Serafín Nieto resolviendo uno de los tantos problemas del básquet de los ´80.
Serafín Nieto resolviendo uno de los tantos problemas del básquet de los ´80.
BÁSQUET

El día que Serafín Nieto dirigió el partido en el que Mar del Plata obtuvo su primer título

Los marplatenses organizaron el Provincial de mayores en 1982 y derrotaron en la final a Bahía Blanca, consiguiendo su primera presea bonaerense.

Hace 38 años Mar del Plata lograba el primer título de importancia del básquet para la ciudad. Fue campeón provincial.
En una noche inolvidable, el domingo 12 de diciembre de 1982, el equipo marplatense derrotaba históricamente a Bahía Blanca por 91 a 89 y La Plata quedaba tercero superando a Pergamino 93 a 89 en el preliminar.
Pero la antesala del juego, la noche anterior en Belgrano y Entre Ríos -el Hotel Argentino- (donde paraban los árbitros y autoridades en ese entonces) estuvo bastante caliente.
Idas y vueltas de dirigentes, varios cafés en el bar propio del hotel en la esquina, algunas voces elevadas, etc.
Todo fue por la designación de los árbitros para el día siguiente.
Ya con Junín fuera de la cancha (había quedado cuarto) la Federación de Básquet de la Provincia de Buenos Aires se inclinó por Serafín Zoilo Nieto, el árbitro que había llevado la delegación juninense. Lo acompañó Eduardo D´Atri, de Chivilcoy.
Y en efecto el partido fue más que caliente y se definió en un final cerrado, en una cancha donde quedó gente afuera.
Y el peso del partido lo llevó Nieto, lo que le valió posteriormente ser pedido por la Federación en un sinnúmero de provinciales subsiguientes.



El partido
Mar del Plata y Bahía Blanca, como se preveía, desfilaron en aquel certamen, que también jugaron La Plata, Junín, Pergamino y Chivilcoy. Y se enfrentaban en el último turno de la última fecha en la virtual final del torneo.
Quedó gente afuera del "José Martínez" la noche de aquel domingo 12 de diciembre. "Cortaron la avenida Luro y sacaron parlantes a la calle para que los que no habían podido ingresar escucharan el partido por la radio", recordó Echevarría.
El partido fue de hacha y tiza. Bahía Blanca ganó el primer tiempo. Pero, empujada por el público y con un tremendo partido de Jascowsky (31), Mar del Plata equilibró todo en el segundo tiempo. Y cuando empezó el desfile de faltas personales, la "Roja" quedó mejor posicionada pese a perder a su goleador.
"En el momento de definir, en los minutos finales, Echevarría advirtió que todo Bahía estaba al límite de faltas y entonces ordenó las mandadas de Eduardo Benítez. Y como muchos bahienses dudaban en bajar la mano, se consiguieron dobles fundamentales, trascendentes", escribió LA CAPITAL entonces sobre aquella definición.
En la mesa de control también se jugó un partido aparte. Corrían 19'43" del segundo tiempo y el reloj oficial se paró inexplicablemente. Según trascendió, como la bola la tenía Mar del Plata, el presidente de la Asociación Bahiense, Rubén Rábano, frenó desesperadamente para evitar que el local ganara. Inexplicablemente, tras muchos cabildeos, se agregaron doce segundos más. Repuso Gagliardi y el balón rebotó en un aro de práctica ubicado justo sobre la mesa de control. Entonces la bola final fue para Bahía Blanca y el título lo aseguró una tapa de Gustavo Fortete sobre un muy joven Marcelo Richotti.
Después vino la borrascosa premiación en el Hotel Tourbillón. "Vino el 'Gallego' Montero y nos pidió por favor que no vayamos a la fiesta en el hotel porque el ambiente estaba muy pesado y no se sabía cómo iba a terminar. Todas las delegaciones estaban cantando en contra de Mar del Plata. Ottón y Cachorro fueron quienes lo decidieron. 'Ahora vamos más que antes', dijeron. Y fue un escándalo", recordó Echevarría.
Casi se agarran a las piñas Roberto Otálvarez con el legendario Bill Américo Brusa, coordinador de la selección bahiense. Lo mismo Marcelo Allende, tipo de pocas pulgas si los hubo, con el Ruso Muñoz. Mar del Plata se coronó en medio de los insultos de casi todas las delegaciones. Los bahienses se fueron sin saludar. Así era el folklore de los Provinciales de entonces.
Esa noche Mar del Plata fue guapo dentro y fuera de la cancha y logró el primer gran triunfo de su historia. Esa noche, en definitiva, el básquetbol de la ciudad se puso los pantalones largos.

Posiciones finales
1) Mar del Plata
2) Bahía Blanca
3) La Plata
4) Junín
5) Pergamino (descendió)
6) Chivilcoy (descendió)

COMENTARIOS