Una parte de los concurrentes a la charla.
Una parte de los concurrentes a la charla.
BÁSQUET LOCAL

Juan Antonio Abdala: “Se sale de la droga, pero es fundamental hablar el tema en casa, con la familia”

El ex jugador de Argentino de Junín brindó una jugosa charla durante el campus técnico de esta semana en Las Morochas.

Juan Antonio Abdala, ex jugador de básquetbol del club Atlético Argentino, dio una charla para los chicos, padres, dirigentes y allegados, como cierre del campus técnico que se llevó a cabo en la entidad del barrio de Las Morochas.
En diálogo con Democracia, comenzó hablando sobre el libro que escribió al respecto: “Crónicas de lo no dicho” es un testimonio que está escrito con el corazón.
Lo que intenta hacer es dejar un mensaje en base a situaciones típicas, convencionales de la vida de una persona, que puede indentificarse tranquilamente en una familia.
La idea es dejar un mensaje de fácil lectura. Creo que el libro tuvo una repercusión muy buena, no esperaba tanta magnitud cuando lo escribí. Es una realidad.
Considero que vamos desmitificando eso de no hablar, más que nada en lo que se relaciona con situaciones de consumo. Hay que entender que esto está inmerso en la cultura y debemos empezar a hablar.
Ni yo ni mi familia tuvimos la suerte de que nos explicaran cómo teníamos que actuar en ese momento clave de la vida. Entonces me parece sumamente importante transmitirle un mensaje a los chicos y que por lo menos se lleven algo de esta charla.
El libro también tiene bastante teoría, incorporada en base a testimonios, experiencias de otras personas como Psicólogos y Psiquiatras”.

¿La droga busca a el chico o el chico a la droga?
“La droga está. Hay que aceptar que está instalada en la sociedad. Después la droga funciona como una consecuencia. Nadie se levanta a la mañana y dice “yo quiero drogarme”. Hay un montón de factores que nos conducen a eso. Falta de límites, duelos mal cerrados, dependencia, falta de objetivos, desorganización en la vida. Que puede ser, como no. No es la verdad absoluta.
Pero sí es una consecuencia de.
Lo mismo que la comida, la compulsión para jugar, la violencia. Hay siempre un factor que desencadena eso”.

¿Se combate la droga o se hace que se la combate?
“Es una pegunta compleja. Si vamos a la realidad, no se ha podido combatir nunca. De hecho se ha paleado la situación, se tomaron medidas de prevención, pero no se la ha podido combatir.
En mi libro hay un apartado que habla de un trabajo de hormiga. Habla de que la única posibilidad que tenemos de empezar a hacer algo por esto es comenzar a trabajar en la familia, lo que hoy estoy haciendo acá de empezar a hablar libremente del tema y adquirir herramientas desde abajo.
Está visto que desde arriba, desde la función del estado, no se ha podido hacer mucho. Debe haber intereses en juego, hay mucha limitación en cuanto a la valentía para enfrentar esto y sacarlo de raíz. Está muy complicado todo”.

¿Se sale de la droga?
“Absolutamente. Uno no se cura, se recupera. Hay cuatro etapas en el consumo. La primera es experimentativa, la segunda es el de vez en cuando, la tercera un hábito y la cuarta es la dependencia.
Cuando se entra en la última etapa, la única manera de salir es haciendo un tratamiento.
Te sacan del contexto donde estás y comenzás a trabajar un montón de cosas que tienen que ver con lo que te pasó en tu vida. Por ahí viene la cosa”.

COMENTARIOS