamente adentrarse en la pintura. Con aplausos se retiró cuando faltan 3´ para el desenlace del encuentro. Con 27 minutos en cancha fue el segundo goleador con 19, con una efectividad excelente desde la línea de libres (5-5), un 2-3 en triples (66%) y un 4-6 en dobles (66%). Otra de sus aportes fue en la lucha rebotera, porque desde allí sumó 5, y 4 fundamentales en defensa.
San Lorenzo está a un paso del penta. Un factor anímico que incidió claramente fue la ausencia de Mauro Cosolito en los fusionados  con un esguince en el codo. Robinson fue la resistencia de la Fusión como sucedió en el segundo punto. Pero más allá de todo esto, el mérito fue del tetracampeón, que está dispuesto a defender su corona a fuego. Ahora está match point, la historia no está escrita pero el jueves en Obras podría haber un nuevo campeón de la Liga Nacional y San Lorenzo quiere gritarlo.

La palabra del Penka Aguirre
Un mismo protagonista se repite durante el último lustro en Boedo. Si San Lorenzo fue capaz de sumar cuatro campeonatos consecutivos de la Liga Nacional, gran parte de la responsabilidad fue de un nombre propio: Nicolás Aguirre, el señor de los anillos de la Liga Nacional. Y si el Cuervo pudo dar vuelta la serie de su quinta final al hilo, luego de estar abajo 1-0 en la definición frente a Quimsa, mucho tuvo que ver también el base santiagueño.
El Penka tomó nuevamente las riendas del elenco de Santander y, desde su lugar de capitán y líder, encaminó el triunfo del Ciclón ante Quimsa por 89-66. Con un primer cuarto brillante, en el que sumó 6 unidades producto de dos triples consecutivos, jugó e hizo jugar a sus compañeros para cerrar una planilla de 13 puntos, 7 asistencias y 4 rebotes en 38 minutos en cancha, culminando como el jugador más valorado del encuentro, con 23.
“No pensábamos en que podíamos sacar una ventaja así en el inicio. No es la diferencia que hay entre un equipo y otro. En algún partido teníamos que destaparnos y convertir mucho, que en el primero y el segundo no lo habíamos logrado. Hoy fue muy importante eso, que el equipo se destape y pueda convertir tanto de afuera como de adentro”, sostuvo Aguirre.
Al equipo de Santander muy concentrado desde el comienzo del encuentro y el Penka explicó que siempre intentan salir al rectángulo de juego de esa forma, pero que cuando el equipo convierte es mucho más fácil para la dinámica del partido.
“Por suerte hicimos un segundo y un tercer juego muy buenos. Creo que hoy ha sido el mejor de los tres. A partir del partido del domingo, el equipo cambió la mentalidad, de estar duro y confiar en lo que podíamos hacer. Sabemos que va a seguir siendo complicadísimo, por eso ya estamos pensando en el jueves, para tratar de cerrarlo y terminar la serie. Va a ser a matar o morir, y el equipo va a estar preparado para eso”, analizó.
Además de la concentración, otro aspecto particular que se vio en el Templo del Rock fue la motivación que transmitía el conjunto de Boedo, sobre todo en la primera mitad del cotejo. “Es importante que estando en el banco o en la cancha el equipo siga apoyando. Eso nos hace más largos y lo necesitamos para ganar la serie”, sostuvo.
“Fue una temporada diferente. Comenzó más tarde y se jugaron partidos más seguido. Los equipos no pudieron entrenar y se armaron como pudieron. Al principio, nosotros teníamos la mitad jugando afuera y recién en diciembre pudimos estar juntos, aunque nunca entrenamos completos. Eso no es excusa. Tenemos que estar preparados para lo que nos toque y creo que el equipo ha ido de menor a mayor, mejorando en cada instancia. Ojalá se defina el jueves”, sentenció el Penka.

COMENTARIOS