BÁSQUET

Guillermo Andrés Tasso

Ciclista apuesta todo al Tasso ganador. El Verdirrojo acordó la continuidad del técnico asistente como entrenador del plantel profesional.

Nací en Realicó, provincia de La Pampa, hace 41 años. La vida era muy tranquila en ese entonces, un pueblo muy chiquito que debe andar hoy en los ocho mil quinientos habitantes. Se conocen todos con todos. Mi infancia transcurrió en un barrio, cerca del club Sportivo que fue donde yo me crié, jugué, fui entrenador y de ahí salí a hacer mi carrera profesional.

Jugué al fútbol de chico, después fui un arquero bastante pobre. Pero era la diversión del momento y no faltaba nunca a las prácticas.

Pero siempre estuve metido en el básquetbol. Mi abuelo fue jugador, uno de los fundadores del básquet en el pueblo y luego fue entrenador, hizo los primeros equipos de minibásquetbol cerca de los setenta, mi vieja jugó al básquet, mi papá jugó al básquet. Era indudable que iba a terminar jugando al básquet y lo hice hasta los diecinueve años. No llegué a jugar en primera porque allá cuando uno termina la secundaria se va a estudiar.

Yo empecé una carrera que no tenía nada que ver con el básquetbol. Cursé Marketing en Córdoba, hasta que faltando un año para recibirme decidí dedicarme de lleno al básquetbol. Fue algo que siempre tuve adentro. A veces uno trata que los padres estén contentos con ese anhelo que el hijo salga a estudiar. Yo estaba entre cómodo y no tanto estudiando, haciendo hasta plata y demás.

Entonces opté por hacer lo que quería, lo que me apasionaba y me dediqué de lleno al básquetbol.

Volví a mi pueblo, empecé en mi club con básquetbol femenino y comencé una carrera, lenta pero segura. El club estaba sin chicos, hice un programa de trabajo con otros profes hasta llegar a convocar veteranos y formar una primera con ex compañeros que seguían despuntando el vicio los sábados a la tarde. Trajimos algunos jugadores de General Pico para potenciar la primera hasta que yo tuve la oportunidad de estar en la Selección Argentina. Hacía las dos cosas.

Yo salí del pueblo a hacer una experiencia de General Pico, en el TNA como asistente de Adrián Capelli en Independiente. Fue la última temporada profesional de Independiente en el TNA.

Luego me fui a trabajar a Petrolero de Plaza Huincul, dos años. De ahí me fui a disputar una liga “C” a Curuzú Cuatiá y de regreso me lleva Caco Bualó para ser asistente en Atenas de Córdoba que justo había reemplazado a Medaro Ligorria. Hice esa temporada y cuando vuelvo me invitan a dar una clínica junto con Walter Garrone en Jujuy por Eneba. Estando allá me citan a Capital Federal para una concentración de selecciones. Yo ya había estado como entrenador invitado.

En la segunda oportunidad, Tolcachier me confirma como uno de los asistentes de Chiche Japez en la camada de Delía, Giaveno, Bortolín, un chico que ahora se está probando acá en Ciclista que es Olleros. Ahí fue cuando salimos campeones sudamericanos en Trinidad. Estuve cerca de tres años.

Luego tuve un paso por México, como asistente de Daniel Jaule en Huracanes de Tampico, volví a mi pueblo unos meses porque me salió un trabajo en El Salvador como asesor de los programas del baloncesto nacional de ese país. Trabajando para el comité olímpico internacional vía comité olímpico de El Salvador hice un trabajo de asesoría en la Federación Salvadoreña con todas las categorías.

Volví a Independiente de Tandil y las últimas dos temporadas en Ciclista Juninense. Acá había un preacuerdo de seguir un proyecto de trabajo y cuando Sucatzky cumpliera su etapa la dirigencia había hablado conmigo para continuar el proyecto de trabajo y hacer un seguimiento de lo realizado en los años anteriores.

Estuve abierto a las negociaciones a través de mi agente Martín Budding y gracias a Dios llegamos a un buen acuerdo.

Estoy probando jugadores. Hay doce chicos, todos entre 20 y 27 años. Vinieron de Chaco, Salta, Capital Federal, Córdoba. Vinieron recomendados por distintos contactos. Hemos tratado de hacer una depuración en la lista para poder ver a los que creemos, son más potables.

El club cuenta con un proyecto austero. El presupuesto que tiene es medio. Lo que vamos a hacer es formar un equipo joven y con mucho despliegue dentro del campo. Necesitamos hacer una temporada prolija. Este año está instalado nuevamente el descenso. Entonces hay que ajustar el dinero que tiene el club con la parte deportiva. La perspectiva es hacer una buena temporada en lo deportivo, teniendo en cuenta estas dos variables.

COMENTARIOS