BÁSQUET LOCAL

Cuando Darío Luján Racero se fue a dirigir al Club Ciclista Juninense

“El básquetbol nos une hermana. Vivencias de un deporte que en Junín tiene una rica historia”.

La vieja rivalidad que existía antiguamente entre instituciones de un mismo lugar se ha ido perdiendo con el paso del tiempo.
Algunas referencias que se consideran como las más resonantes:
“Hugo Violino (el maestro) como jugador pasó del Club River Plate a Los Indios en la década de los años 50”.
“Como Entrenador Héctor Nigro (Coco) de Argentino a Los Indios”, en los 60.
“Raúl Marcos Conte (Totón) como jugador y DT pasó de Ciclista a Los Indios, a principios de los 70”.
“Jorge Viaño (Manolo) como jugador de San Martín a Argentino, también en los años 70”.
“Hernán Belfer desde fines de los 80 o principios de los 90, de Ciclista a Los Indios”.
Uno de los que más ruido hizo y por lo que ya significaba (jugador emblemático) en el profesionalismo, “Juan Cangelosi (Juanchi), nada más ni nada menos que de Argentino a Ciclista”.

Racero a Ciclista
En esta ocasión, recordaremos a un exentrenador que tuvo un paso fugaz por el Club Ciclista, desde marzo a agosto del año 1997, proveniente del Club Los Indios: “Darío L. Racero”:

- ¿Cómo fue tu vinculación con el Club Ciclista ?
- En diciembre del año 1996 me desvinculo de Los Indios después de dirigir todas las categorías durante 26 temporadas y en ese proceso de decisiones que debía tomar, César Merlo (un amigo con mayúsculas-un gran tipo), entrenador del equipo de Ciclista que militaba la ex Liga “B”, me ofrece la posibilidad de trabajar conjuntamente con él, en el equipo profesional y además que me ocupara de la organización de las categorías asociativas. Luego de pensarlo con detenimiento, decido aceptar la propuesta con la condición del 1er.año solo dedicarme a la faz asociativa. Posteriormente en una reunión mantenida con el presidente Dr. Eduardo Tenti y el directivo Aldo Griselli acordamos el vínculo y los objetivos primarios. En dicho acto me comunican que en el resto de las categorías formativas continuarían los entrenadores Marcelo Alsina y Marcelo Pizzi quienes venían trabajando en la institución a satisfacción.

- ¿Qué categorías dirigiste?
- Mayores, Juveniles (hoy U19) y Menores (hoy U17) asociativas locales.

- ¿Qué recuerdos te quedan de ese corto periplo ?
- Muchos e imborrables, obviamente personales: la capacidad de trabajo del Pte. Eduardo Tenti, su practicidad para resolver situaciones, el fuerte compromiso con la institución. Además el aprecio personal que tenía por conocerlo bien y haberlo dirigido en muchas selecciones representativas de nuestra ciudad.
Aldo Griselli, por su apoyo incondicional en todos los ámbitos, por su bonomía y por dar todo por el club de sus amores. César Merlo, alguien de fuertes convicciones, a quien aprendí a querer, respetar y hasta admirar por su estilo y convencimiento de cómo se debía jugar, con identidad propia.
A los jugadores: (quisiera no olvidarme de nadie), seguramente recordaré a los que más cerca de mí estuvieron: José Venturino, Víctor Ferrari, César Pastorino, Pablo De Camilis, Rafael De Camilis, Marcos Naso, Mariano Laius, Marcelo Had, Leandro Ortíz, a todos mis respetos y cariño.
La única cosa reprochable (y es mía) es haber escuchado el corazón y no la mente, cuando Los Indios me ofrece la posibilidad de volver en condición de “mánager” por la participación en el Torneo de la ex Liga “B” recientemente ascendido, lo que impidió la continuidad en Ciclista que me había abierto las puertas con posibilidades de un proceso más largo en el tiempo, y en ese sentido, agradezco la comprensión fundamentalmente de Eduardo Tenti y Aldo Griselli.
Hoy de todos ellos, un hermoso recuerdo y mi afecto personal.

COMENTARIOS